15 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

su DIRECTOR HA ANUNCIADO LOS NUEVOS CAMBIOS QUE SE PROYECTARÁN PARA ESTE 2022 Y ADELANTA LA FECHA PARA LA INAUGURACIÓN DEL SALÓN DE REINOS

El Museo del Prado amplía su colección con arte contemporáneo: Apuesta por artistas como Picasso, Zóbel o Parreno

Los retos del Museo del Prado para 2022 pasan por el encuentro con el arte contemporáneo y continuar con la reordenación de su colección permanente. Son dos componentes innovadores para su próxima temporada. También se han presentado nuevos itinerarios expositivos, como 'Reflejos del cosmos en el Museo del Prado' y 'El Prado en Femenino. Patronas y benefactoras del Museo, de Isabel la Católica a Isabel Clara Eugenia'.

El Museo Nacional del Prado ha presentado su programación para 2022, una temporada innovadora en la que destacan nombres como Picasso, Zóbel o Parreno, con los que el arte contemporáneo cruza la puerta del Museo, que defiende y apuesta por su presencia. 

El pintor malagueño vuelve al Prado con una muestra en el marco del 50º aniversario de su fallecimiento. Se inaugurará en noviembre bajo el nombre Picasso y el Greco, estableciendo un diálogo entre ellos y abordando el impacto del pintor griego en la etapa azul de Picasso, además de en el cubismo.

El museo acoge actualmente una pintura del artista malagueño, Buste de Femme 43, donada por una colección privada estadounidense. El cuadro ya se expone junto a los retratos de El Greco y despertó el debate sobre si el pintor debe tener su hogar en el Prado o en el Reina Sofía.

En mayo, el Museo exhibirá una reconstrucción audiovisual de Philippe Parreno de La Quinta del Sordo de Goya junto a las Pinturas Negras del artista aragonés. Posteriormente, el 15 de noviembre, se dará el pistoletazo de salida a Fernando Zóbel y la historia del arte, una muestra que recorre la faceta como coleccionista y dibujante del pintor abstracto.

Otra de las grandes apuestas de la temporada será El descubrimiento del Renacimiento. Manuscritos encargados por el Marqués de Santillana junto a obras pictóricas y códices de personajes coetáneos. Artistas como Luis Paret, Annibale Carracci tendrán su espacio en la próxima exposición permanente. 

'Baile en máscara', de Luis Paret y Alcázar. Museo Nacional del Prado.

Por otro lado, según Miguel Falomir, presidente del Museo del Prado, este año cuenta además con la inyección que ha supuesto el incremento de la subvención aprobado por el Gobierno de Sánchez, que ha doblado la cuantía. En 2020 el museo perdió más de lo que esperaban, casi 26 millones de euros, debido al desplome de visitantes

La remodelación de la exposición permanente 

Uno de los nuevos retos que se ha planteado el Prado es la reorganización de su exposición permanente, que se prevé que estará lista para finales de este año. 

Espacio de Picasso

Según Miguel Falomir, se recuperarán espacios como la Galería Jónica, paralela a la central, donde se instalarán esculturas clásicas. Más de 50 obras, que no habían sido expuestas hasta ahora, tendrán su lugar en la galería. 

Reflejos del Cosmos, que cuenta con la participación de la investigadora del CSIC Montserrat Villa, será otro de los itinerarios que se han programado. Su objetivo es exponer colecciones que serán presentados desde un punto de vista diferente. 

El foco en la figura de la mujer

Otro propósito del año es poner el foco en las mujeres, tanto como coleccionistas como patronas del Museo. "El Prado es una megapotencia en este sentido. Hay muchas formas de ser mujer en el arte, como lo son las promotoras y las coleccionistas. Ningún otro museo en el mundo tiene esta presencia", aclara Falomir. 

Además de este itinerario, el presidente asegura que habrá figuras protagonistas de monográficas próximas. 

El nuevo salón de reinos

Falomir ha confirmado ante los medios de comunicación que las obras comenzarán a finales de primavera o verano. Si no hay ningún contratiempo, está previsto que se prolonguen durante 36 meses.

El proyecto de Foster y Rubio ha sido calificado de “respetuoso con la historia” a la vez que innovador, y aboga por colocar en el Salón de Reinos las obras que se crearon para ese espacio. La planta superior del edificio, completamente diáfana, sería un buen espacio para exposiciones temporales. “Solo el mantenimiento del edificio ronda los 7 millones de euros”, confiesa el director del museo sobre los problemas de financiación a los que puede enfrentarse el edificio después de su renovación.

COMPARTIR: