19 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Xerach García desvela que tras 4 años de investigación "sí hemos reconocido una entidad biológica, viscoidal, gelatinosa, transparente y luminiscente"

Toda la verdad sobre la investigación del fenómeno OVNI en España

Xerach García, firmando el libro que escribió junto a Sergio Salazar Latorre
Xerach García, firmando el libro que escribió junto a Sergio Salazar Latorre
Xerach García y Sergio Salazar Latorre llevan años estudiando todo lo que rodea al misterioso mundo de los OVNIS. Estos expertos, con una base científica y tras haber analizado expedientes y fotografías incluso de la NASA, rechazan en su libro 'OVNIS. Por fin una respuesta' (Ed.Caudal), que las luces que muchos han asegurado ver en el cielo sean platillos volantes. Nada de eso. Xerach defiende que estos fenómenos serían más bien lo que ambos has denominado entidades biológicas extraterrestres.

-  Xerach, ¿Por qué aconsejas leer vuestro libro ?

Porque 'Ovnis. Por fin una respuesta' -(Ediciones Caudal)- es diferente a todo lo que se ha escrito hasta ahora sobre ufología, es un ensayo que está basado en ciencia. Da una respuesta al fenómemo que no había hasta ahora. Está hecho para que tanto un niño interesado en el tema pueda leerlo y comprenderlo como para que un científico pueda ponerse en situación ante los temas que estamos planteando.

- ¿Has visto alguna vez lo que hasta ahora se ha denominado  un ovni?

Habría que diferenciar qué entendemos por un ovni. Yo he visto luces en el cielo que se han desplazado a grandes velocidades y que han permanecido también estáticas. Pensar que es un platillo volante cuando no tengo ninguna evidencia, pues no está bien decir que es un ovni. Puede ser cualquier cosa, un fenómeno atmosférico,  un ave con algo en el pico... o incluso, como decimos en el libro, un entidad biológica extraterrestre. 

- ¿Has tenido algún contacto con una de esas entidades biológicas extraterrestres?

Bueno, un contacto directo suena algo raro. Pero, por ejemplo, he visto durante una noche de pesca luces en el cielo haciendo zigzag y de repente aceleran o deceleran y también permanecer estáticos. Y a veces, si te quedas mirando, parece que emiten más cantidad de luz.

- ¿Cómo se podría identificar un fenómeno de este tipo?

El movimiento de zigzag sería una característica, porque ningún medio de transporte aéreo que conozcamos en nuestro planeta, hasta el momento, puede hacer ese tipo de movimiento a la grandísima velocidad que se ha visto.

- ¿Tú aportas una base científica en tu libro, lo sustentas en ella?

No apoyamos mucho en una doctora de la Agencia Espacial Europea. Ella nos habla de la posibilidad de que una vida ahí fuera pueda ser algo más parecido a una medusa, gelatinoso, transparente, con luminiscencia... y que podrían medir como dos campos de fútbol. Y por ejemplo, esto, cuando nosotros nos vamos a  las misiones de la NASA, también  hablamos de ciencia. Nos topamos con la misión STS 75, estamos viendo a través de un filtro infrarrojo cómo se ven una serie de supuestos objetos volantes no identificados del mismo tamaño, idénticos todos, y nos dicen que son bloques de hielo. Bueno,   un bloque de hielo no parpadea en el espacio ni hace quiebros.  El caso es que cuando miramos al cielo tenemos un rango de visión muy limitado. Sin embargo, si aplicáramos filtros ultravioletas e infrarrojos en un telescopio o prismáticos, en un cielo nocturno, podríamos observar toda esa serie de entidades biológicas, que vienen a  ser circulares y con unas velocidades de vértigo.

- ¿Habría entonces diferentes tipos de entidades biológicas extraterrestres?

Después de cuatro años de investigación, sí que hemos reconocido una entidad biológica muy común que se ha observado incluso a través de fotografías. Es viscoidal, gelatinosa, transparente y luminiscente... Si hablásemos de una nave espacial que quisiera pasar desapercibida no emitiría tanta luz, no tiene sentido. Sin embargo, esa emisión de luz indicaría que quiere interactuar contigo, este comportamiento es más propio de un animal que de un ser extraterrestre en un medio de transporte que quiere pasar desapercibido.

Imagen de un auténtico ser biológico extraterrestre, según Xerach García. 

- En un capítulo haces referencia al origen de la vida, de la Tierra...

Pensar que ahí fuera la vida tiene que ser como la nuestra, no tiene sentido. No tiene por qué haber agua necesariamente para que haya vida, ya que en aquí, en la Tierra, hay lugares donde hay seres vivos que viven sin agua, oxígeno ni luz, como un tipo de amebas que viven en grutas.  En nuestro planeta hay diversos tipos de biologías, por ello, en el sistema solar, puede haber infinidad de diferentes tipos de vida.  No tenemos evidencias, tenemos testimonios y ese es el problema. Porque cada uno, dependiendo de sus creencias, puede interpretar el mismo fenómeno de una manera diferente.  Es una mala interpretación pero el fenómeno es siempre el mismo: apariciones marianas, la chica de la curva, luces en el cielo... depende de cada uno, de su interpretación o incluso de lo que cada tenga necesidad de creer.  

- ¿ Pero cómo podemos explicar que todo es el mismo fenómeno?

Yo estoy convencido de que esa biología es lo más parecido a un pulpo, que es el rey de la mimetización. Cada uno ve lo que quiere o lo que necesita ver. Y a veces, cuando surgen esos fenómenos, a veces surge la Iglesia y surge también el negocio, como en Fátima, donde hace unos diez de años se registraban unos dos millones de euros de beneficios. Pero en El Escorial, por ejemplo, miles de personas vieron el sol danzar. Fue un fenómeno real. Pero el sol no danza, se hubiera visto en todo el mundo. Estaban viendo algo que se movía y emitía luz. Sólo que se apropiaron de ello y sacaron negocio.

Imagen registrada de una supuesta entidad biológica extraterrestre.

- ¿Y qué era eso, en ese caso concreto?

Biología extraterrestre, auténtica biología. Un ser vivo que siempre aparecen en esos lugares de poder, de gran energía, en esas líneas ley, campos telúricos, lugares por donde la tierra emana energía. Esas luces se ven en lugares muy concretos, porque cuando van buscando la energía que hay en el espacio pero cuando se acercan a la Tierra, por cualquier circunstancia no disponen de alimento y necesitan buscar esa fuente de energía. Y de ahí viene cuando, en alguna ocasión, se ha visto descender una luz del cielo y ha dejado como una especie de gelatina que al testigo ocular le recuerda un olor putrefacto. La putrefacción no es más que materia orgánica en descomposición.

- Lo que dices rompe con la idea que hasta ahora tenía la mayoría de la gente...

El fenómeno extraterrestre se ha convertido hoy en día en la nueva seudorreligión. Nos han comido la cabeza siempre con todo tipo de historias, películas, libros, teorías... Genera tal cantidad de beneficios que se hacen documentales y todo tipo de contenidos continuamente. No tiene sentido todo lo contado sobre platillos volantes y seres antropomorfos, si no podemos comunicarnos ni con una planta ni con un pez o con alguien de Corea del Norte, por el idioma, ¿cómo vamos entonces a comunicarnos con alguien similar a nosotros que viene de otra galaxia?

Imagen captada desde el espacio. 

En el libro relatamos tres testimonios, uno de un civil, otro de un piloto comercial y el tercero de un piloto militar. Todas sus experiencias han confirmado que encajan más en lo que proponemos, en seres vivos que emiten luz.

- ¿De qué estarían compuestos estos seres?

Un científico del MIT de Matssachusetts cree que podrían componerse de un cuarto estado de la materia, el llamado plasma. Para él son seres de plasma que se alimentan de energía solar.

- ¿Cómo deberíamos utilizar esos filtros para poder captar algo?

Si tienes un telescopio, invierte en un filtro de expectro infrarrojo o ultravioleta. Así podrás ver esos círculos que están en el cielo y a ojo no se perciben. Son puntos de luz que escapan rápidamente o que permanecen estáticos... Y se diferencia muy claramente de un avión.

Otra imagen captada de un posible ser biológico extraterrestre.

- ¿Es posible verlos, captarlos si vamos sin telescopio?

También se puede, basta observar al cielo durante una noche sin luces eléctricas alrededor. Se ven siempre. Antes o después, basta con tener paciencia.  Si no se ve un día se verá otros. Están siempre ahí, y se hacen más o menos evidentes dependiendo de las circunstancias, también lumínicas.

- ¿Puedes decirnos qué lugares son más adecuados para poder ver estas entidades biológicas?

Se pueden ver en lugares de poder, como hemos dicho, campos telúricos, líneas ley... también donde hay construcciones megalíticas importantes como una catedral, un dolmen... También en el triángulo de poder que conforman Cataluña, Baleares y Comunidad Valenciana. Están repartidos por toda España. Canarias es un lugar especial, donde la observación es privilegiada. Hay que buscar, en todo caso, un cielo despejado en un lugar lo más apartado posible de la contaminación lumínica.

Otra imagen captada del supuesto ser biológico extraterrestre. 

- ¿Qué opinión tienes de las abducciones?

No las creo como tales en un 99 por ciento. Es decir, como abducción de un ser extraterrestre. Pero si hablamos de experimentos sociales y militares y podemos comprobar cómo la CIA ha estado detrás de ensayos de manipulación de la mente humana mediante drogas o incluso ondas microondas, estamos hablando ya de manipular la mente a distancia... esto puede hacer pensar que todas las abducciones que hubo en el siglo pasado tenían solo que ver con estos experimentos militares y sociales. Los testimonios que hemos escuchado o leído son de gente que ha pasado por un gran trance y trauma, y lo cuentan después de muchos años. No digo que mientan, pero creo que no saben lo que han vivido. Lo recuerdan como algo inexplicable que interpretan como pueden o quieren.

Xerach García lleva años investigando este fenómeno. 

- ¿Cómo ves que será a partir de ahora?

El problema está en internet. Como explico tantas veces en mi programa de radio, la gente se detiene en la primera búsqueda, no discrimina, no analiza ni compara, tampoco desconfía y se queda con lo primero que ve o lee. Ahora, nos fiamos de cuatro youtubers que se ganan la vida diciendo que vienen extraterrestres de cualquier lado.  Y eso les genera dinero. Hoy día lo que   vende más es decir que se ha aparecido, por ejemplo, una vírgen en un lugar mucho más que si decimos que era un fenómeno extraterrestre... Ahí nos estaríamos metiendo con los dogmas, la fe, las creencias de mucha gente mantenidas durante mucho tiempo. Por ello, este fenómeno, si nos lo tomamos en serio, nos vemos sometidos al ridículo porque unos cuantos lo quieren convertir en negocio hablando de cosas que no pueden demostar. No hay imágenes del fenómeno extraterrestre como nos lo han contado siempre. No hay nada similar al platillo volante que nos han vendido siempre ni a los seres antropomorfos que nos ha mostrado siempre la literatura y el cine. La gente tiene ganas de creer en algo, y si le demuestras que eso no es así, la destrozas.

- ¿Puedes explicar también los grandes círculos que han aparecido en algunas zonas del planeta a campo abierto?

No tendrían nada que ver con mensajes ni comunicaciones extrañas. Estarían más relacionados con estos seres biológicos, circulares, probablemente, que descienden en busca de energía y que cuando se evaporan queda un círculo. Nada de lo explicado hasta ahora. 

Xerach finaliza lamentando que la ufología no avance por todos los poderes fácticos a los que no les interesa que se hable de esto y por la mala interpretación del testigo ante la luz que pueda ver en el cielo. Pero su libro, escrito junto a Sergio Salazar Latorre, es ya un punto de partida para preguntarnos e indagar sobre el tema. 

COMPARTIR: