21 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La segunda temporada de la vida del "Sol de México", recogida en el biopic de Netflix, ha llegado ya a todas las pantallas este domingo

Serie "Luis Miguel": La familia que rodea al cantante y por qué renunció a buscar a su madre desaparecida en España

Luis Miguel con sus padres, Luisito Rey y Marcela Basteri.
Luis Miguel con sus padres, Luisito Rey y Marcela Basteri.
La plataforma Netflix ha estrenado ya este domingo los dos primeros episodios de la segunda temporada del biopic del cantante mexicano Luis Miguel. En esta segunda temporada aparecerán todos los familiares que han rodeado la vida del "Sol de México". Estos son los principales protagonistas.

La tan esperada segunda temporada de la serie sobre Luis Miguel por fin se ha estrenado en las pantallas y ha arrancado en los años inmediatamente posteriores a la muerte del padre de 'El Sol de México', el cantante español Luisito Rey. En esta temporada tomarán protagonismo nuevos nombres de la troupe familiar del artista, entre ellos, Sergio Gallego Basteri, sin duda, el miembro más desconocido de la familia, pero también lo hará su hermano Alejandro. 

Durante el segundo capítulo del pasado domingo, el cantante Luis Miguel buscaba pistas acerca del paradero de su madre, Marcela Basteri para lo que necesitaba volver a la casa de la urbanización madrileña de Las Matas, donde todo ocurrió. Pero al llegar se encuentra con que la casa estaba habitada. La historia la contamos profusamente en elcierredigital.com.

Durante un momento del episodio Luis Miguel llama al detective privado que ha contratado para pedirle que no continúe con la investigación del paradero de su madre: "Le agradezco todo lo que hicieron, pero ya no puedo". Así, en falso, queda cerrada la búsqueda de Marcela Basteri.

Familia separada

Hoy en día, tanto su hermano intermedio, Alejandro, como el más pequeño de la saga familiar, Sergio, apenas están vinculados con el actual entorno de Luis Miguel y en la primera temporada de la serie el papel de los hermanos apenas fue testimonial. Sin embargo, Alejandro sí parece estar un poco más próximo al cantante, con el que ha pasado algunos momentos de privacidad durante su confinamiento en Miami a bordo de su yate ya en venta.

El origen de esta separación familiar entre hermanos habría que buscarla en 1985 cuando el matrimonio formado por Marcela Basteri y Luisito Rey estaba al borde de la ruptura. Alejandro, al que su hermano mayor siempre llamó Alex, eligió unirse a su madre, mientras que Luis Miguel, que ya era una estrella, se quedó junto a su padre. Entonces Sergio apenas tenía dos años de vida, había nacido el 12 de enero de 1984. Solo dos años después su madre, Marcela Basteri, desapareció tras un viaje a Madrid en 1986, dejando previamente a su hijo pequeño con su familia en Italia.

Luis Miguel con sus hermanos Alejandro y Sergio.

La misiva estaba dirigida a un familiar en Argentina y, como señala el escritor y periodista León Herrera, “al poco tiempo de enviar esa carta se produjo un conato de aborto que obligó al ingreso de Marcela Basteri en el Centro Médico ABC de Ciudad de México, conocido también como Hospital inglés, en la Colonia Constituyentes, donde tuvo un parto prematuro que trajo al mundo a Sergio Rey Gallego Basteri, quien con ese nombre fue registrado en el Registro Civil de la capital mexicana el 17 de mayo de 1984, con Paco Ibáñez y Roberto González como testigos del acto protocolario”. 

Sergio Basteri

A la muerte del progenitor Luisito Rey en Barcelona en 1992, Sergio siguió en España a cargo de la familia de su padre. Fue Vicente Gallego, su tío, quién comenzó una guerra mediática contra el cantante Luis Miguel acusándole de descuidar el mantenimiento de su hermano pequeño.

Así fue cómo se convirtió en representante del niño que llegó a debutar en la televisión azteca como cantante en 1993. También apareció en la televisión española en el programa de la tarde Pasa la vida, que presentaba y dirigía María Teresa Campos en TVE. En dicha entrevista se quejaron públicamente del olvido al que los hermanos estaban sometidos por parte de Luis Miguel y relataron cómo ni siquiera el artista había acudido a Barcelona para recoger las cenizas de su padre, Luisito Rey.

Tras estas intervenciones televisivas, Luis Miguel reclamó la custodia de su hermano Sergio, por entonces con diez años, y lo logró. Sin embargo, dejó al cuidado de su círculo de confianza la educación de Sergio, ya que en esos momentos su carrera musical estaba en lo más alto. En concreto, fue un médico muy cercano a la familia, Mario Octavio Fonseca, el encargado de cuidar al niño.

Sergio, en 1993, con María Teresa Campos en el programa de TVE  'Pasa la vida'.

Tras alcanzar la mayoría de edad, la relación entre Luis Miguel y Sergio se enfrió y hoy es muy raro que el hermano pequeño de ‘El Sol de México’ se deje ver junto a él. En 2008 Sergio intentó dar el salto al mundo de la música colaborando con el grupo musical Decathlon con el tema Car Crash. Sin embargo, fue un fracaso y no llegó a fructificar. Su hermano tampoco le ayudó.

Poco se sabe más sobre su vida actual, discreta y silenciosa. Durante un tiempo se rumoreó que se había mudado a la ciudad de Boston (Estados Unidos) pero hoy vive en la urbe de Guadalajara (México). En esta ciudad estudió en la Escuela de Artes Visuales y llegó a trabajar como cocinero. Otro misterio más que rodea al entorno del conocido cantante Luis Miguel, cuya vida es una fuente inagotable de rumores, noticias, misterios y personajes primarios o secundarios, cada cuál más sorprendente. 

Alex Basteri

Fue Alejandro, hoy con 49 años, quien de los tres hermanos Gallego Basteri se obsesionó más en buscar a su madre frente a un Luis Miguel que nunca ha querido reabrir este asunto de su vida privada después de cerrarlo en falso, tal y como se ve en la serie.

Alejandro es el que pasó más tiempo con Marcela mientras Micky (Luis Miguel) estaba de gira y cuando Sergio todavía no había nacido, también fue testigo de las complicaciones que tenía el matrimonio de su padre y es el que mejor conoce a Marcela Basteri. Él fue quien se convirtió en el principal motor de búsqueda cuando la mujer desapareció misteriosamente. A tanto llega el vínculo que se quitó legalmente el apellido paterno Gallego para ponerse el materno Basteri.

Tal y como cuenta Javier León Herrera en su libro Luis Miguel, la historia, Marcela, estando embarazada de Sergio, escribió una carta donde mostraba su estado de ánimo: “Estoy embarazada de seis meses. Me hubiera gustado que estuvieses aquí conmigo, pero no sé si querrás venir (…). Álex te manda besos, Micky [como se conoce familiarmente a Luis Miguel] nunca está ahora. Estoy con Álex y dos muchachas que trabajan aquí en mi casa, es muy grande, son dos pisos”.

Por ser el hermano mediano y por llevarse tan sólo dos años de diferencia, Álex siempre fue el confidente de Luis Miguel. Hoy él tiene cierta relación con Luis Miguel al contrario de lo que ocurre con Sergio. Álex estudió cine, fotografía y empresa en la ciudad de Los Ángeles.  Es aficionado a la fotografía, aunque realmente son los negocios el ámbito en el que se está moviendo con éxito siendo dueño de gasolineras y una constructora y, además, tiene participación en medios de comunicación.

 
 
 
Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida por ALEJANDRO BASTERI ® (@abasteri)

De todos los miembros de la familia es el que menos interés ha despertado en la prensa del corazón americana. Ha tenido dos hijos de dos relaciones: Issabella Sofía con Alexandra Alcocer y Pierre con Bibiana Domit, sobrina política del millonario Carlos Slim.

Michelle Salas

Michelle Salas es hija de Luis Miguel. Nació el 13 de junio de 1989 y es fruto de la relación del cantante con la actriz Stephanie Salas con la que celebró su 31 cumpleaños sin noticias de su padre. Michelle Salas es una influencer célebre en algunos países de habla hispana.

Cuando Stephanie supo que estaba embarazada, la relación entre ella y el artista había terminado y además, Luis Miguel, de 19 años, estaba en un momento de popularidad máxima. Sin embargo, el artista aseguró a Stephanie Salas que podría contar con él, se encargaría de la manutención de su hija.

Michelle y su madre Stephanie. 

Sin embargo, no le dio su apellido y según declararía años más tarde Stephanie, en 1991, el cantante dejó de tener contacto con la niña. Durante muchos años no hubo relación, pero en 2005 algo pareció cambiar cuando el artista se unió sentimentalmente con la actriz Aracely Arámbula. Según ha declarado la propia actriz, ella intercedió para que Luis Miguel se acercara a su hija que ya había entrado en la adolescencia. Ese mismo año, la joven había concedido una entrevista en la edición mexicana de ¡Hola! pidiendo ver a su padre.

El acercamiento duró el tiempo que lo hizo la unión entre Luis Miguel y Aracely. En 2006 se produjo el reencuentro y Michelle publicaría las fotos en sus redes sociales. Además, iniciaron los trámites para ser reconocida como hija del cantante. Sin embargo, la relación pronto se volvería a enfriar y no sólo con ella. También con Miguel y Daniel, los hijos que tuvo con Aracely Arámbula. La separación entre la actriz y el cantante, en 2009, fue cualquier cosa menos amistosa y los conflictos se sucedieron durante años.

Michelle por su parte ha crecido ajena a la sombra de su padre y lejos de huir de la presión de los medios de comunicación, se ha convertido en una influencer importante en México. Su éxito le ha hecho ser reclamada por marcas como Dolce & Gabbana, para la que llegó a desfilar junto a su madre. También consiguió ocupar la portada de la edición japonesa de la revista Vogue y ha sido imagen de firmas como Carolina Herrera, Michael Kors, Aristocrazy, Pronovias o Tommy Hilfiger.

                                                                                  Michelle con su padre. 

En lo que respecta a su padre, aunque lo felicitó en su cuenta de Instagram para su cumpleaños en 2017, la relación parece haberse enfriado tras el estreno de la serie de Netflix sobre el cantante controlada por él mismo, en la que la relación con Stephanie queda reducida a una historia puntual, a un mero encuentro sexual al sentirse el cantante despechado por la ruptura sentimental con Mariana Yazbek.

En lo concerniente a su vida sentimental, Michelle siempre ha intentado ser discreta. Sin embargo, a finales de 2019 saltó a los medios su relación con el millonario argentino Alan Faena, 26 años mayor que ella. La prensa comenzó a hablar del ritmo de vida de la pareja: Lujosos regalos, extravagantes cenas románticas y exclusivos viajes alrededor del mundo.

       Alan Faena. 

Alan Faena es el fundador y presidente de Grupo Faena, dueño de una cadena de hoteles y resorts, amigo de grandes estrellas de Hollywood y de la música internacional, también tiene desde 1985 su propia marca de ropa. Por su diferencia de edad, la prensa denominó a Faena como ‘el viejito millonario’. Tiempo antes Michelle había tenido una relación con el venezolano Danilo Díaz.

Con su bisabuela, la mítica Silvia Pinal.

La influencer pertenece a una reconocida dinastía del mundo del espectáculo en México. Su madre es nieta de todo un icono del cine latino, Silvia Pinal. De 89 años, Pinal forma, junto a Dolores del Río y María Félix, ya fallecidas, el triunvirato de las grandes estrellas del cine azteca. Silvia Pinal comenzó su carrera en el teatro y se convirtió en una de las protagonistas del cine a finales de la década de 1940.

El misterio llamado Marcela Basteri

El pasado 10 de diciembre de 2020 Marcela Basteri, madre del cantante Luis Miguel, y de sus dos hermanos Alejandro y Sergio Gallego Basteri, fruto los tres de su matrimonio con el cantante gaditano Luis Gallego Sánchez, conocido artísticamente como Luisito Rey, hubiera cumplido 74 años. Su rastro se perdió en el mes de agosto de 1986 en un chalé de la localidad de Las Matas, a las afueras de Madrid, donde había acudido a encontrase con su marido que residía por entonces allí.

Al igual que en la vida real, en la serie de Netflix no se ha profundizado en la desaparación de Marcela Basteri. Muchas son las hipótesis que todavía existen 35 años después de lo que ocurrió con la modelo italo-argentina tras coger un vuelo desde la ciudad italiana de Pisa con rumbo a la capital española en agosto de 1986. 

Las investigaciones de elcierredigital.com señalan que Marcela Basteri ya no volvió a salir de España. "Los registros de pasaportes que entonces, en 1986, se hacían en todas las fronteras, tanto terrestres, como aéreas y marítimas, señalan que no hubo movimientos. Luis Miguel ha hecho investigaciones privadas y muy bien pagadas con exmiembros de El Mossad y lo sabe", explican a nuestro periódico fuentes de la investigación.

Pero hay que remontarse a marzo de 1985, para atestiguar la última vez que la madre de "El Sol de México" fue vista en público en un concierto de su hijo Luis Miguel. Fue en un concierto del astro de la canción romántica en el Luna Park, de Buenos Aires, donde se le fotografió abrazada al cantante. Desde entonces, ya no se la vio más en un evento público. ¿Pero qué pasó con Marcela Basteri? Muy poco se sabe oficialmente de la desaparición silenciada de la modelo y actriz italo-argentina. Quizá porque nunca se interpuso una denuncia de su desaparición en España. 

El cantante Luis Miguel con su familia al completo, a falta de que naciese Sergio.

Sí se sabe, en cambio, que Marcela Basteri vivió en Italia, su país de nacimiento, en el municipio de Carrara en la región de la Toscana, siete meses antes de viajar a España. Allí residía parte de su familia y marchó desde México a su reencuentro, junto a su hijo pequeño Sergio, por entonces con dos años. En España estaba Luisito Rey, su marido, que vivía con su familia en un chalé a las afueras de la capital.

Desde el inicio como cantante de Luis Miguel, su padre se había convertido en el eje central de control de su vida. Siempre acompañaba a su hijo en todas sus giras. Era, dicen quienes lo conocieron, "un padre obsesivo y muy exigente". Muchas son las hipótesis sobre qué hizo marchar a Marcela a España desde Italia, pero una de ellas es que quería poner sobre la mesa el futuro de su hijo Luis Miguel y sustituir a su padre como control absoluto del astro méxicano, nacido en Puerto Rico.

Según relató su tía Adua, "ella tenía miedo de hacer ese viaje por lo que pudiera esperarle con el padre de sus hijos". El 18 de agosto de 1986, Marcela fue acompañada por su familia al aeropuerto de Pisa y se subió a un avión con rumbo a Madrid. Esa fue la última vez que se la vio y la única certeza que tienen sus familiares es que Marcela aterrizó en España.

Las acusaciones de Andrés García

El actor Andrés García hizo unas polémicas declaraciones en el programa mexicano “Ventaneando”, que conduce la conocida periodista de espectáculos Paty Chapoy, en las que se refirió a la misteriosa desaparición de la madre del cantante, la italoargentina Marcela Basteri. Andrés dio a entender que detrás de la desaparición de Marcela Basteri se esconde la mano negra de Luisito Rey, y aseguró que el difunto padre del ídolo le pidió ayuda en más de una ocasión para “hacer desaparecer a Marcela”.

El periodista albaceteño Javier León Herrera, autor de “Luis Miguel, La Historia” y de “Luis Mi Rey”, libro que sirvió de base a la exitosa serie televisiva sobre El Sol difundida por la cadena Telemundo y la plataforma Netflix, afirma a elcierredigital.com,  que “lo que dice el actor Andrés García es completamente cierto, punto por punto, y así lo reflejamos además en las páginas del libro, la tragedia sucedió en Madrid. Él es una voz autorizada y creíble para hablar sobre la vida de Luis Miguel y más todavía de la de Luisito Rey, eran amigos íntimos, no había secretos entre ambos, y probablemente Andrés nunca diga públicamente todo lo que sabe, que es mucho", afirma.

Andres García y Javier León Herrera

"Luisito le debía muchísimo, si bien su decadencia, que le alejó de su hijo y de todo el mundo, le distanció también del célebre actor y amigo, quien por cierto es de origen español, hijo de un aviador republicano exiliado tras la guerra. Andrés le ayudó en momentos clave de su estancia en México en dos épocas diferentes, cuando Luis Miguel era un bebé y el padre salió huyendo de la Justicia y de los acreedores -uno de ellos lo buscaba para matarlo- y cuando fracasó nuevamente en su regreso a México en 1980, ya con un Luis Miguel de 10 años, a punto de comenzar su carrera", señala el autor de “Luis Mi Rey”.

El chalé de Las Matas 

En el citado programa mexicano "Ventanenado", Andrés García confirmó que estaba “casi seguro de saber dónde mataron a la madre de Luis Miguel”, señalando al lujoso chalé que la familia tenía en Las Matas, en Madrid.

Para Javier León Herrera, esto no es nuevo: “Lo que ha dicho Andrés coincide bastante con nuestra investigación. De hecho, en el libro recogemos el desasosiego que tenía Luisito en ese chalé, que además no tardó en vender, así como la mala energía que se desprendía en ese lugar que yo personalmente he contrastado con otras fuentes. No dejamos lugar a ninguna duda afirmando de manera rotunda y textual algo que concuerda completamente con lo que dice Andrés García: Marcela Basteri murió en Madrid en 1986 y de causas no naturales. La pista que da Andrés sobre Las Matas no va desencaminada”.

Las investigaciones de elcierredigital.com, señalan que el conocido compositor Juan Carlos Calderón acabó comprando la casa de Luisito Rey en la localidad madrileña de Las Matas que luego acabó vendiendo también meses después, lo que acrentó la leyenda tenebrosa de este chalé.

En 1984 Luisito Rey, padre de Luis Miguel, llamó a Calderón para que se convirtiese en su compositor de cabecera, para dar una imagen más romántica del que hasta entonces era un ídolo infantil.  Empezaron con la canción Me gustas tal como eres que hizo que ‘el sol de México’ ganara su primer Grammy. 

El cantante mexicano, todavía muy pequeño, junto a su madre, Marcela Basteri

El actor Andrés García también señaló que Luisito Rey y su hermano Vicente Gallego Sánchez, al que conocían también como Mario o “Tito”, “se ponían nerviosos en la piscina del chalé, miraban mucho, y me dijeron que nos fuéramos. ¿A qué venía esa actitud? Actuaron como si hubiera  un tesoro o algo muy tenebroso”, dijo García.

Luisito Rey

El padre de Luis Miguel en esta segunda temporada ya ha fallecido y al personaje en la serie ha dado vida el actor Oscar Jaenada.

Su verdadero nombre es Luis Gallego Sánchez (1947-1992), y nació en Cádiz, en plena posguerra. En el marco de una familia muy pobre, él era el mediano de dos hermanos: el mayor José, más inteligente y despierto que el pequeño, llamado Vicente.

El actor Oscar Jaenada, actor que de vida a Luisito Rey en la serie de Netflix

Javier León Herrera, periodista español autor de la biografía Luis Miguel: La Historia’, libro en el que se ha basado la serie de Netflix, explicaba a El Cierre Digital que los tres hermanos Gallego funcionaban siempre como un clan: “Dentro de ese modus operandi, lo peor que se te podía venir a la cabeza estaba ahí, todo fin justificaba los medios. Hicieron cosas muy feas para subsistir”.

Los tres nacieron con arte para el engaño, pero lo que a Luis le distinguió realmente de sus hermanos fue el talento musical. Su amor por el flamenco le hizo cantar y tocar la guitarra desde crio. Su andadura en la música comenzó tras huir de su deber de ir a la mili. Primero fue a Francia y después a Argentina donde apostó por la canción melódica, que estaba triunfando por aquel entonces en América Latina, a este estilo clásico le añadió un original aire flamenco.

A partir de entonces decidió cambiar de nombre, pasando a apodarse ‘Luis Miguel Gallegos’ y más tarde se hizo llamar Luisito Rey, quizás para emborronar algún estropicio que era muy dado a cometer. Por aquella época su canción ‘Frente a una copa de vino’ tuvo cierto reconocimiento en Argentina, al tiempo que conocía a Marcela Basteri (madre de Luis Miguel), una mujer italiana con la que iba a casarse. Sin embargo, su boda solo fue uno más en la lista de embustes de Luis Rey: “Entre las mil mentiras que este señor contaba, una era la de que se habían casado en una iglesia de Buenos Aires… jamás se casaron. Era un tipo que tenía odio a cualquier trámite relacionado con la iglesia”, afirma Javier León.

Más adelante, su carrera musical volvió a tropezar en honor a su conflictiva actitud, su carácter violento le cerró las puertas de Nueva York, cuando un programa de televisión quiso vestirle con un traje flamenco un tanto hortera y el cantante reaccionó protagonizando una escena de lo más desagradable.

Parece ser que su llegada a Estados Unidos se la debe al empresario puertorriqueño Alfred D. Herger, una víctima más de su afán por el dinero y la buena vida, que lo apostó todo por él y terminó arruinado. Lo mismo hizo con el empresario catalán Juan Pascual, al que encandiló con su picardía gaditana y sus dotes artísticas, unas dotes que desafortunadamente sucumbían a su complicada personalidad, de naturaleza derrochadora, que convirtió tanto a él como a su familia en unos auténticos nómadas por toda América Latina durante varios años.

Su vida de excesos y malas decisiones provocó que la ruina le persiguiese constantemente, dejando un rastro de deudas allá por donde pisaba. Llegó a hacer cosas realmente inmorales para saldarlas, tal como explicó el biógrafo de Luis Miguel.

Fue en aquel momento cuando Luisito Rey descubrió la salvación a todos sus problemas económicos, su futura mina de oro, y esta se llamaba Luis Miguel. Su hijo desarrolló un formidable talento para cantar y un desparpajo natural sobre el escenario. A partir de ese instante Luis Gallego abandonó su carrera, que ya tenía los días contados, para dedicarse plenamente a gestionar la de su hijo.

Durante siete años Luisito Rey dirigió la carrera de Luis Miguel, mientras éste era menor de edad. Un tiempo en el que el joven no cesó de trabajar y cosechar éxitos. La infancia de Luis Miguel fue exitosa respecto a su carrera profesional, sin embargo, esta forma de vida le alejó de su círculo afectivo, le entristecía gravemente pasar tanto tiempo lejos del cariño de su madre.

Cuando Luis Miguel cumplió los dieciocho años ya tenía conciencia de los abusos que fue cometiendo su padre y decidió despedirle, comenzando así su carrera de nuevo, ya que, tal y como afirma Javier León, “su padre prácticamente le robó todo el dinero, le metió en un lío fiscal con Méjico terrible y casi le meten en la cárcel”.

 La desaparición de su madre Marcella Basteri, en el año 86, fue un misterio salpicado de nuevo por las manipulaciones de Luis Gallego, que mintió desde el primer momento a sus hijos diciéndoles que su madre se había ido con un italiano. Los hijos recelosos terminaron encargando varias investigaciones y todo apuntaba a que Marcela había fallecido, de hecho, nada se ha vuelto a saber de ella hasta la actualidad.

Después de este hecho Luis Miguel queda anímicamente destrozado y este es el motivo por el que se aleja tanto de su familia española. “A raíz de todos los problemas Luis Miguel no quiere saber nada de España durante unos años, se desentendió de su familia española, pero, aun así, él siempre ha tenido muy dentro su españolidad” comenta el biógrafo.

Luisito Rey pasó su última etapa en Barcelona, donde falleció en 1992 como consecuencia de una vida señalada por el alcohol, las drogas y los prostíbulos. Según León Herrera, “padecía sida y lo que desencadenó todo fue una sobredosis, era un cocainómano empedernido, a raíz de la sobredosis tuvo algunas complicaciones físicas, crisis respiratorias…y al final falleció”.

Lo más triste de este hecho es que cuando Luis Miguel recibió la noticia de que su padre había muerto tuvo que mandar a un detective para cerciorarse de que no era otra de las artimañas de su progenitor. ¿Pero, a caso es cierto que Luis Gallego fuese el padre de Luis Miguel? En la biografía de Javier se recoge la inquietud del propio Luis Miguel, que en un momento de su vida tuvo la seria sospecha de que él no era su padre biológico.

COMPARTIR: