19 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El argentino dejó huella en el Atlético de Madrid de los 60 para posteriormente formar jugadores de la talla de Carlos Tévez o Jorge Valdano

Adiós a Jorge Bernardo Griffa, maestro de la defensa rojiblanca y 'descubridor' de leyendas futbolísticas

El Cierre Digital en Jorge Bernardo Griffa ha fallecido a los 88 años.
Jorge Bernardo Griffa ha fallecido a los 88 años.
El pasado lunes el mundo del fútbol decía adiós a una de las figuras más importantes del Atlético de Madrid de la década de los 60, Jorge Bernardo Griffa, que fallecía a los 88 años. El defensa argentino será recordado por su actitud ganadora y su gran eficiencia defensiva, llegando a disputar 291 partidos de rojiblanco. Una vez retirado se dedicó a la formación de jugadores, un campo en el que se especializó y del que sacó a la luz leyendas como Jorge Valdano, Mauricio Pochettino o Tévez

El Atlético de Madrid y el fútbol internacional están de luto tras el fallecimiento de Jorge Bernardo Griffa, antiguo defensa del equipo rojiblanco, a la edad de 88 años. Griffa jugó en el club madrileño durante diez temporadas, desde 1959 hasta 1969, y destacó como uno de los mejores jugadores del Atlético de la década de los 60, tanto por su habilidad como futbolista como por su actitud ganadora. Para muchos, fue uno de los extranjeros más destacados que han formado parte de la entidad. 

Sus compañeros han trasladado sus condolencias y recordado a través de las redes sociales cómo Griffa transformó la mentalidad del Atlético de Madrid. El 'Maestro', conocido por ese apodo, hizo su primera aparición con el Atlético el 13 de septiembre de 1959 en un encuentro contra UD Las Palmas que terminó con una victoria 0-3 a favor del equipo rojiblanco. Griffa era un defensor contundente y agresivo, de aquellos que no tienen contemplaciones. 

111655

Fotografía de Griffa que fue portada del medio 'El Gráfico'

Tal y como se refieren sus excompañeros en entrevistas con diversos medios de comunicación, Griffa no daba un balón por perdido ni rechazaba la oportunidad de arriesgar su integridad física por el equipo. Competía al máximo nivel, lo cual dejó una huella en el Atlético y en quienes jugaron con él. Disputó 291 partidos con la camiseta del equipo, en una época en la que no había tantos encuentros como en la actualidad. Además, ganó una Liga, tres Copas y una Recopa de Europa (1961-62), convirtiéndose en el primer título europeo del club madrileño. "Griffa me enseñó a ganar", solía afirmar la leyenda también fallecida Luis Aragonés, que se inspiró en Griffa para frases que han quedado en nuestra memoria como “Ganar, ganar y ganar” o “las finales no se juegan, se ganan”. 

Sin embargo, no solo él lo decía. Adelardo también destacó siempre la actitud ganadora que poseía el defensor argentino y que influyó en todos los demás jugadores. Esta actitud, sin embargo, no era tan apreciada por sus rivales, entre ellos Alfredo Di Stéfano, que tal y como señalan fuentes cercanas al club consultadas por este medio, “le decía que no se acercara porque le iba a arrancar la cabeza”.

De hecho, el propio Real Madrid estuvo detrás de su fichaje. Sin embargo, Griffa no mostró el mínimo interés por incorporarse a la entidad blanca: "Os imaginás vos qué iba a hacer la afición del Atleti cuando me viera por la calle?", recuerdan fuentes rojiblancas consultadas por este medio sobre la respuesta de Griffa a las insinuaciones de los blancos.

Finalmente continuó su andadura como colchonero -a diferencia de otros rojiblancos como Hugo SánchezJosé Luis Pérez-Payá, que ficharon por el Real Madrid- lo que le valió durante varios años el récord de ser el extranjero con más apariciones en el Atlético, hasta que en 2011 fue superado por Luis Amaranto Perea. Griffa lideró un equipo que también se ganó el corazón de los seguidores rojiblancos. Junto a Isacio Calleja y Feliciano Rivilla, formó una de las mejores defensas que se recuerdan en el equipo colchonero. El propio Calleja ha explicado que las técnicas de Griffa eran cuanto menos 'inusuales': "solía eructarle a los rivales para asustarlos". A pesar de su metodología, la mayoría le recuerda como un jugador más 'fino' y técnico que su sucesor en la zaga atlética, Iselín Santos Ovejero, también argentino.

Siempre anhelaba ser invitado por el Atlético a eventos oficiales y así poder compartir historias y rememorar partidos con la camiseta del club. En octubre de 2019, en un encuentro contra el Valencia, el Atlético le rindió un merecido homenaje. Allí, el argentino recibió una placa conmemorativa de manos de las leyendas rojiblancas José Eulogio Gárate y Adelardo Rodríguez, como reconocimiento a los 291 partidos oficiales que disputó a lo largo de sus diez temporadas con la camiseta rojiblanca en el club madrileño.

111830

Jorge Bernardo Griffa en el homenaje que recibió del Atlético de Madrid.

En 1969 se unió al RCD Español, que jugaba en la Segunda División en ese momento, y logró ascender a Primera División con su nuevo club en el mismo año. Después de una temporada más con los pericos, decidió retirarse en 1971. A lo largo de su carrera de 12 años en el fútbol español, Griffa participó en un total de 337 partidos, de los cuales 46 los jugó con el equipo de Barcelona.

Después de su retiro como futbolista, su carrera no acabó ahí. Griffa se convirtió en un reconocido Maestro en la formación de jugadores, dedicándose primeramente a trabajar con los jóvenes talentos en las divisiones inferiores de Newell's, el único club argentino en el que había jugado. Bajo su tutela, el equipo de Rosario descubrió y entrenó a una larga lista de futbolistas prometedores, quienes, después de debutar en el primer equipo argentino, lograron consolidarse en la selección nacional o en clubes de Europa. Entre estos talentos se encuentran Gabriel Batistuta, Jorge Valdano, Maxi Rodríguez, Abel Balbo, Américo Gallego, Gabriel Heinze, Gerardo Martino, Mauricio Pochettino, Eduardo Berizzo y el actual seleccionador nacional campeón del mundo, Lionel Scaloni.

Posiblemente su mayor éxito en la formación puede encontrarse en el aclamado entrenador Marcelo Bielsa, que trabajó estrechamente con él viajando por toda Argentina en busca de talentos para fortalecer las divisiones juveniles de Newell's. Más tarde, en Boca Juniors, el Maestro descubrió a jugadores como Carlos Tévez, Fernando Gago y Ever Banega, a quienes preparó para el primer equipo. El resto es historia.

COMPARTIR: