28 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En la obra "La historia de la mujer más hermosa del mundo (casi)" el escritor Álex Ander analiza su trayectoria personal

La historia de Divine: Un libro destapa la vida de la drag queen que fue musa del cineasta John Waters

Divine en 'Pink Flamingos'.
Divine en 'Pink Flamingos'.
Divine entró por la puerta grande del cine independiente cuando unió sus destinos a John Waters un vecino suyo que revolucionó el mundo del cine y escandalizó y divirtió a parte iguales. Harris Glenn Milstead es el hombre que encarnó a la deslenguada heroína de filmes como 'Pink Flamingos' o 'Female Trouble'. En el libro Divine. La historia de la mujer más hermosa del mundo (casi) (Editorial Egales) Álex Ander repasa la historia de un hombre tímido que ser convirtió en reina de la música disco.

Harris Glenn Milstead es el hombre que encarnó a Divine, su alter ego. Una drag queen que iba mucho más allá de la escena del transformismo clásico y que en el cine interpretó papeles de mujeres cis sin que nadie se planteara lo radical de la propuesta. Junto a su amigo el cineasta John Waters reescribieron la historia del cine independiente desde su Baltimor natal ganándose un hueco en la historia del séptimo arte con sus cintas corrosivas. En especial Pink Flamingos (1972). En el libro Divine. La historia de la mujer más hermosa del mundo (casi) (Editorial Egales) Álex Ander repasa la historia del hombre tímido y profesional que soñaba con ser Elizabeth Taylor que estaba detrás de Divine.

¿Cómo se le ocurre a uno escribir un libro sobre Divine?

Yo soy un fan del universo de John Waters. Lo descubrí relativamente tarde. Con el tiempo me di cuenta que no había nada publicado en español sobre Divine. En un principio iba a ser un artículo y me pareció muy interesante y se hizo la bola más grande.

En el libro se incluyen testimonios de amigos y compañeros del actor. ¿Cómo los consiguió?

Ha sido lo más laborioso y entretenido, aunque tuve mis fases de querer dejarlo. Lo cierto es que fue todo encadenado. Un amigo me llevaba a otro. La mayoría de los contactos fueron por correo, aunque otras fueron por teléfono. La mayoría de estas personas tienene entre los 70 y los 80 años y muchos no manejan en redes.

Llama la atención la relación que Divine tenía con sus padres. Eran los años sesenta y aceptaban la homosexualidad de su hijo por lo que la ruptura con ellos fue por otros motivos. ¿Qué pasó?

Fue un niño mimado y sobreprotegido y hubo un momento en se cansaron de darle todo y que él respondiera de forma egoísta. Querían que su hijo estudiase algo, pero no que se dedicara a el mundo del espectáculo, aunque lo cierto es que, al final, la madre estaba orgullosa de los éxitos de su hijo, aunque tardó en descubrir que Divine era su hijo Glenn.

Berkana, Librería gay y lesbiana - Libro : Divine. Álex Ander

Libro de Álex Ander.

¿Se arrepintió a arrepentir de la imagen que dio en Pink Flamingos?

Decía siempre que grabar aquello [la escena en la que come la deposición de un perro] fue lo mejor y lo peor y lo atrapó mucho. Muchos no pudieron dejar de ver más allá y sintió la necesidad de alejarse de Waters para que le tomaran en serio como intérprete. Para el cineasta esa escena fue un truco publicitario, aunque quedase como un pegote dentro de la cinta. Sabía que era la forma de llamar la atención para intentar meterse en el circuito del cine independiente. Divine quería ser una estrella, pero en las primeras películas se lo tomó como un juego y a raíz de Pink Flamingos comenzó su carrera.

¿Cómo era la relación entre él y John Waters?

Divine no podía vivir de ese tipo de películas y entre rodaje y rodaje pasaban mucho tiempo. Necesitaba evolucionar como actor. Ambos sabían que funcionaban bien juntos, pero sabían que tocaba hacer cosas por separado y es cuando él se va al circuito off Broadway. Nunca estuvieron peleados o distanciados. 

En el libro se le retrata como un gran trabajador y profesional.

Era muy profesional y según todo un buen compañero. Se murió con la espinita de no tener más reconocimiento por parte de la crítica.

Tal vez por eso quiso interpretar papeles masculinos, ¿no?

Era mucho más abierto de mente que muchos hoy. No tenía ningún problema con los papeles femeninos, pero entendía que podía ser un hándicap. No tanto por él sino por la industria. Sabía que demostrar que era bueno interpretando papales masculinos era la única opción para seguir creciendo.  

Interpretó casi siempre papeles femeninos. ¿Cree que hoy le habrían criticado más por el debate existente sobre que los hombres no interpreten mujeres y viceversa?

Su mayor aportación al mundo del cine es esa, que no interpretaba a un travestí o transformista, interpretaba a una mujer cishetero. Muchas veces ni siquiera pensaban que la persona que estaba detrás era un hombre. Cuando hiziron Polyster (1981) algunos les acusaron de pasar de la contracultura y hacerse comerciales, sin embargo, lo bueno es que apostaron por ello una productora comercial, New Line Cinema. Sin embargo, los códigos han cambiado.

Álex Ander.

Más allá del cine triunfó en la música disco, pero curiosamente más en Europa que en su país.

En Estados Unidos les costaba encontrar incluso sus discos. El público europeo conectó muy bien con su personaje tomado de las películas de Waters. Divine era por encima de todo era un entertaiment, pero él no se travestía si no era para actuar y, posiblemente, en Europa había una menta más abierta para entender eso como un trabajo.

De todos los personajes de la contracultura de los 70 Divine, posiblemente, es el menos politizado.

Sus amigos creen que ni siquiera votó nunca. La política no le interesaba nada. Por el mero hecho de ser quien era ya lanzaba un mensaje e inspirando, pero él venía de un mundo acomodado. Cuando se encontró con la troupe de Waters descubrió otras realidades. Nunca se posicionó ni por leer periódicos.

Lo cierto es que cuando estaba en pleno éxito le sobrevino la muerte.

Llevaba un tiempo con problemas de salud derivados de su estilo de vida: comer a deshoras, la adicción a la marihuana… La verdad es que impresiona pensar que tenía sólo 42 años y aparentaba muchos más. Ves a John Water haciendo giras y está bastante bien e impacta más. Es tremendo pensar todo lo que podría haber hecho aún porque era muy joven.

COMPARTIR: