22 de enero de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La directora de fotografía de 'Rust' fallecía ayer tras recibir un disparo de Baldwin, cuya arma era de atrezo y no debería estar cargada

De Alec Baldwin a Brandon Lee: Muertes en los rodajes, suicidios y fenómenos paranormales

Alec Baldwin.
Alec Baldwin.
El rodaje del western ‘Rust’ se cobraba ayer la vida de la directora de fotografía y dejaba herido al director de la película después de que el actor Alec Baldwin, de 63 años, disparara una pistola de atrezo que supuestamente no debía estar cargada. El accidente no es el primero de este tipo en la historia del cine.  Brandon Lee, el hijo del mítico Bruce Lee, murió por un disparo accidental durante el rodaje de 'El Cuervo'.

La muerte de la directora de fotografía Halyna Hutchins durante el rodaje de la película Rust tras disparar Alec Baldwin una pistola de atrezo que supuestamente era de fogueo, devuelve a la actualidad algunos de los sucesos que durante la historia del cine han empañado estas producciones. 

Posiblemente uno de los accidentes más conocidos por el público es el ocurrido mientras se filmaba El cuervoBrandon Lee, el hijo del mítico Bruce Lee, murió por un disparo accidental. 

Durante el rodaje de Los Mercenarios 2, los dobles de acción tenían que rodar la explosión de un bote pero algo salió mal y uno de los especialistas murió. El doble de Vin Diesel, Harry L. O'Connor, en Triple X murió durante una escena en la que tenía que hacer rappel. La cuerda en la que se sujetaba se soltó y se golpeó contra un puente a gran velocidad. Falleció en el acto. Un accidente similar al que le ocurrió a Art Scholl, el piloto que hacía las escenas de vuelo de Top Gun. En una de ellas perdió el control del avión y cayó al Océano Pacífico. Por desgracia, su cuerpo nunca se localizó. 

También hay películas rodeadas de desgracia en las que los propios actores achacan los accidentes a sucesos paranormales. Estas son algunas de ellas.

La Campana del Infierno

Se trata de una película española que arrastra una supuesta maldición. Fue la última obra de su director, Claudio Guerín, pareja de la cineasta Pilar Miró, quien murió al caer de una altura de 20 metros mientras colocaba una de las cámaras del set de rodaje.

Se trataba de la historia acerca de un muchacho que, después de la muerte de su madre, se escapaba del psiquiátrico donde había sido encerrado para marcharse a su pueblo y enfrentarse a su tía y a sus primas. El guion era obra del dramaturgo Santiago Moncada.

La Campana del Infierno.

La obra fue finalizada por Juan Antonio Bardem, padre de Miguel Bardem y tío de Javier Bardem. La razón por la que se la considera una obra maldita es porque tuvo todos los elementos para convertirse en una obra de culto que cambiase para siempre el cine de terror español, pero ni siquiera el morbo que podía producir el fallecimiento del director durante el rodaje evitó que la película fuese un fracaso comercial.

Poltergeist

Quizá sea el ejemplo por excelencia de “película maldita”. Se trata de una obra que desde su planteamiento y puesta en escena invitaba al desastre. La película sigue a una familia en cuyo hogar comienzan a darse eventos paranormales muy relacionados con su hija Carol Anne. Después de rodar la película, el elenco sufrió una serie de trágicas desgracias que parecían demasiado coordinadas como para ser coincidencia.

Heather O'Rourke murió a los 12 años.

Dominique Dunne, que interpretaba a Dana, la hermana mayor, murió estrangulada por su pareja en 1982, el mismo año que se estrenó la película. Julian Beck interpretó al reverendo Kane y murió en 1985 de cáncer de estómago durante el rodaje de la secuela. De hecho, las muecas de dolor y rostro decrépito que presenta el actor en la película no es obra del maquillaje, mientras recitaba sus diálogos y aterrorizaba a la familia protagonista, este hombre se estaba muriendo.

Por otro lado, Will Sampson interpretó a un chamán en la primera película y murió en 1987 por complicaciones sin especificar en un trasplante de corazón y pulmones. Finalmente, la pequeña Heather O’Rourke falleció en 1988 a los doce años de una estenosis intestinal.

La actriz JoBeth Williams señaló en varias entrevistas que los restos humanos que aparecen en la cinta corresponden a cuerpos reales, en un paralelismo desafortunado con el desenlace de la película. Algunos ven en esto el origen de la maldición.

La Profecía

Se trata de una obra que narra la llegada del anticristo y cuenta con un trasfondo profundamente religioso que bebe de las corrientes satanistas de los años 70, cuando las inquietudes espirituales eran una cuestión del día a día. La Profecía fue una obra que se atrevió a tratar el satanismo, un tema tabú, lo que alimentó la leyenda que nació tras las tragedias relacionadas con la película.

Sin embargo, a nivel comercial fue todo un éxito, convirtiéndose en una de las películas más taquilleras del año. 

La Profecía trajo muchas desgracias al elenco.

Gregory Peck interpretó al padre adoptivo del pequeño anticristo en la película. Mientras viajaba a Los Ángeles, su avión fue alcanzado por un rayo obligando al piloto a realizar un aterrizaje forzoso. Este suceso se repitió con David Seltzer, su vuelo también alcanzado por un rayo. Al igual que Peck, se dirigía al rodaje en Los Ángeles.

Pero el rayo no fue lo peor que le pasaría a Peck durante el rodaje. Por desgracia, después de haber aceptado el papel protagónico, su hijo se pegó un tiro. No hubo ni nota de suicidio ni ningún otro indicio que explicase el suceso. También sufrió la embestida de los perros que en la película atacaban a su personaje, tan fiero resultó que llegaron a perforarle el traje de protección y le provocaron heridas de gravedad.

El director de efectos especiales John Richardson llevaba a cabo un viaje por carretera cuando sufrió un accidente en el que su esposa resultó decapitada. La mujer murió junto al letrero que marcaba el kilómetro que acababan de atravesar, era el número 66. En realidad, la Policía fue más exacta en el informe del accidente, se trataba del kilómetro 66.6, que podría leerse como el que se considera el número del diablo.

Por último, otro suceso macabro tuvo lugar mientras se realizaban algunas tomas aéreas. La producción alquiló un avión que tuvo problemas desde su despegue. El piloto chocó contra una bandada de pájaros que anularon su visibilidad, lo que provocó que se estrellase contra un coche en la carretera. Resultó que el coche pertenecía a su mujer y dentro estaban ella y sus dos hijas. Murieron al instante.

COMPARTIR: