29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La música en directo ha sido uno de los sectores más golpeados por la pandemia con una bajada del 58,8% en los ingresos tras la llegada de la pandemia

Las claves de cómo afectará la crisis económica a los festivales de música de este verano

Festivales 2022
Festivales 2022 / La sobreoferta pone en peligro la economía derivada de los festivales.
Con el verano tocando a la puerta, llegan los festivales de música en directo. Con la llegada de la pandemia hace ya más de dos años, el sector sufrió el peor revés de la historia, perdiendo el 58,8% de los ingresos. Este 2022 se presenta como un año de recuperación para muchos promotores, aunque cuenta con varios problemas. El primero, el nivel adquisitivo del público, que ha bajado por culpa de la crisis; el segundo, la sobreoferta de festivales, que ha saturado el mercado por completo.

Si hay algo que está más que claro a estas alturas es que la pandemia de covid-19 lo paró todo hace ya más de dos años. Sin embargo, el sector cultural fue uno de los más afectados y azotados por la pandemia. Ahora, y en plena recuperación, también está siendo azotado por la crisis económica.

Con la llegada del verano, España está a punto de vivir un momento fundamental, ya que, por fin, muchos podrán acudir a las citas que tanto han visto aplazarse, como también a los nuevos eventos que han ido surgiendo a lo largo de este tiempo. No obstante, esta cantidad de festivales musicales durante el verano ha saturado el mercado de tal manera que el propio presidente de la federación Es_Música, Kin Martínez, ha reconocido a la agencia EFE que “hay una sobreoferta”.

De este modo, y con una oferta descomunal en el plano de los festivales, se ha provocado “una crisis de equipamientos y un déficit de personal cualificado”, algo que, ya de por sí, se había visto gravemente afectado por la fuga de mano de obra en estos dos largos años sin espectáculos de gran calibre. Por otra parte, se han acumulado las entradas compradas para eventos que han ido aplazándose hasta llegar a este preciso momento.

Los problemas de los macrofestivales

Kin Martínez, presidente de Es_Música, ha asegurado que “aunque haya ganas por parte del público, hay una generación que ha sufrido una larga crisis financiera a la que ahora se suma otra de tipo energético”. En este punto, Martínez explicaba a EFE que, más allá de lo evidente, que es una notable reducción en el poder adquisitivo de la sociedad, además se aumentan los costes “y, por tanto, también los precios de las entradas”.

Viñarock 2022.

Por su parte, en el Informe de la OBS Business School sobre el impacto económico en la industria de la música en directo, se apunta, de nuevo, a la sobreoferta festivalera. En el texto se asegura que desde el sector apuntan a que “todo el mundo quiere girar, y aunque se venden más entradas, no hay gente para tanto evento”.

En definitiva, la mayoría de los festivales de verano tienen un público muy concreto, debido también a los carteles tan repetitivos, y que no son capaces de acudir a todos los eventos que se celebran. Los más afectados, por supuesto, son los festivales de nueva creación, puesto que “algunos parten con ventaja, ya que vendieron parte de sus entradas en 2019”, asegura Albert Guivernau, autor del informe OBS sobre festivales.

El impacto de la música en directo en la economía española

Aunque en 2021 se recaudaron 157,6 millones de euros derivados de la venta de entradas de música en vivo, la cifra no había aumentado demasiado con respecto a la de 2020, con unos ingresos de 138,5 millones de euros. Aunque no parecen malas cifras, desde luego, distan mucho de los datos previos a la pandemia, en 2019, cuyos ingresos fueron de 382,5 millones de euros. Analizando la situación, se puede observar que el sector ha perdido un 58,8% de su facturación con la llegada de la covid-19.

Dua Lipa en el Primavera Sound de Barcelona, 2022.

Según el informe OBS, 2022 podría ser un año clave para la recuperación de las inversiones perdidas durante la pandemia. De este modo, muchos promotores, que se vieron obligados a pedir créditos e hipotecas, podrían devolverlas.

De todos modos, y aunque con una ilusión llena de cautela, se prevé que 2022 deje grandes resultados y cifras estupendas para el sector de la música en directo. Teniendo en cuenta la desaparición de las restricciones de aforo y la fidelidad que el público ha demostrado a los festivales –aproximadamente el 90% de las personas que contaban con una entrada para un festival en 2020 la ha conservado–, se espera que la recuperación se haga real.

COMPARTIR: