23 de febrero de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacido en Albacete en 1947 fue el director de una trilogía surrealista junto con "Total" y "Así en el cielo como en la tierra"

Muere el director de cine José Luis Cuerda, creador de "Amanece que no es poco", y deja huérfanos a miles de "amanecistas"

José Luis Cuerda.
José Luis Cuerda.
El cineasta José Luis Cuerda, director, productor y guionista de cine ha fallecido hoy a los 72 años en su casa de Madrid. El director de "Amanece que no es poco" (1989), película de culto que ha pasado a la historia del cine español, rodó su última cinta, continuación de ésta, "Tiempo después" en 2018.

José Luis Cuerda, nacido en Albacete en 1947, estudió en los Escolapios de la ciudad manchega y llegó al cine por lo que entonces se consideraba una puerta pequeña, la televisión a la espera de realizar una película propia. Con el tiempo llegaría a construir un mundo propio, un estilo perfectamente reconocible. Un mundo rural permanentemente conectado con el surrealismo tratado como si fuera costumbrismo se asomaba siempre en sus películas. Cuerda definía el movimiento como “un retorcimiento de la realidad que sigue siendo realidad. Lo que escribo suele estar lleno de ocurrencias que pueden parecer disparates, pero que nacen de lo que ocurre; son tan realidad como la realidad misma. La realidad mental es tan real como la física o la comprobable científicamente, solo que con consecuencias distintas”.

Aunque debutó con la comedia Pares y nones (1982) fue con El bosque animado (1987), adaptación de la novela homónima de Wenceslao Fernández Florez, con la que consiguió el Goya a la mejor película y representó a España en los Oscar. Dos años después, rodó la película por la que siempre será recordado Amanece que no es poco (1989).

Este filme creó toda una corriente de seguidores "amanecistas", que recordaba elcierredigital.com hace poco coincidiendo con el aniversario de la película. Para quien no sepa qué es ser un amanecista, basta con reproducir la definición que ellos mismos hacen: "Los #amanecistas, somos los entregados fans de Amanece, que no es poco (AQNEP). Hemos visto la película docenas de veces y la hemos incorporado no sólo a nuestro sentido del humor, sino también a nuestra forma de entender la vida. Somos gente que siempre está dispuesta a cantar un fandango o a hablar de Dostoievski, aparatosos pero con muy buen fondo".

Y realmente así es. Año tras año han ido sumando adeptos y se han valido de las nuevas tecnologías, gracias a las redes sociales, sobre todo Facebook, ellos mismos afirman en su sitio web que "los amanecistas nos hemos ido encontrando y organizando para vivir nuestra patología en compañía. Lejos quedan los tiempos de aislamiento e incomprensión en los que cada vez que alguien continuaba un diálogo de AQNEP nos daba un vuelco el corazón".

Los amanecistas en una de sus quedadas.

Los amanecistas se constituyeron en asociación en el año 2013, y en su razón de ser figura "promover la difusión de la película Amanece, que no es Poco, así como del resto de la obra de José Luis Cuerda, en particular Total y Así en el cielo como en la tierra. Organizar las quedadas albaceteñas de todos los años y cualquier otro acto de homenaje a la película y de divertimento y confraternización de sus fans".

Su última película, Tiempo después, estrenada en 2018, fue considerada la “secuela espiritual” de Amanece que no es poco y, con un reparto en el que destacaban Miguel Rellán, Joaquín Reyes o Antonio de la Torre, entre otros, usó su característico humor surrealista para poner el foco en las diferencias sociales de clase.

Más allá de la comedia destacan sus filmes sobre la España de la posguerra La lengua de las mariposas (1998) y Los girasoles ciegos (2008). Como productor, destaca su participación en las cintas de Alejandro Amenábar: Tesis (1996), Abre los ojos (1997) y Los otros (2001).

Fuera del ámbito del cine, tenía una bodega en Rivadabia (Orense) cuna del Ribeiro. José Luis Cuerda era amante de la buena mesa, de las conversaciones y un agudo observador social. Características que le permitieron ser uno de nuestros grandes retratistas en el cine.

COMPARTIR: