19 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ángel Manuel Pérez es locutor de radio de profesión y maestro de oratoria para las celebraciones religiosas

Ángel Manuel Pérez, locutor de radio de profesión y maestro de lectura en misa de vocación

Ángel Manuel Pérez en uno de sus cursos.
Ángel Manuel Pérez en uno de sus cursos.
Ángel Manuel Pérez se dedica a la locución de radio y publicidad. Su profesión le ha llevado a tener un control magistral sobre su propia voz. Él, que se define como "comprometido con la Iglesia", lleva algo más de cinco años poniéndole solución a un problema que vio al acudir a misa: a la mayoría de las personas no se les entiende o no se les escucha cuando leen en voz alta. Desde entonces, imparte cursos prácticos e intensivos en los que enseña a los feligreses a leer en voz alta.

Ángel Manuel Pérez es un periodista sevillano afincado en Madrid. Aunque ya no está en activo en esta profesión, su larga trayectoria como locutor de radio y publicidad abalan su magistral dominio sobre su propia voz, una herramienta indispensable en su trabajo. Desde hace algo más de cinco años, Pérez, que es católico y se define a sí mismo como “comprometido con la Iglesia”, decidió poner solución a un problema que llevaba viendo desde hacía tiempo: a la mayoría de las personas que leen en misa no se les entiende o no se les escucha.

Fue entonces cuando el periodista decidió impartir unos cursos prácticos para enseñar a los feligreses a leer en misa. Desde la Archidiócesis de Madrid o Toledo, pasando por su Sevilla natal, cientos de personas han recibido las instrucciones de Ángel Manuel Pérez para dominar su voz y leer correctamente durante la eucaristía. “Son cursos intensivos y cien por cien prácticos: son tres horas y media con un descanso de quince minutos”.

Un curso para todos

“Las personas que leen en misa son de todo tipo de condición: cualquier tipo de profesión y edad”, dice el sevillano. Los cursos que imparte son totalmente prácticos, ya que el periodista entiende las diferencias entre cada uno de sus alumnos y afirma que no se mete “en profundidades teóricas del manejo de la voz hablada porque sería algo inútil”.

Ángel Manuel Pérez, locutor de radio y publicidad.

Ángel Manuel Pérez cuenta que lo que más se hace en el curso es salir a leer al atril, ya que es algo que funciona perfectamente. “La gente sale mucho al atril, donde están las lecturas sagradas y otro tipo de lecturas también, leen y yo, sobre la marcha, les voy señalando defectos, les enseño trucos y les voy diciendo que lo que tienen, fundamentalmente, es miedo escénico”.

“Los animo mucho a que lean, a que participen en misa y vayan perdiendo el miedo, ya que es algo que poco a poco va desapareciendo”, cuenta. Además, algo fundamental que enseña en sus cursos es que es imposible transmitir la información si el propio lector no entiende aquello que está leyendo: “hay que leerlo previamente para entenderlo, y sobre todo para practicar nombres difíciles. Este tipo de lectura es muy complicada, tiene muchos signos de puntuación y si previamente no lo ensayas es imposible que salga bien”.

La importancia de comunicar

“Desgraciadamente, en nuestro país este tipo de disciplinas están aún en pañales”, comenta, refiriéndose a la oratoria en general, y habla de los países anglosajones como un referente en esta materia, puesto que “allí, en los colegios, se imparten estas disciplinas, se enseña a hablar en público, es fundamental”.

El comunicador aconseja tomar la lectura como costumbre y, si se puede, lo mejor es “leer todos los días, aunque sea diez minutos, en voz alta”, y afirma que no es un consejo solamente para los feligreses que deseen leer en misa, sino para profesionales de la comunicación y de otras disciplinas.

Ángel Manuel Pérez sabe que comunicar es algo imprescindible en todos los aspectos de la vida y en todas las profesiones. “Yo le he dado clase a abogados, jueces, comerciales, al final vivimos en una sociedad en la que es necesario comunicarse”, dice el sevillano, y añade que su curso, sobre todo el especial para jóvenes, “abre puertas de cara al futuro”, y deja abierta la posibilidad a nuevos proyectos de cursos dirigidos a todo el mundo.

COMPARTIR: