16 de diciembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Convertido en el preso más famoso de los Estados Unidos, nunca dejó de querer triunfar en la música y fundó una secta religiosa ecologista

Charles Manson: el niño de familia rota que soñaba con ser estrella de rock y acabó siendo el asesino de América

Charles Manson.
Charles Manson.
Charles Manson fue hace medio siglo el autor intelectual del crimen más icónico de todos los tiempos. Ayer en 'elcierredigital.com' repasábamos la terrible matanza de Cielo Drive que acabó con la vida de Sharon Tate, la esposa del director polaco Roman Polanski, y tres de sus amigos. Hoy repasamos la vida y personalidad que hay detrás de quien se convirtió en un icono del mal, que la cultura pop ha referenciado en varias ocasiones.

Charles Manson vino al mundo el 12 se noviembre de 1934 Cincinatti (Ohio). Su madre, Katherine Madox, lo tuvo con 16 años fruto de la relación con un hombre mayor que ella, un coronel del ejército americano. Desde el principio la madre se mostró como una persona poco recomendable para cuidar de él. De hecho, llega a pasar 5 años en prisión por un atraco a mano armada y puntualmente ejerció la prostitución. Durante años el pequeño Manson se crió con unos tíos maternos y con su abuela en el Estado de Kentaky.

Ellos eran muy religiosos y llevaban todas las semanas al pequeño a los servicios de oración, aunque a él lo que más le interesaban eran las canciones. Sin embargo, quien más marcó al niño fue otro tío materno que vivía en las montañas y renegaba de la sociedad y le recomendaba al niño que no hiciera caso de la escuela que consideraba un lugar para adoctrinar mentes. Tanto le hizo caso que con diez años llegó a quemar su escuela.

Entre 1942 y 1947, intentó vivir con su madre, pero la cosa no saldría muy bien. Esta estaba más pendiente de sus amantes que del pequeño y éstos a su vez no mostraban mucho interés por el crío. “Todo lo que decía era mentira. Ahí dejé de creer en todo”, afirmó Charles en 1987. La infancia y adolescencia de Manson se pueden resumir en un paso por reformatorios y correccionales. Desde los 13 años era un delincuente juvenil que quemó locales, atracó bares y gasolineras y cometió varios robos a mano armada.

Virginia, Ogio, Pittsburg, etc, fueron algunos de los sitios por los que pasó. En 1949 llegó a la conocida como Ciudad de los Muchachos, un lugar creado por el reverendo Franagan para rehabilitar a jóvenes. Se marchó a los 4 días y años después diría que en ese cortó intervalo sufrió abusos sexuales. El centro en el que más tiempo estuvo fue uno en Indiana y llegó a fugarse 18 veces. En 1955 se casó por primera vez y tuvo un hijo. Reincidiría en el matrimonio en los primeros años sesenta y también en la paternidad.

Charles Manson en su adolescencia. 

En el año 1960 entró en prisión tras ser condenado por endosarse un cheque del tesoro por valor de 43 dólares. La condena era de diez años, pero solo cumplió siete. En su estancia en prisión un mafioso le enseñó a tocar la guitarra y se convirtió en miembro activo de la secta o religión de la Cienciología.

En 1967, Manson llegó a San Francisco. La ciudad californiana vivía el famoso verano de el amor. El movimiento hippy estaba en su punto álgido y la sociedad estadounidense vivía un momento en que los movimientos por los Derechos Civiles habían logrado hacerse visibles. La protesta por la intervención en el Vietnam, el movimiento feminista, el LGTBI y la lucha por la equiparación de derechos entre negros y blancos habían conseguido que una nueva generación interrogara a la anterior sobre éstas cuestiones y buscaran respuestas claras. Manson encontró en esto su caldo de cultivo para ganar adeptos.

Nace la ‘Familia Manson’

Estaba convencido de que sería la mayor estrella de rock de todos los tiempos y se encontró con jóvenes que estaban dispuestos a experimentar nuevas formas de convivencia. Sin embargo, el buenrollismo de los hippies no era del agrado de Manson y años después declararía que el despreciaba todo este positivismo y que la liberación sexual y los derechos civiles le parecían un engaño. Sus más fieles seguidores serían Leslie Van Houten, Patricia Krenwinkel, Linda Kasawian y Tex Watson. Eran jóvenes de buena familia que querían luchar por un mundo mejor. Manson los manipuló e hizo creer que era una especie de gurú.

Durante 1967 y 1968 viajaron por varias ciudades. El propósito de Manson era tenerlos entretenidos. En 1968 se instalan en una granja, antiguo escenario de westerns, en Los Ángeles en el Valle de la Muerte. Con el paso del tiempo las alocuciones de Manson se volvieron más oscuras y estaba convencido de que los negros planeaban hacerse con el poder y vengarse de la opresión blanca.

Dennis Wilson de los Beach Boys.

Paralelo a esto Manson seguía con la idea de triunfa en la música. Se hizo amigo de Dennis Wilson, batería de los Beach Boys, y el grupo se mostró especialmente interesado en algunas canciones de Charles. Estos intercedieron por él ante el productor discográfico Terry Melcher, hijo de la mítica Doris Day, pero este despreció la música de Manson. Entonces germinó la idea de venganza en su cabeza. Él era el objetivo de la matanza.

Su paso por prisión

Tras librarse de la pena de muerte, tras ser condenado en 1971, pasó a ser el preso más famoso de Estados Unidos. Todas las informaciones sobre su vida en la cárcel. En 1984, Manson fue atacado por un compañero de prisión con un mechero y un aerosol. Sobrevivió a pesar de tener quemaduras de tercer grado en el 20 por ciento de su cuerpo.

En sus últimos años siguió demostrando su agudeza a la hora de aprovechar los distintos movimientos sociales. Así, fundó una corriente religiosa llamada ATWA (Air, Trees, Water, Animals and All The Way Alive), que significa Aire, Árboles, Agua, Animales y todas las formas de vida.

Sus seguidores se fueron difuminando, pero esta extraña religión sigue su curso. A pesar de la fascinación de su figura “la Familia” como tal ya no existe, pero los que quedan siguen siendo muy activos como Lynette Fromme, condenada por intentar matar al presidente Gerald Ford en 1975. En la última década tuvo contacto con él una joven llamada Star Elaine Burton que aseguró en Vanity Fair ser su prometida. Nunca se casaron.

Nunca se arrepintió de sus crímenes y siguió en su empeño de ser una estrella de la música. En 1970, en pleno juicio se publicó LIE. Desde la cárcel siguió publicando discos sin que ninguno fuera un éxito.

Charles Manson en sus últimos tiempos. 

Sin embargo, su figura sigue viva en la cultura popular. Varios grupos le han dedicado canciones como Marilyn Manson o los Ramones. The beach boys o Guns ´N Roses han hecho versiones de canciones del propio Manson.

La cultura pop hace muchas referencias a él, pero no hay que buscar es esto una apología de sus actos. La cultura pop lo entiende como algo iconográfico, disociado de su acto criminal, como el símbolo de una era. De ahí el sobrenombre que algunos le han dado: “el hombre que asesino los años 60”. Hay referencias  suyas en películas de John Waters o David Lynch o en series como como los Simpson o South Park. Fallecido en noviembre de 2017 es un referente de la violencia que acabó con el espíritu de paz de toda una generación.

COMPARTIR: