03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

'1984', 'La casa de Bernarda Alba', 'La Regenta' o 'La Celestina' sufrieron las iras de la moral nacionalcatólica del momento

Las principales obras clásicas de la literatura censuradas durante el franquismo

La censura implantada por el régimen de Francisco Franco en España tras tomar el poder en 1939 fue implacable y no se libraron ni siquiera los grandes clásicos de la literatura. Títulos como '1984' de George Orwell, 'La Regenta' de Leopoldo Alas Clarín, 'La Celestina' de Fernando de Rojas o 'La casa de Bernarda Alba' de Federico García Lorca.

La censura franquista nunc hizo distinciones entre la cultura popular y la alta cultura. Todo producto cultural era susceptible de ser pasado por la criba de la moral nacionalcatólica que imperó en España desde 1939 hasta noviembre de 1977 cuando un Real Decreto puso fin a la censura en nuestro país. 

Los clásicos de la literatura de todos los tiempos no se libraron de ser pasados por la maquinaria censora del régimen. En elcierredigital.com hacemos un breve recorrido con algunos títulos de la literatura que han sido censurados en nuestro país bajo los critierios de la dictadura de Francisco Franco.

Obras vetadas durante la dictadura franquista

En la España posterior a la Guerra Civil no sólo estuvieron sujetas a censura las obras literarias coetáneas, que surgían mientas se desarrollaba la propia dictadura. También los nombres fundamentales de la literatura  se vieron modificadas parcialmente o directamente prohibidas.

La Regenta, de Leopoldo Alas "Clarín". Esta joya de la literatura española del siglo XIX estuvo prohibida durante parte de la dictadura en España hasta 1962 por “herejía e inmoralidad cristiana”. La novela reflejaba un triángulo amoroso en el que Ana Ozores se enamoraba de Fermín de Pas, canónigo de la catedral de Vetusta, nombre que Clarín dio una ciudad que en realidad era Oviedo. Más allá de la historia sentimental, el escritor reflejaba una España marcada por la represión sexual, la doble moral y el papel de la iglesia en el atraso cultural del país con respecto al resto de Europa. 

'1984' de George Orwell. 

1984, de George Orwell. Novela publicada en 1949, en pleno régimen franquista, fue vetada por su trama: una fuerte crítica a las políticas autoritarias. Esta novela se desarrolla en una sociedad inglesa (Londres) controlada por un sistema de colectivismo burocrático, bajo el “Gran Hermano”, que lo vigila absolutamente todo. El personaje principal, Winston Smith, se revelará contra el régimen opresor. Lo curioso de esta obra es que, a pesar de las analogías del contexto, en España se vetó por “su alto contenido sexual”. Rebelión en la granja,  una fábula sobre el anti totalitarismo, también fue completamente censurada.

La celestina, de Fernando Rojas. Las bibliotecas públicas españolas se encargaron de eliminar por completo esta obra. Ambientada en el siglo XV, durante el reinado de los Reyes Católicos, describe una apasionante historia de amor entre Melibea y Calisto, con el personaje de Celestina mediando entre ambos.

La casa de Bernarda Alba, de Federico García Lorca. El granadino, uno de los autores más importantes de las letras españolas, fue fusilado a los pocos días de empezar la Guerra Civil española por el bando sublevado contra la II República. El tema principal de esta obra pone de relieve la confrontación entre las convenciones sociales y la libertad. Las cinco hijas de Bernarda Alba guardan un largo periodo de luto por su padre fallecido en un contexto de represión sexual y convencionalismos religiosos.

Otro autor representativo de nuestro país, Ortega y Gasset, también fue censurado por su obra La rebelión de las masas. Este ensayo filosófico, con una fuerte carga política, describe a unas élites capaces de influir a una ciudadanía vulnerable, bajo un régimen que califica de mediocre.

Federico García Lorca. 

El extranjero, de Albert Camus, fue otra obra víctima de la censura franquista. El literato y filósofo francés, padre del existencialismo, escribe esta novela que reflexiona sobre la condición humana y el absurdo de nuestra existencia, a través el personaje de Meursault, narrando el sin sentido que le provocan los hechos cotidianos que le acontecen en su vida.

Junto a estas, muchas otras obras nacionales fueron censuradas parcialmente durante el régimen franquista: El Lazarillo de TormesSonata de otoño, de Valle-Inclán; Poesías completas, de Antonio Machado; Celia, de Elena Fortún y Estampas de aldea, de Pablo de Andrés CobosY entre los títulos internacionales, se encuentran Guerra y paz, de Tolstoi; Crimen y castigo, de Dostoievski y Piel de Asno, de Charles Perrault.

COMPARTIR: