24 de septiembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LOS REYES HARALD Y SONIA SE CONOCIERON EN UN CAMPAMENTO DE VERANO y él venía de ser el fracasado prometido de la que luego sería Reina de España

Monarquías europeas (III): Noruega con el exnovio de la Reina Sofía y la nuera rebelde

La Familia real de Noruega.
La Familia real de Noruega.
La monarquía de Noruega ha hecho frente a polémicas, amores prohibidos e incluso, una invasión nazi. El pueblo noruego siente profunda admiración por la Familia Real quien se ha convertido en una de las más influyentes de Europa y ha sido tildada como la monarquía más plebeya de Europa, debido a la preferencia de sus herederos por mujeres sin ascendencia real. Los reyes vencieron a las reglas protocolarias y se casaron en 1968, dando lugar a una de las estirpes reales más aclamadas.

Noruega, uno de los países integrado en la región que se conoce como los países nórdicos, es fiel defensora de la monarquía. Sus integrantes han sabido ganarse el cariño del pueblo mostrando cercanía y discreción, aunque no han estado exentos de ciertas polémicas que han sabido solventar con recato. 

La monarquía noruega ha sido víctima del derrocamiento. La familia real se vió obligada a marcharse al exilio debido a la invasión nazi durante la II Guerra Mundial. El monarca Harald VII y su hijo, el joven príncipe Olaf  dieron un gran ejemplo de valentía y fortaleza al combatir al ejército nazi desde el destierro. Tras el final de la contienda, la Familia Real pudo regresar al país. 

La dinastía de Glücksburg es la casa reinante en los países de Dinamarca y Noruega, de hecho, los integrantes de ambas familias reales guardan muy buena relación como se ha comprobado en bodas, homenajes o cumpleaños. Actualmente, la familia real de Noruega es una de las más queridas, admiradas y aún vigentes en el continente.

La Casa de Glücksburg

Noruega, como su país vecino Suecia, es una monarquía constitucional con un sistema parlamentario gubernamental. La casa actual reinante en el país nórdico es la dinastía de Glücksburg, al igual que en Dinamarca y hasta el derrocamiento de la monarquía en Grecia. Su fundación se origina en la ciudad alemana de Glücksburg el 6 de julio de 1825. 

Duque Federico Guillermo de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg.

La dinastía procede del Ducado de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Beck, cuyo nombre se acortó y pasaría a ser únicamente el Ducado de Glücksburg por la expresa orden de Duque Federico Guillermo de Schleswig-Holstein-Sonderburg-Glücksburg, esposo de la princesa Princesa Luisa Carolina de Hesse-Kasse, nieta del monarca Federico V de Dinamarca.

Miembros de la realeza noruega, danesa, sueca y de Luxemburgo.

Entre los países monárquicos pertenecientes a esta casa se encuentran Noruega, Dinamarca y Reino Unido. Entre algunos de los miembros reales de la dinastía se encuentran la reina emérita Sofía de Grecia, la reina Margarita de Dinamarca o el rey Constantino de Grecia. También pertenecían a la dinastía el príncipe consorte Felipe de Edimburgo o el rey de los helenos, Pablo I de Grecia.

El rey Harald y la reina Sonia, un amor de verano

Hasta en las Familias Reales hay amores prohibidos. Uno de ellos fue el de un joven y apuesto príncipe de ojos azules y una costurera hija de un comerciante burgués. El príncipe Harald se había convertido en un joven discreto que conoció al que sería el amor de su vida en un campamento de verano en Oslo, la joven Sonia Haraldsen. Ella no se sentía muy atraída con la idea de comenzar una relación con el futuro rey de los noruegos, aunque pronto caería rendida ante el príncipe que la conquistó. 

El públicamante mantenía un romance forzado con Sofía de Grecia. Sin embargo, desde Noruega se pusieron trabas al matrimonio debido a la dote que el Parlamenteo griego ofrecía para el enlace. Realmente, él estaba enamorado de Sonia y fue una manera de no tener que acceder a un matrimonio pactado. Durante años se negó a ello. Sofía, entonces joven princesa helena, como sabemos se casó con Juan Carlos de Borbón y acabó siendo Reina consorte de España. 

Los reyes de Noruega.

Tras el inicio de la relación, el monarca Olaf V se opuso rotundamente a la idea de que el futuro rey se casara con una joven plebeya sin ascendencia real, por lo que indagó sobre una posible candidata de sangre real para su hijo. La joven princesa Sofía de Grecia fue la elegida y ambas casas reales iniciaron planes de futuro para los jóvenes. Tras varios encuentros a bordo de uno de los famosos cruceros reales en los que se congregaban casas reales y aristocracia, se especuló con el posible compromiso de los jóvenes.Sin embargo, el amor de Harald no era para la joven Sofía sino para  Sonia. 

Boda de Harald y Sonia de Noruega.

La historia de amor entre ambos fue complicada. Tras la oposición de la Familia Real, un posible suicidio de la joven estudiante de diseño de moda si no se casaba con el príncipe y la presencia de candidatas reales hizo que el príncipe Harald se plantara. O se casaba con Sonia o renunciaba a reinar. Y así fue, una boda real en la catedral de Oslo el 29 de agosto de 1968 con la asistencia real. 

Haakon Magnus y Marta Luisa, los príncipes que siguieron el ejemplo de su padre

La historia de amor que vivieron los reyes de Noruega hicieron mella en sus hijos. El matrimonio dió la bienvenida a sus vástagos poco tiempo después de su boda. En 1971 llega al mundo la princesa Marta Luisa y dos años más tarde nace el príncipe Haakon Magnus. Los jóvenes crecen y se integran en una nueva generación real muy diferente a la de sus padres.

Ambos príncipes buscan el amor en círculos lejanos a la aristocracia y el protocolo. El príncipe heredero encontrará al amor de su vida en un Festival de Rock. Se enamorará de una joven rubia platino y madre soltera, un hecho que no causó muy buena impresión a su Familia ni al pueblo noruego. Durante su noviazgo, Mette Marit, la futura reina de Noruega, fue víctima del acoso mediático y las brutales críticas por su pasado.

El príncipe Haakon Magnus y la princesa Mette- Marit de Noruega.

Sin embargo, el amor triunfó y contrajeron matrimonio en una multitudinaria ceremonia en la capital que dejó múltiples anécdotas como la presencia de la entonces pareja del Príncipe de Asturias, la modelo Eva Sannun y su escote de vértigo. La pareja, que a día de hoy es una de las más consolidadas del panorama real ha formado una gran familia junto a sus hijos, la princesa Ingrid Alexandra y el príncipe Sverre Magnus, además del hijo de la princesa Mette Marit, Marius Borg. 

Los príncipes herederos de Noruega junto a sus hijos.

La princesa Marta Luisa tampoco ha querido ser una princesa amoldada al estricto protocolo y sorprendió a sus padres con el anuncio de su compromiso con el escritor Ari Behn, además rechazó su derecho a reinar por amor. Un matrimonio feliz hasta su separación ya que el príncipe consorte acarreaba fuertes depresiones y además, era una figura demasiado polémica para la discreción reinante en la Casa real noruega. La presión que sufría y la enfermedad mental que arrastraba le llevaron a quitarse la vida en 2019. Un duro golpe para su exmujer y sus tres hijas, Maud Angelica, Leah Isadora y Emma Talulah. 

La princesa Marta Luisa junto a Ari Behn y sus hijas.

Hace un par de años, la princesa noruega volvía a estar en el foco de la polémica debido a su nueva relación. Anunció su romance con un gurú espiritual llamado Durek Verret y el pasado año anunció su compromiso en su perfil personal de Instagram.

La princesa Ingrid Alexandra, la nueva generación royal noruega

 Desde su nacimiento el 21 de enero de  2004, la Princesa Ingrid Alexandra está destinada a ser la heredera al trono noruego. Su bautizo contó con padrinos de excepción entre los que figuran el rey Felipe VI o la princesa Victoria de Suecia, ambos junto al resto de sus padrinos asistieron a su confirmación. 

La princesa Ingrid Alexandra.

La joven princesa ha estudiado en el instituto Elvebakken y ha recibido educación militar. El pasado mes de junio celebró su mayoría de edad en el Palacio Real de Oslo con la asistencia de la Familia Real Noruega, miembros de casas reales y sus herederos. Es una de las princesas más discretas, elegantes, siente gran afición por el deporte y es asidua a asistir a actos oficiales junto a su familia. 

COMPARTIR: