07 de julio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El explorador defiende que los españoles fueron pioneros en abrir la ruta al nuevo continente y rechaza la teoría que atribuye este hito a vikingos

El embajador de la Unesco Kitín Muñoz relata para El Cierre Digital el papel que jugó Colón en el descubrimiento de América

Kitín Muñoz. Foto: Ana Ruiz
Kitín Muñoz. Foto: Ana Ruiz
El embajador de buena voluntad de la Unesco, Antonio José Muñoz y Valcárcel, más conocido como Kitín Muñoz, relata para elcierredigital.com el papel que jugó Cristóbal Colón en el descubrimiento de América. El navegante, explorador, científico y sociólogo defiende que fueron los españoles los primeros en abrir la ruta de ida y vuelta al nuevo continente y rechaza las teorías que atribuyen este hito a los vikingos.

En 1992, durante los preparativos para la conmemoración del V Centenario del Descubrimiento de América, celebrado solemnemente por España durante el reinado de Juan Carlos I, muchos autores hispanoamericanos y europeos, movimientos indigenistas, así como algunos acomplejados españoles, buscaron subterfugios, palabras y descripciones bien sonantes como, "Encuentro entre dos Mundos", o "Día de la Raza", para disfrazar la verdad, que no era otra que España es la Nación que ostenta el honor de haber descubierto América. Desde siempre ha habido intentos de suplantar ese puesto. 

En 1965, la Universidad de Yale difundió la existencia de un documento "histórico", que representaba parte del continente americano, al que llamaron solemnemente, el Mapa de Vinlandia, y se databa casi medio siglo antes del viaje de Colón. Se dijo que era la evidencia de exploraciones vikingas en el Atlántico occidental, la primera representación europea de América del Norte y un precioso tesoro medieval. Desde entonces, durante años, algunos investigadores sostuvieron con fervor la idea de que América había sido descubierta por los vikingos antes de que lo hiciera Colón.

Este mes de octubre, expertos de la Universidad de Yale han revelado que el mapa de Vinlandia es falso; los vikingos no cartografiaron América antes de Colón. Un equipo de conservadores y científicos de Yale, al analizar los elementos en las líneas y el texto del mapa, encontró altos niveles de un compuesto de titanio utilizado en tintas que se produjeron por primera vez en la década de 1920. Los investigadores también encontraron que una inscripción en latín en la parte posterior del mapa, estaba sobrescrita con tinta moderna.

Historiadores de mapas del Instituto Arni Magnusson de Islandia, declararon: "El mapa de Vinlandia es sólo una de una larga serie de falsificaciones que tratan de demostrar una presencia europea medieval en suelo estadounidense": Falsas inscripciones en piedra con símbolos y monedas fenicias en Paraiba, Brasil; hipotéticas monedas africanas en América; narraciones fenicias de una tierra fabulosa, llamada Antilla, refiriéndose a América, o las Sagas Nórdicas, los relatos escandinavos de mitos y leyendas, de imaginarias hazañas de los vikingos, guerreros, que realizaban violentas incursiones de saqueos, pillajes y ataques en Europa, son descritas por la comunidad científica, como eso, "leyendas de marinos". 

Días después del jarro de agua fría del mapa de Vinlandia, que ahora vale lo que el papel mojado, inmediatamente aparece otra prueba. Un equipo de científicos de la Universidad de Groninga, Países Bajos, dicen justamente pocos días después del 12 de octubre, aniversario del día en que Cristóbal Colón descubrió América, que, gracias a una nueva técnica de datación de radiocarbono atmosférico, producida por una tormenta solar de hace 2000 años, han podido fijar la fecha exacta de la tormenta en el año 1021 d.C, y del campamento vikingo en L'Anse aux Meadows, el primer y único sitio conocido establecido por los vikingos en Norteamérica, concretamente en el extremo norte de la isla de Terranova.

El mismo entusiasta grupo de detractores de Colon, tanto del mundo académico, como de la cultura popular, se han apresurado a concluir, de nuevo erróneamente, que los vikingos descubrieron América antes que los españoles. Ya se sabía de la presencia de este campamento en América, por lo que el nuevo descubrimiento cósmico, no cambia nada. En su persistencia en la ficción del descubrimiento nórdico, argumentan, entre otros datos mal usados como fuentes históricas, que Leif Erikson, hijo de Erik el Rojo, probablemente desviado de su curso en una tormenta, avistó una tierra que llamo Vinlandia, y que se cree que era la isla de Terranova. Nada ni nadie justifica científicamente esa "creencia", salvo los celosos de Colón, que lo quieren creer, a toda costa, como un dogma de fe.

Cristóbal Colón.

 

Sin dudar, por el momento, de esta nueva evidencia, justificada por la nueva técnica de datación por radiocarbono sobre la edad de la madera, e incluso, dándola por válida, hay que utilizar los nuevos datos correctamente. Que haya habido un contacto fortuito con América, como la fugaz y accidental presencia de un pequeño grupo de vikingos perdidos sin rumbo, y abandonados a su suerte, que dejó restos arqueológicos en el asentamiento de corta duración, L'Anse aux Meadows, no significa que los vikingos descubrieran América. No regresaron al Viejo Continente a contar su descubrimiento geográfico. No volvieron con flotas de barcos colonizadores, como era lo normal en la época de los descubrimientos. No cartografiaron la costa. No hicieron una carta de navegación, para que los marinos vikingos utilizaran los datos geográficos en nuevas expediciones. No incluyeron el nuevo descubrimiento en un mapa. No consta, la situación geográfica, en los registros de historia de la época. Por lo tanto, no existe tal descubrimiento.


Diversas hipótesis


Son muchas las hipótesis sobre viajes precolombinos a tierras americanas; desde fenicios, egipcios, africanos del África occidental, marinos españoles vascos, marinos irlandeses en barcos de cuero, hasta chinos y polinesios por el lado del Pacifico. Con mis expediciones en balsas de juncos, Uru y Mata-Rangi y viajes en piraguas oceánicas polinesias, llevo 35 años defendiendo la capacidad de navegación de las balsas precolombinas, pero no niego a Colón como descubridor de América. Incluso mi amigo y mentor, el científico y explorador noruego Thor Heyerdahl, con nombre de dios vikingo, experto en historia vikinga, que fue un defensor de los contactos transoceánicos precolombinos con el Nuevo Mundo y dedicó su vida a estudiar a los navegantes primitivos y a demostrar la capacidad de sus embarcaciones prehistóricas, realizando expediciones en balsas, ensayos de arqueología experimental de navegación primitiva, escribió en un erudito manuscrito académico, "American Indians in the Pacific", 1952: "El gran mérito de Colón, que descubrió América, es que fue el primero que abrió la ruta de ida y vuelta, y trajo la llave del Nuevo Mundo, dando a conocer al mundo la existencia de un nuevo continente, que estaba ignorado".

Balsa Uru entre las Islas Marquesas y las Islas Tuamotu, en el Océano Pacifico.

España es una nación acostumbrada a ser criticada por otros países rivales, celosos de la mayor exploración de la historia protagonizada por los navegantes y exploradores españoles. Las naciones competidoras de España, a través de la Leyenda Negra, o negros de envidia, siguieron un largo patrón de desinformación para crear una mitología negativa y demonización en torno a los exploradores españoles. Los descubrimientos promovidos por la Corona de España fueron conocidos en todo el mundo a partir de Cristóbal Colón, en el siglo XV. Inglaterra, Holanda, Portugal o Francia llegaron después a América gracias a las instrucciones náuticas de los marinos españoles y muchos años más tarde al Pacifico; un ejemplo: el capitán Cook, 250 años después de Juan Sebastián Elcano.

Aun así, los navegantes portugueses, holandeses, franceses e ingleses se apresuraron en rivalizar y criticar a los descubridores españoles, cuando esas mismas naciones, conquistaron nuevas tierras por todo el mundo, con comportamientos poco éticos, como cuestionarse el mestizaje. Cuando las antiguas colonias del Imperio español encontraron su independencia y emergieron naciones soberanas, los países que acusaron a España más que a cualquier otra nación occidental por su política y expansión colonialista crearon en "sus" nuevas tierras de América y Oceanía sus propias colonias europeas, de las cuales, muchas de ellas, paradójica y contrariamente a sus ideas originales anticolonialistas, que según sus intereses son cambiantes como el tiempo, como decía Homero, existen, aún hoy en día, en pleno siglo XXI.

Una vez más, los numerosos enemigos de Cristóbal Colon y de España, socios del Club de la Leyenda Negra, persisten en su mismo empeño desde hace 500 años y quieren descubrir América con los vikingos, en el 2021, antes que Colon. Este delirio, fruto de una insolación de hace 2.000 años, ha creado entre ellos una tormenta "orgasmo-cósmica" colectiva, de verborrea sin sentido, que desvirtúa los avances de la ciencia, y avergüenza a los propios vikingos, que nunca pretendieron hacer suyo el descubrimiento de América. 

COMPARTIR: