11 de agosto de 2020
|
Buscar
EDICIÓN VERANO

El sector pide reducir IVA de entradas al 4 por ciento y anular reducción de aforo para poder retomar su actividad sin riesgo de desaparecer

Otro tablao flamenco que agoniza: El centenario Villa-Rosa de Madrid peligra también tras el cierre de Casa Patas

Tablao Villa-Rosa.
Tablao Villa-Rosa.
El centenario Tablao flamenco Villa Rosa, en la céntrica plaza de Santa Ana, ha pedido a través de un comunicado la reducción del IVA de las entradas del 10 al 4 por ciento, así como eliminar la reducción del aforo en los espectáculos ante un “peligro crítico de extinción”. A pesar de las medidas que ha llevado a cabo el lugar, el riesgo de desaparición permanece. Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid quiere declarar a los tablaos bien de interés general para la ciudad.

Continua la caída en desgracia de los tablaos en Madrid. Tras el cierre de Casa Patas y la noticia de la posible clausura de Café Chinitas, es ahora el Villa-Rosa, en la plaza de Santa Ana, con más de un siglo de historia quien pasa dificualtades. Las expectativas de recuperación del turismo internacional son poco halagüeñas y no se esperan hasta mediados del próximo año 2021, descartada también la viabilidad de mantenerse con público nacional y que impiden su reapertura a corto plazo. Por lo que han tomado la decisión de despedir al 80 por ciento de su plantilla, manteniendo a 4 de sus 12 empleados en ERTE con la expectativa de poder aguantar mejor hasta que vuelva la posibilidad de una apertura con garantías de supervivencia.

El empresario Jesús Cerezal cree que de esta forma podrá evitar cerrar sus puertas de forma definitiva y aguantar así el futuro incierto que se espera. Hace unos días, Cerezal pidió a través de un comunicado la reducción del IVA de las entradas del 10 al 4 por ciento, así como eliminar la reducción del aforo en los espectáculos ante un “peligro crítico de extinción”.

“La ausencia de turismo, junto con las medidas de distanciamiento social impuestas en los lugares que ofrecen espectáculos en vivo, hace que sea imposible retomar la actividad sin derivar en una ruina total y, en consecuencia, un cierre definitivo”, aseguraba.

Desde la asociación de tablaos flamencos de España, ANTFES, recientemente creada ante el “inminente peligro” de desaparición o cierre definitivo de los tablaos, y en la cual Villa Rosa ostenta una de las vicepresidencias, se está luchando para que “el flamenco, sus artistas y las casas que ofrecen espectáculos de arte jondo de forma continuada puedan sobrevivir a esta lamentable situación provocada por la pandemia”.

Así, una de las medidas concretas que piden al Gobierno es la posibilidad de extender los ERTE por causa de fuerza mayor para este sector hasta el 31 de diciembre de 2020, para cubrir estos meses en los que los tablaos no van a poder funcionar. También, subvenciones a corto y medio plazo por el año de cierre al que se enfrentan y que contribuyan a paliar la situación de pérdida de actividad económica de los mismos.

Piden la eliminación de la medida de reducción de aforo. Aseguran que, si se abre con reducción del aforo, el 95 por ciento de los tablaos tendrán que cerrar finalizando definitivamente su actividad.

Abogan asimismo por un acuerdo con el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social para las bonificaciones en la contratación en el régimen especial de artistas de manera temporal, y por hacer una apuesta “decidida” por academias y centros de formación en arte flamenco por parte del Ministerio de Cultura y Deporte.

También solicitan que los tablaos sean declarados “actividad de interés especial” para el Estado por su valor cultural, turístico y de identidad de marca España y reciban, por tanto, medidas temporales de ayuda que permitan al sector el mantenimiento de los puestos de trabajo".

Por su parte, la delegada del Área de Cultura, Turismo y Deporte del Ayuntamiento de Madrid, Andrea Levy, mantuvo hace una semana una reunión con la Asociación de Tablaos Flamencos de Madrid en la que se discutieron posibles apoyos para el sector tras la crisis sanitaria. Entre ellos, el Consistorio ha planteado la opción de declararlos bien de interés general para la ciudad y equipararlos a los restaurantes mientras se recupera el turismo internacional, principal fuente de ingresos de este negocio.

COMPARTIR: