17 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Muchas son las mejoras en la nueva entrega de esta populosa serie que agradecen todos sus seguidores

Netflix renueva uno de sus productos estrella: “La Casa de Papel” ofrece la mejor versión en su tercera parte

La tercera parte de'La Casa de Papel' ofrece la mejor versión de la famosa serie.
La tercera parte de'La Casa de Papel' ofrece la mejor versión de la famosa serie.
“La Casa de Papel”… Curiosamente fui como fotógrafo a la premiere de la serie en los cines Capitol allá por 2016. Al acabar el photocall, hasta nos dejaron entrar a ver el primer capítulo debido a que sobraban asientos. Recuerdo disfrutarla entretenido pero sin ninguna sospecha del éxito que tendría emitido en Antena 3 y su posterior distribución mundial gracias a Netflix.

Así, la ficción, renombrada en inglés como “Money Heist”, se llevaría el primer premio Emmy a un contenido español como la Mejor Serie Internacional y el premio simbólico de ser la serie más vista de habla no inglesa de Netflix.

Empecé la tercera parte con escepticismo debido a la masa social que mueve y porque esta tanda de episodios no estaba planeada, fue un encargo. Sin embargo, tengo que decir que si Netflix ayudó a la distribución de la misma, también ha sido definitiva en presentar una versión (en esta tercera parte) más pulida, con más personalidad y mucho más adictiva que ninguna de las tandas anteriores.

La crítica ha coincidido, la tercera parte es la mejor de todas. 

La reducción de episodios y de metraje de cada capítulo tiene gran culpa en todo esto en el mejor de los sentidos. A las ficciones españolas les ha costado adaptarse a la duración estándar mundial de los dramas televisivos de 40 minutos. En las dos primeras temporadas me parecía que tenía una duración excesiva con personajes relleno como la madre de la inspectora, todo el personaje de Ángel o las tramas secundarias de los rehenes que resultaban innecesarias. Además, algo que suelen decir los personajes es que esta historia es como una partida de ajedrez (como todos los buenos thrillers) pero cuando cada movimiento es un órdago al contrincante de forma consecutiva, si la partida se alarga estos órdagos pueden resultar vacíos o inútiles porque ya te has acostumbrado a ese ritmo.

Sin embargo, en la tercera parte no es así. Claramente cada bando tiene dos momentos de victoria y dos de derrota, estas victorias y derrotas son trascendentes y son más relevantes que meros giros finales. La ficción, original de Antena 3, se deshace de personajes lastre y suma otros icónicos, desde Palermo hasta la inspectora Alicia Sierra, interpretada maravillosamente por Nwaja Nimri (este último, mi favorito), pasando por Bogotá.

Y los personajes que ya conocemos, sin traicionar su forma de ser, resultan más interesantes y carismáticos. El nuevo rol de Denver como Padre o la culpa de Tokyo insuflan la serie de madurez o empatía. Las historias y romances que había antes con un tono más de instituto que de atracadores se ven sustituidas por decisiones más reales y complejas como la que toma Tokyo al principio de la serie o Río en los capítulos posteriores. Todo esto viene acompañado por una camaradería del grupo que parece más coherente pero sobre todo más real. También es necesario el buen trabajo de Berlín y la forma que encuentra la serie para mostrarnos otra parte del carismático personaje aunque hay que decir que a veces se pasa un poco de sobreactuado, con conversaciones en las que cada frase empieza o acaba riéndose de forma afónica.

El gran reparto de la serie contribuye a su gran éxito. 

Pero el gran trabajo de los actores no sería nada sin lo bien equilibrada que está la historia a través del guion de Alex Pina y la edición. Algunos de los mejores momentos vienen dados por una alternancia narrativa, empezamos con un problema que surge en el atraco, cortamos al Profesor explicando a los protagonistas como resolver ese mismo problema y cortamos, de nuevo, a Berlín, Palermo y el Profesor ideando la solución. Una narración a tres bandas que aumenta el dinamismo en gran manera.

El presupuesto con el que cuentan es mayor y se nota en varios aspectos, las localizaciones del primer capítulo son increíbles y la estética parece más cuidada. Sin embargo, hay un departamento en el que se ha invertido una cantidad ingente de dinero, la música. Grandes películas y series cuentan con una gran lista de canciones pop, Scorsese es uno de los principales pioneros en este aspecto. Hay capítulos en los que yo creo que sobran, que hay demasiadas. Para que os hagáis una idea, en el episodio 5 suena "Be my baby", canción famosísima que se popularizó precisamente por aparecer en una película de Martin Scorsese, “Malas Calles”. La canción no vuelve a ser utilizada en ninguna otra ocasión, e  introducirla en la serie ha podido costar más de 200,000 euros.

Por último, dado que tenían que reabrir la historia han aprovechado para hacer dos temporadas más. Y siguiendo el molde de algunas de las películas blockbuster más populares, (porque “La Casa de Papel” es eso, un blockbuster, una película comercial) se han aprovechado de la oportunidad que les daba para terminar esta tanda de la forma más opuesta a un final feliz posible, con los "héroes" en su momento de menor esperanza (como pudo hacer “El Imperio Contraataca” o “Infinity war”).

La historia parece que, por fin, se atreve a ir un poco más lejos ya que no se puede ser atracador y Santo. Probablemente reculen de algunas de las cosas que vemos en los minutos finales. Si finalmente no reculan, el tono se verá oscurecido en cierta medida, algo que creo que le vendría muy bien de cara al final de la serie.

Esta tercera entrega era muy esperada. 

El detalle: dado el gran carisma de la serie, algunos de los mejores momentos son escenas en las que la trama no avanza pero podemos disfrutar un poco de los personajes como la discusión del machismo de madrugada o el brillante flashback que nos muestra una discusión entre Moscú y Berlín sobre hábitos higiénicos.

COMPARTIR: