25 de junio de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Roberto García Yuste, presidente de la Asociación El Toro de Madrid, señala esta "mala praxis" y cómo afecta negativamente a la festividad taurina

Últimas denuncias en la Tauromaquia: La ATM señala la utilización de fundas y la manipulación de astas

La Asociación El Toro de Madrid ha publicado una carta a modo denuncia sobre la utilización de fundas y la manipulación de las astas. Las sospechas de manipulación fraudulenta se han multiplicado, lo que está produciendo un declive en la práctica taurina. El presidente de la asociación, Roberto García, explica y detalla el motivo de su denuncia, poniendo énfasis en la necesidad de una rápida solución para acabar con esta práctica.

Siguiendo la línea de defensa de la fiesta verdadera y como muestra de su implicación y trabajo constante, la Asociación El Toro de Madrid ha publicado una carta a modo de denuncia sobre la utilización de fundas y la manipulación de astas. Esta carta ha sido enviada a diferentes estamentos políticos, asociaciones ganaderas, federaciones de peñas, colegios de veterinarios y asociaciones de presidentes, entre otros, con la esperanza de que sus demandas sean atendidas.

Se trata de un tema que la Asociación viene siendo denunciado desde hace tiempo, y que suele suscitar multitud de reacciones entre profesionales taurinos y ganaderos. Según el colectivo, "la maniobra de enfundar y desenfundar toros se ha asentado en prácticamente toda la cabaña brava, una innovación que en principio traía consigo unas intenciones legítimas y loables para la viabilidad de las vacadas de bravo, así como para el propio espectáculo taurino. Sin embargo, con el paso del tiempo las sospechas de manipulación fraudulenta se han multiplicado exponencialmente, creando un vacío legal que, en los veintitrés años que llevamos de siglo, ninguno de los actores y partícipes del entramado taurino ha denunciado".

Elcierredigital.com se ha puesto en contacto con Roberto García Yuste, presidente de la Asociación El Toro de Madrid, para que nos explique el origen de su denuncia.

Como nos cuenta García Yuste, "la Asociación El Toro de Madrid se constituye en enero de 1996 por un grupo de veinte aficionados preocupados por el deterioro de la Fiesta en el aspecto ganadero, empresarial y en el propio desarrollo del espectáculo". Tiene ámbito nacional y entre sus miembros hay aficionados de distintos puntos de España y del extranjero, "todos ellos comprometidos con la defensa de la festividad taurina".

Desde la asociación defienden que “de la misma manera que los ganaderos han de cumplir en sus fincas con los requisitos sanitarios y que los criadores tienen que acatar los preceptos, llegando a hacerlo incluso en presencia de los agentes de la autoridad; ha llegado el momento de regular y legislar el enfundado y desenfundado de los toros”.

Según la Asociación, en la actualidad someter a manipulación las astas de las reses de lidia, hacer la operación de enfundado y desenfundado, a veces en un mueco, otras bajo los efectos de sustancias tranquilizantes, no está sometido a ningún tipo de control ni reglamentación, "lo que no tiene ningún sentido y deja a los espectadores, que tienen el derecho a recibir un espectáculo íntegro (artículos 33.1 y 47 del Reglamento vigente), en una situación de clara indefensión".

Roberto García asegura que “la fuerza, la casta brava y, especialmente, la integridad de los cuernos de los toros bravos, son el epicentro de la ética que legitima la Fiesta de los Toros y su sacrificio en la arena de la plaza”. Por eso, para ellos “la actual inhibición, en cuanto al enfundado y la manipulación conlleva, es un atentado contra los derechos de los espectadores y los principios básicos que regulan el espectáculo”, declara García para elcierredigital.com.

Polémicas similares

Los aficionados veteranos todavía recuerdan la fuerte polémica suscitada en los años noventa a raíz del llamado Reglamento Corcuera, sobre la integridad de astas, que, posteriormente, fue reformado en algunos de sus aspectos más controvertidos, y que desembocó en el actual del año 1996 (Real Decreto 145/1996, de 2 de febrero).

En el año 1998, el Real Decreto 2283/1998, de 23 de octubre, vino a mejorar el artículo 58 del actual reglamento sobre reconocimientos post mortem de las reses, con el fin de comprobar aquellos extremos conducentes a garantizar la integridad del espectáculo.

No obstante, la queja continúa hoy en día: “después de veintisiete años de desarrollo y puesta en práctica, pensamos que ha quedado de sobra demostrada la insuficiencia del Reglamento para controlar, atajar y sancionar las prácticas fraudulentas que atentan contra la integridad del toro de lidia”, sostiene el presidente de la asociación.

Las demandas de la Asociación

−Que la operación de enfundar y desenfundar toros con el objetivo de ser lidiados en festejos taurinos posea una regulación y legislación propia que garantice la intangibilidad de las astas, conforme a los principios de integridad que regulan el espectáculo taurino.

−Que la reglamentación de los reconocimientos post mortem de las reses de lidia sea renovada y actualizada, que ponga en marcha un proceso viable, con los recursos necesarios que garanticen el proceso haciendo uso de los sistemas técnicos y científicos más actualizados. Que se ponga fin a la carencia de medios, de laboratorios de análisis, de deficiencias en la cadena de custodia, etcétera, de manera que los reconocimientos post mortem se practiquen con normalidad y habitualidad en todas las ferias y festejos de España.

−Que el Reglamento se actualice en la cuestión del afeitado y ponga todas las medidas necesarias para atajar este fraude, por ejemplo, sancionando no solo al ganadero sino a todo aquel profesional del sector que lo solicite o lo tolere.

COMPARTIR: