15 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Consejos y claves para alquilar un vehículo en tiempos de COVID-19

La inesperada aparición del SARS-CoV-2 en la ciudad china de Wuhan hace un año ha tenido consecuencias tan imprevisibles como devastadoras a nivel social, sanitario y económico. El mercado de los vehículos de alquiler, como el resto de sectores afectados por la pandemia, ha tenido que adaptarse a las recomendaciones de las autoridades sanitarias adoptando medidas que, en la mayoría de ocasiones, han terminado por afectar también a los propios clientes cliente, quienes han debido cumplir del mismo modo con los nuevos requerimientos. Con los nuevos protocolos todavía activos, es preciso conocer bajo qué circunstancias se puede disfrutar de los servicios de una plataforma de alquiler de coches y cuáles son los aspectos más importantes a tener en cuenta a la hora de formalizar el contrato del alquiler de un vehículo.

Adiós a los programas de alquiler por horas

De entre las consecuencias inmediatas de mayor importancia que tuvo la declaración de la pandemia del coronavirus en el sector del alquiler de vehículos podemos encontrar la supresión total de los servicios de alquiler por horas, ya que entraba en conflicto con los protocolos sanitarios de limpieza e higiene de vehículos requeridos para mantener la actividad y que permitía, de este modo, garantizar la seguridad tanto de conductores como de pasajeros.

Una de las empresas pioneras en acatar y aplicar las nuevas medidas para mantener los altos niveles de seguridad en todos los vehículos de su flota ha sido BeneluxCar, empresa de alquiler de coches con base en distintas capitales europeas y que opera a nivel continental, ofreciendo servicios de alquiler de coches familiares, unipersonales, de lujo y hasta industriales, para el transporte de objetos voluminosos y de mudanzas.

Estipular de antemano las fechas de recogida y devolución del vehículo

Tan importante es concretar la fecha y el lugar de recogida del vehículo como no aplazar la devolución del mismo, además del compromiso de avisar con la suficiente antelación a la empresa responsable en caso de incidencia de última hora o un imprevisto cambio de planes. Ahora más que nunca, cuando el coronavirus todavía sigue presente en nosotros, resulta de vital importancia mantener los horarios concretados de antemano para garantizarnos no solo la devolución del depósito requerido a la hora de formalizar el alquiler, sino para mantener las franjas horarias de los servicios de limpieza y la flota sea desinfectada adecuadamente sin provocar perjuicios futuros a potenciales usuarios.

Permanecer atento a las oscilaciones de los precios

El mercado del alquiler de coches se autorregula en función de la demanda, de modo que es previsible que los precios aumenten conforme así lo haga aquella. Con la sombra de la duda sobrevolando sobre futuros viajes que se puedan realizar en un momento en el que Europa vuelve a adoptar medidas extraordinarias para combatir la expansión de las distintas cepas del SARS-CoV-2, que ha conseguido multiplicar por tres los contagios en países situados al norte, desde BeneluxCar se recomienda mantener las reservas para garantizar la disponibilidad de vehículos en caso de un pico de demanda y poder mantener el precio acordado en el momento de su formalización.

No obstante, si se desea realizar un viaje utilizando los servicios de una empresa de alquiler de vehículos, es recomendable comparar los precios durante los días previos a la formalización del contrato de arrendamiento, de modo que pueda asegurarse la disponibilidad de plazas y comprobar que los precios no sufren variaciones drásticas cuando ya nos hayamos decidido a formalizar el alquiler. Los cambios drásticos que se sufren de manera habitual en un contexto de incertidumbre como el actual puede provocar el encarecimiento los servicios en cuestión de horas.

Contar con métodos de pago efectivos

La formalización del contrato de arrendamiento es un aspecto burocrático que no podemos eludir, y el mercado de alquiler de vehículos no es una excepción en este sentido. “Tanto si nos decantamos por un vehículo con franquicia o sin ella, se nos va a requerir un depósito que debemos satisfacer presentando un método de pago válido con una tarjeta de débito o crédito”, nos explican desde BeneluxCar. “El importe se retiene hasta que el vehículo sea reincorporado a la flota, de manera que se pueda comprobar el estado del mismo y hacer un balance de los posibles daños sufridos durante el trayecto”.

De este modo, es imperativo que comprobemos que disponemos de saldo suficiente o que la tarjeta cuenta con un límite de retención apto como para autorizar la operación a la hora de formalizar el contrato. Cualquier error en este proceso se traduce en la anulación inmediata de la reserva y en el desistimiento del derecho a reclamar cualquier indemnización por pérdida de avión o tren que pudiera derivarse de un imprevisto a cargo del cliente.

Contratar un seguro a todo riesgo

Es un consejo que siempre se debe seguir al margen de la situación sociosanitaria del momento, pero es imprescindible contratar un seguro para no tener que hacer frente a los posibles daños causados a raíz de un accidente o un acto de vandalismo. “La responsabilidad siempre recae sobre el cliente, sea culpable por acción u omisión”, nos indican desde BeneluxCar. “Entendemos que la contratación de un seguro a todo riesgo sin franquicia tiene grandes ventajas para el cliente, ya que la ampliación de la cobertura del seguro puede protegerle de una factura más grande si el vehículo de alquiler se entrega dañado”.

Y es que desde BeneluxCar nos recuerdan que “el cliente es responsable de su automóvil, incluso cuando sufre un acto de vandalismo o robo”. A pesar de que la culpa no recaería sobre nosotros, al ser los titulares del contrato del alquiler del vehículo, sí estaríamos obligados a satisfacer las cantidades derivadas de los daños causados por terceros, tal y como nos explica el equipo de BeneluxCar: “Ninguno [de los incidentes] sería su culpa, pero sí estaría obligado a pagar. Por eso, saber que estás cubierto hace que el viaje sea una experiencia más relajada”.

Existe la posibilidad de reducir el riesgo personal de asumir la franquicia del coche. En el caso de BeneluxCar, sus seguros sin franquicia incluyen la cobertura por daños al techo, la parte inferior, los neumáticos o las ventanas. “De este modo, el arrendatario podrá estar tranquilo porque los daños y el coste de las reparaciones necesarias estarán cubiertas con este seguro adicional”, sentencian.

COMPARTIR: