20 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La cinta está dirigida por Rodrigo Sorogoyen con el guión de Isabel Peña

"Madre" es la película española que deja sin aliento a los espectadores en La Mostra

Fotograma de Madre, con su protagonista.
Fotograma de Madre, con su protagonista.
“Madre” era un título obligatorio durante el certamen veneciano por varios motivos, para empezar es la vuelta del director español Rodrigo Sorogoyen tras ese gigante del thriller que es “El Reino” (2018). Además Isabel Peña (guionista) y él, han aceptado el reto de retomar la historia que les valió una nominación al Oscar a Mejor Corto de Ficción.

Tanto la guionista, Isabel Peña, como el director Rodrigo Sorogoyen, habían puesto el listón muy alto en anteriores títulos y con "Madre" no han defraudado.

La película trata sobre Elena (Marta Nieto), que perdió a su hijo Iván, de diez años, en una playa de Francia. Ahora Elena vive en esa playa y está empezando a salir de ese oscuro túnel donde ha permanecido anclada todo este tiempo.

Según comentaba Rodrigo, su principal objetivo era seguir la historia de la forma más original, pero sobretodo lo más coherentemente, posible. No pararse en ese tramo que hemos visto tantas veces: la investigación policial, los sospechosos…La historia es retomada, no con el objetivo de encontrar respuestas, sino de mostrar cómo lidiar con la pérdida. Esta perspectiva me recuerda mucho a la serie “The Leftovers”, en la que no se trata de dar explicaciones sino de convivir con personajes heridos en la búsqueda de volver a vivir.

Si no habéis visto el corto, es mostrado de nuevo en la primera escena. Os parecerá una de las escenas más poderosas que hayáis visto, es un puñetazo en el estomago desde el comienzo. Solo esa escena, vale la pena la entrada al cine. Más tarde, el filme se muestra con un ritmo diferente, con el que quieren contar la historia de Elena, más pausada y con unos planos angulares de gran belleza.

Curiosamente, a pesar de ser una historia de curación, sus responsables encuentran varios momentos (uno de ellos, la primera escena comentada) para hacer algo que se les da muy bien, construir una escena en la que todo el público empieza a sentir claustrofobia. Esto lo consiguen mostrando al personaje (mucho uso de planos largos y cámara al hombro) meterse por su propia voluntad en agujeros aparentemente sin salida. Lo vimos en “el Reino” en la secuencia de la fiesta o en el balcón, parece que este estilo ya es marca de la casa del realizador de “Que Dios nos perdone”.

Aunque no me ha fascinado como algunos de sus anteriores trabajos, admiro la capacidad del filme para presentarme una historia original, pero sobretodo que está orbitando alrededor de una dinámica entre los dos protagonistas que no sé si había visto antes, “The Reader”(2008) es lo único que se me ocurre y aún así, es bastante diferente.

La primera mitad de la historia resulta fascinante, grandes actores, preciosa fotografía y mucho interés por cómo se resolverá esta historia. La segunda mitad es más o menos disfrutable en función de si apoyas algunas de las decisiones que toma el complejo personaje de Marta Nieto.

Sin embargo, incluso en la segunda mitad la cinta esta provocándote ideas y reflexiones con un relato difícil de clasificar.

 

COMPARTIR: