13 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Vino a conocer nuestro país con 16 años y quedó fascinada por el mundo del toreo que después promocionó en su tierra natal

Muriel Feiner, periodista estadounidense que echó raíces en España tras enamorarse de la tauromaquia

Muriel Feiner.
Muriel Feiner.
Muriel es norteamericana, periodista, fotógrafa, escritora… pero sobre todo ama la tauromaquia. Ha escrito diez libros sobre temas taurinos como “La Mujer en el Mundo del Toro» o el último, editado en inglés: «The Bulls, the Bullfighters and Their World», todo un compendio taurino destinado a los amantes del toro en los países del idioma de Shakespeare.

Proviene de un país en el que aunque nos cueste creerlo, cuenta con una Asociación Nacional de Clubs Taurinos de los Estados Unidos de América (NATC)  que fue fundada en 1962 y la componen once clubs taurinos de diferentes lugares del país como New York, Los Ángeles, San Francisco, Chicago, El Paso (Texas), Houston, Phoenix y Miami…

Muriel Feiner y José Ignacio Herce Álvarez.

Muriel es muy conocida en los ámbitos taurinos pero para quien no te conozca, ¿Quién es Muriel Feiner?

Yo diría que soy una persona muy afortunada, increíblemente afortunada. Gracias a los toros que me han dado tanto, estoy feliz en España. Yo amo mi familia, los toros y viajar.

¿Cómo llegas a tener esta pasión por el toreo?

Con 16 años, vine a conocer Europa y por supuesto a Madrid, donde vine con la intención de ver el Museo del Prado, el flamenco y, por supuesto, los toros. Entonces, a mí, los toros me parecían una crueldad sin sentido y tenía el convencimiento de que en cuanto viera la sangre me marcharía inmediatamente pero tenía que comprobarlo por mí misma para poder opinar. Mi sorpresa fue ver un toro bravo, no una vaca, y a un torero lleno de elegancia y seguridad que ejecutó una verónica –entonces no sabía cómo se llamaba- y yo que estaba a punto de irme, me sentí como hechizada o no sé bien cómo definirlo… y ahí me cambió la vida. Luego fui a Barcelona y vi más toros… y ahí comenzó mi pasión. Pocos años después me vine a vivir a España.

Tienes tanto amor al mundo del toro que incluso te has casado con Pedro Giraldo, un exmatador de toros….

Sí, quién iba a saberlo (Ríe). Nunca me lo imaginé, aunque siempre pensaba en casarme con alguien al que le gustase el mundo del toreo, pero tanto no... (Ríe abiertamente). Son ya 37 años juntos, creo recordar. Él entonces era novillero y yo le hice una entrevista cuando entrenaba en El Batán… Ahí empezó todo (Ríe), pero uno se enamora del hombre, no del torero.

¿Cómo sientes la tauromaquia?

Como una fantástica obra de arte, dificilísima, efímera y que no existiría si no hubiera un púbico que la recordase. Aunque se intente plasmar en lienzo, fotografía o escultura, nunca se puede transmitir lo que solo se siente viendo una corrida, hay que vivirla. Jamás olvidaré una faena de Rafael de Paula en Vista Alegre que solo se puede describir si la has visto, esa faena me marcó mucho.

Este año llevo vistas más de cien corridas y cada vez que voy a una de ellas, antes, me pongo nerviosísima…y no se me pasa hasta que termina, me pasa como a los toreros. Sin darme cuenta, toreo con él.

Mucha teoría sobre el toreo pero ¿Lo has practicado?

Cuando era joven y no se dejaba torear a pie, yo iba a la Casa de Campo de Madrid con un amigo novillero para que me enseñara el manejo del capote, de la muleta…y recuerdo que un guardia que pasaba por allí me pregunto... ¿Pero piensas dedicarte a esto? (Ríe abiertamente).

Con una vaquilla, cuando di mi primer capotazo…sentí lo que siente el torero, una experiencia fuera del cuerpo, como se dice en América. Pero nunca pasé a más de aquello.

Ya hemos hablado de la NATC pero, en tu país ¿cómo se ve el mundo del toro?

Cuando yo vuelvo a mi país después de mi primer  viaje a España me entero de que existe un Club de Toros en Nueva York y allí me planté  con mi timidez, ante un grupo de personas “mayores”, muy entendidas de toros  que me enseñaron mucho, pero antes de los sesenta y de lo políticamente correcto, el americano veía los toros como algo exótico e incluso romántico, con muy buena imagen, de hecho. Ahora no lo entienden,  pero quizá porque no tienen la oportunidad de entenderlo.

 

Muriel Feiner durante una corrida de toros en Ávila. 

Cuéntame algo sobre las corridas de toros a la “americana”.

Hay corridas en California y Tejas, pero sin sangre. No recuerdo si en algún momento hubo alguna corrida con muerte, creo que no. Son aburridísimas, las he visto pero me fui enseguida.

¿Cómo son las peñas taurinas americanas?

Creo que son grandes entendidos y viajan con mucha frecuencia para ver corridas “de verdad”. Algún club de la NATC como Nueva York o Los Ángeles, tienen más de setenta años, o sea que tienen mucha tradición. Ellos buscan lo auténtico.

¿Ha habido toreros norteamericanos?

(Piensa) Creo que habrá habido 12 o 13 matadores de toros. El mejor quizá Robert Ryan,  John Fulton o Sidney Franklyn. Todos ellos fueron toreros “serios”.

¿Cuándo y por qué creas en 1971 el Club Internacional Taurino?

Cuando vengo a España, después de mi experiencia con el NATC, lo primero que hago es intentar entrar en una peña taurina para seguir aprendiendo, pero yo no conocía entonces a nadie en Madrid y me dirigí a  Livinio Stuick que me aviso de que lamentablemente en las peñas no se admitían mujeres. Él me puso en contacto con la Peña del 7 y fíjate, yo era tan vergonzosa que me dio apuro entrar (Ríe) la primera vez…luego ya me reuní con Tomas Martin, el entonces presidente y me confirmo que no podía entrar por ser mujer. Fue él y Rafael Campos de España quienes me ayudaron a crear el Club Internacional Taurino, donde ya no habría limitación de acceso por razón de sexo. Además sirve para mantener contacto con los de fuera, organizar visitas, etc.

¿Qué te parece que en España algunos toreros de nombre estén abogando por las corridas a la portuguesa,  sin muerte?

Desconozco esto pero me parece absurdo. Me parece una práctica hipócrita, el toro va a morir pero no quiero verlo…. muere después, fuera de la plaza. Yo creo que el toro en ese momento no llega a sufrir, es como los toreros, la cornada no les duele, después sí.

¿Es este el futuro de los toros?

Espero que no.

En este momento, ¿Cuál sería el país referente para el mundo del toreo?

Quizá Francia, que va a desbancar a España en todo. Algo que no entiendo….no sé cómo no se reconoce este sentimiento como español, no hay que avergonzarse de ello. Los aficionados franceses no tienen reparos en defender nuestra fiesta y Francia nos da lecciones constantemente. Me gustaría que en España mostraramos el mismo valor en defender lo que es nuestro.

Muriel Feiner fotografiando un momento de la corrida de toros. 

Como periodista que eres, ¿Cuál es a tu juicio el tratamiento que se está dando a la tauromaquia por la prensa de nuestro país? ¿Tienen los toros interés para los medios en este momento?

No, y es muy triste. Solo se ocupa de los toros cuando hay una desgracia. ¿Porque se habla de Gonzalo Caballero…..? Por su relación con miembros de la familia real. Me da mucha rabia,  es algo  nuestro y con unos valores tan grandes que se le debería de dar su sitio a la fiesta, pero no es así.

¿Vamos hacia un toreo más dirigido al espectador que al aficionado?

Todo cabe, el aficionado de verdad sabe dónde tiene que ir. Creo que el aficionado lo que echa de menos es la suerte de varas. Yo no menosprecio nada, admiro a todo el que se pone delante de un toro.

¿Qué opinas de las grandes figuras del toreo actual, crees que dan al toreo todo lo que deberían?

Se dice que las figuras antes hacían “gestas”, ahora ya no.  Ser figura va unido a “gesta”, profesionalidad, capacidad……

¿Torista o Torerista?

Las dos cosas, no me gusta etiquetar y ten en cuenta que para bailar hacen falta dos (Ríe).

¿Un torero sin pensar?

Antoñete.

¿Una ganadería?

Victorino, sin dudar. Para mi “Baratero” fue el toro que me hizo entender lo que era el toro bravo. Con él cambió mi percepción de lo que es el toro bravo.

Cada vez se están dando más indultos, ¿Qué opinión te merece, es un guiño a los animalistas o es una “moda”?

No creo que el indulto cambie la imagen del toreo. Quizá pueda favorecer al torero, al ganadero o a la propia plaza, no lo sé, la verdad. Lo cierto es que no me importa siempre que esté justificado.

La periodista Muriel Feiner en una de sus exposiciones fotográficas. 

¿Qué visión crees que tienen los jóvenes de los toros?

Creo que afortunadamente está cambiando, tal vez gracias a los jóvenes toreros que ahora están en el candelero. Esta temporada he disfrutado viendo a muchos jóvenes en los tendidos, quizá porque estén perdiendo sus complejos. La pena es que no estamos llegando bien a ellos, no hay suficiente promoción.

En tu último libro “The bulls, the bullfighters, and their world”, (Los toros, los toreros y su mundo), recoges entrevistas a personajes relevantes del mundo taurino, ¿cuál de todos ellos te ha impactado más y porque?

Quizá Alvaro Domecq,  por su pasión y sencillez.

Tú has escrito un libro muy interesante sobre la mujer en el mundo del toro, ¿Cuál crees que ha sido y es su papel en este mundillo?

Muy complicado, algunas como Ángela pasaron más tiempo luchando por sus derechos que realmente toreando. Hoy día sigue existiendo esa diferenciación, por más que nos cueste reconocerlo.

¿Qué futuro ves a la tauromaquia en estos tiempos invadidos por el buenismo?

Yo era pesimista hace unos meses, pero con mis investigaciones estoy viendo que durante la historia ha pasado momentos muy malos, pero ahora si no hacemos nada estamos perdidos. Hay que desmontar las mentiras de los animalistas  promocionar más la fiesta.

Ultima pregunta, los toros ¿Son una fiesta?

Quizá no, yo no voy a divertirme, voy a sentir, a emocionarme.

 

La entrevista pierde mucho al no poder transmitir ese gracejo propio del lenguaje del americano hablando en español, porque pese al tiempo que lleva en nuestro país, sigue manteniéndolo. No para de sonreír, transmitiendo esa felicidad de que hace gala durante toda la entrevista. Es por ese carácter, esa alegría y esa calidad humana y profesional que allí por donde pasa deja amistades, entre las cuales confío estar incluido.

*Nota de redacción

Nuestro agradecimiento al Novo Hotel Madrid Center y a su jefa de Relaciones Públicas Lucía Salcedo por su inestimable colaboración en la realización de esta entrevista.

COMPARTIR: