15 de junio de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

En 2008, dos años después de la muerte de la artista, sus hijos Antonio y Carmen demandaron a su padre Junior por ocultarles el patrimonio mexicano

La trastienda del legado de Rocío Dúrcal: La disputa familiar por una herencia de cuatro millones

Junior rodeado por sus hijos Antonio, Shayla y Carmen Morales en el entierro de Rocío Dúrcal.
Junior rodeado por sus hijos Antonio, Shayla y Carmen Morales en el entierro de Rocío Dúrcal.
El enfrentamiento entre Kiko Rivera y su madre Isabel Pantoja por la herencia de Paquirri trae a la actualidad otros enfrentamientos de otras grandes sagas con una herencia de por medio. Una de las más llamativas fue la de Rocío Dúrcal y Junior. En 2008, dos años después de la muerte de la artista, sus hijos Antonio y Carmen demandaron a su padre Junior por ocultarles el patrimonio americano, que hacía ascender el valor de la herencia a 4 millones de euros.

La muerte de Rocío Dúrcal en 2006 dio lugar a una batalla por su herencia entre su viudo, Antonio Morales Junior y dos de sus hijos, Antonio y Carmen Morales. La tercera Shayla siempre se mantuvo en un lugar complicado. Intentando templar gaitas entre su padre y sus hermanos. La ‘Señora de la canción’, como la conocían en México, fundó una de las dinastías más populares del mundo del espectáculo nacional.

María de los Ángeles de las Heras, nació en el madrileño barrio de Cuatro Caminos en 1944 y decidió cambiar su nombre por el más artístico de Rocío Dúrcal con 15 años en 1959. Desde entonces, hasta su fallecimiento en 2006, la cantante grabó 38 discos en vida y se editaron otros nueve tras su muerte. Protagonizó quince películas, una serie de televisión y tres obras de teatro. Obtuvo 54 premios en vida, entre ellos el Hall of Fame de la revista Billboard y un Grammy Latino, y otros 13 a título póstumo.

Se casó en 1970 con otro cantante, Antonio Morales Junior, tras nueve meses de noviazgo. El matrimonio tuvo tres hijos, Carmen Morales, actriz, Antonio Morales, productor musical, y Shaila Dúrcal, cantante que adoptó el apellido artístico de la madre. Junior fue cantante de Los Pekenikes y de Los Brincos y formó dúo con Juan Pardo y se separaron dos años después cunado la Dúrcal dio calabazas a Pardo con Junior.

En la muerte de Junior: La amarga herencia que rompió a la familia Morales

La familia Dúrcal en sus buenos momentos. 

Sin embargo, el título de familia feliz se deshizo pronto tras la muerte de la artista. su viudo realizó un inventario de los bienes que esta había dejado a sus herederos: Varios locales en Madrid, dos magníficos solares en Marbella, la casa familiar de Torrelodones cuya finca rozaba los 10.000 metros cuadrados, y alguna otra propiedad en el extranjero.

Guerra entre padre e hijos

La que fuera niña prodigio testó en 1992 y ahí aparecían las propiedades antes enumeradas que daban un valor a la herencia de la artista de dos millones de euros. Una cifra contundente pero discreta si tenemos en cuenta el nivel de popularidad y éxito de los que gozó la Dúrcal desde que asomara su rostro por vez primera en la pantalla siendo una adolescente en Canción de juventud.

Según el testamento redactado por la actriz la herencia se repartía de la siguiente manera: para su marido el tercio de libre disposición, además del usufructo (en total unos 900.000 euros), 350.000 euros para cada uno de sus tres hijos, las joyas a repartir entre Shayla y Carmen. Por último, donaba en vida a sus hijos alguna propiedad inmobiliaria.

En 2008, dos años después de la muerte de ‘la reina de las rancheras’, Antonio Morales de las Heras descubrió que su madre había acumulado también un importante patrimonio en América que no aparecía tasado en el testamento y que su padre le había ocultado. En América Rocío tenía varios apartamentos en Miami y México y cuentas bancarias. Además, según publicó la prensa en esos meses, Junior habría realizado dos operaciones de venta a través de una sociedad situada en el paraíso fiscal de la Islas Caimán, que era propiedad de Junior y su fallecida esposa. Este patrimonio americano ascendía la herencia de la artista a 4 millones de euros.

Carmen Morales y su padre el día de la boda de ésta. 

Fue entonces cuando padre e hijos comenzaron una guerra en los juzgados por la herencia de Rocío, en la que la pequeña de los Dúrcal intentó mediar. Como consecuencia de esta lucha, Junior anunció su deseo de que su patrimonio fuera a parar a su hija pequeña, Shayla, y a sus nietos, e incluso habría incluido una cláusula en la herencia para que la heredera no pudiera entregarles nada a sus hermanos, que se tendrían que conformar con su parte de la legítima, obligatoria por las leyes españolas.

Afortunadamente, la cosa comenzó a cambiar en abril de 2011. Carmen se casaba con Luis Guerra en Ibiza y como padrino asistía al enlace Junior. Falleció en Torrelodones (Madrid) en 2014, casi años después de su mujer, por causas naturales, cuando tenía 70 años. Por suerte para él, sus últimos años después de un tiempo enfrentados volvió a retomar la relación con los tres hijos que tuvo con Rocío Dúrcal, una falta de la que nunca se recuperó.

La intervención de David Rocasolano

Aun así, los problemas no desaparecieron. A finales de febrero de 2015 se decretó el embargo preventivo sobre el 33% de la casa de Torrelodones por un juzgado de Collado Villalba y que venía motivada por una deuda económica contraída por Antonio hijo con el abogado David Rocasolano. Este polémico letrado conocido por el libro que escribió contra su prima la Reina Letizia, fue el encargado de defender a Antonio y Carmen Morales en la guerra contra su padre. En su momento personas del entorno de los hijos de la Dúrcal aseguraban que no estaban de acuerdo con la cantidad que el abogado quería cobrar por sus honorarios.

 Rocasolano recibió en 2019 un duro varapalo judicial, al ser condenado por la Audiencia de Madrid a un año y medio de prisión, una multa de 34.200 euros e inhabilitación para ejercer la abogacía por un periodo de dos años. Todo venía por la denuncia que le interpuso la familia de Rocío Dúrcal. La condena de la Audiencia se debe a la ilegal revelación de secretos familiares a la periodista María Patiño, presentadora de Telecinco. Hubo una primera sentencia absolutoria para el primo de Letizia Ortiz, pero en segunda instancia fue condenado.

David Rocasolano en una de sus visitas a los juzgados. 

“Tengo intención de defenderme. Voy a recurrir ante el Tribunal Constitucional y ante el Tribunal Europeo de Derechos Humanos, con el debido fundamento jurídico al haberse infringido mi derecho a un proceso con todas las garantías, a la presunción de inocencia y la no arbitrariedad de las resoluciones judiciales” declaró pocas semanas después de su condena. Fue la última vez que habló. Desde entonces ha vuelto a desparecer y no se ha sabido nada más de él. Un personaje secundario en una trama de herencias y rencillas familiares que acabo enlazando, por azar, a la ‘reina de las rancheras’ con la Reina de España.

COMPARTIR: