15 de agosto de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La campaña lanzada por la diputación provincial, que durará hasta el 29 de enero, ofrece bonos de doce euros por compras de productos en lengua vasca

Guipuzkoa lanza su bono cultura y premia con bonificaciones superiores a aquellos que compren productos en euskera

Acto de presentación del bono cultura.
Acto de presentación del bono cultura.
La Diputación de Guipuzkoa ha lanzado este viernes una medida polémica para fomentar la cultura vasca. Ha creado 2.700 vales con doce euros de descuento para compras superiores a 20 euros en libros, películas y discos en euskera y otros 6.000 con ocho euros de rebaja para otros idiomas. El objetivo de este bono cultura es incentivar la adquisición de libros, películas y música en lengua vasca mediante descuentos.

Un año más y coincidiendo con el inicio de la campaña de compras navideñas, el Departamento Foral de Cultura lanza el bono cultura, con el objetivo de incentivar la adquisición de libros, películas y música mediante descuentos.

En esta ocasión y con un presupuesto de 80.000 euros, son 8.700 bonos los que a partir de este viernes, 3 de diciembre, y hasta el 29 de enero, si no se agotan antes, están disponibles en los 64 establecimientos guipuzcoanos que se han adherido a la iniciativa. Doce euros de bonificación por cada compra superior a veinte euros en productos en euskera y ocho en el caso de otras lenguas son los descuentos que, como otros años, ofrece este proyecto.

La iniciativa, ya probada con éxito en los últimos seis años, pretende “estimular, premiar y fidelizar el disfrute de cultura y fortalecer la red comercial y distribuidora de contenidos culturales, como librerías que ofrecen una variada oferta de productos culturales como corresponde a una sociedad moderna y multicultural”, han declarado desde el departamento foral.

Distintivo en las librerías

Los 64 establecimientos de todo el territorio que participan en la iniciativa, los mismos que lo hicieron el pasado año, muestran un distintivo que los hace reconocibles para sus clientes. En total, son 8.700 bonos cultura, de los cuales 2.700 se dirigen a la compra de productos en euskera y 6.000 para la adquisición de libros, discos y películas en otros idiomas. Los primeros bonifican con doce euros cada compra superior a veinte euros mientras que los segundos lo hacen con un plus de ocho euros.

Durante la presentación de la iniciativa, el diputado foral de Cultura, Harkaitz Millán, mostró su agradecimiento a “los establecimientos miembros que se han sumado” a la propuesta, “que nuevamente han confiado en esta campaña que genera cierta fiebre contagiosa por disfrutar de la cultura que deseamos se extienda todo el año”.

El Bonocultura se puede adquirir desde hoy en 64 establecimientos de  Gipuzkoa | El Diario Vasco

Bono cultura.

Millán recalcó que con esta nueva edición “pretendemos que se beneficie el mayor número de personas y también favorecer el comercio cercano y el de toda Guipuzkoa”. Un año más, el formato del bono de euskera, con un mayor incentivo, busca “garantizar el consumo de la cultura producida aquí porque además de potenciar la venta de cultura, queremos impulsar la producción y la creación cultural vasca”.

El bono beneficia la adquisición de libros de cualquier género -excepto los de texto, de estudios y profesionales- y de productos audiovisuales -cine y música- en cualquier soporte. De acuerdo con el procedimiento adoptado en anteriores ediciones, los bonos se han distribuido "en función del equilibrio territorial y comarcal y el peso específico de cada establecimiento”.

Adolfo López Chocarro, presidente del Gremio de Libreros de Guipuzkoa, recordó que estos vales de descuento “vuelan” en cuanto salen a la venta y, de hecho, aseguró que desde su librería Zubieta de Donostia, ya había detectado “clientes que llevaban días o incluso semanas” esperando a que se pusieran a disposición del público.

“Miedo al efecto boomerang"

Esta es la octava edición del bono cultura que se lanza en siete años, ya que en 2020 hubo dos: una especial en verano y otra tras el confinamiento, con el objetivo de reactivar el consumo cultural. En este sentido, el presidente del Gremio de Libreros de Guipuzkoa, López Chocarro, se mostró “moderadamente optimista” respecto al mantenimiento del hábito de la lectura que muchos ciudadanos adquirieron el año pasado, bajo las restrictivas condiciones de vida anti-covid.

“El arranque de las ventas tras el confinamiento fue maravilloso, se disparó el consumo de libros porque la gente se acostumbró a leer. El miedo es al efecto boomerang, ahora que la gente tiene otras alternativas de ocio, pero confiamos en mantener la inercia y fidelizar al público hasta comienzos del año que viene al menos” explicó.

COMPARTIR: