21 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Comienzan las fiestas mayores de San Juan, las famosas hogueras, que atraen a miles de personas a la capital alicantina

Manuel García Castell, presidente de la plaza de toros de Alicante: "Roca Rey ha sacudido la Fiesta como un huracán"

Manuel García Castell / elcierredigital.com
Manuel García Castell / elcierredigital.com
Manuel García Castell, presidente de la plaza de toros de Alicante, está considerado, entre los aficionados taurinos, como uno de los mejores de España por su excelente criterio  y su clara apuesta por la autenticidad de la Fiesta.

Comienzan las fiestas mayores de San Juan en Alicante, las famosas hogueras, que atraen a miles de personas a esta ciudad, que se convierte del 20 al 29 de junio en la capital del fuego, del color, y como no, del toreo, gracias a sus famosas corridas de toros.

La actual plaza de toros de Alicante es uno de los cosos más antiguos de la Comunidad Valenciana. Fue inaugurada en 1888 por Lagartijo y Guerrita y desde entonces celebra sus tradicionales festejos. Al frente del palco presidencial de la plaza se encuentra desde hace diez años, junto a un funcionario de la Policía autonómica, Manuel García Castells, empresario alicantino reconocido por aficionados y taurinos como uno de los dos mejores presidentes de plazas de toros que no son funcionarios de Policía.

Su criterio ecuánime y la búsqueda permanente de la autenticidad en la Fiesta, le ha hecho merecedor del reconocimiento que el prestigioso club universitario taurino D. Luis Mazzantini ha hecho de su trayectoria junto al presidente de la plaza de toros de de Bilbao Matías González. Los dos han sido reconocidos por este club universitario como los mejores presidentes de plaza de toros de España en activo.

Manuel García Castell en el hotel Wellington de Madrid.

Entrevistamos a Manuel, en el otrora taurino Hotel Wellington, aprovechando su presencia en Madrid durante la Feria de San Isidro. Precisamente, nuestra primera pregunta fue dirigida al aspecto impersonal que ofrecía este hotel en relación a lo taurino.

Manuel, ¿qué opinión te merece ver un hotel como el Wellington, otrora centro del mundo taurino de la ciudad durante San Isidro, vacío de ese ambiente tan peculiar que le dio fama mundial y que bullía de toreros, aficionados, curiosos, taurinos y empresarios, antes y después de las corridas?

Pues sinceramente, una lástima. Recuerdo muchas de mis visitas a la Feria de San Isidro y pasar por este hotel a respirar el ambiente de la corrida del día o bien a sus tertulias taurinas después del festejo, donde se escuchaban todas las opiniones de los protagonistas. Eran otros tiempos, donde todo se vivía intensamente, de manera muy personal y sin redes sociales. Hoy en día se ha convertido en un hotel bonito como siempre, pero sin más. Lo taurino asusta a muchos.

¿De dónde viene tu afición y que te lleva al palco de la plaza de toros de Alicante?

Soy muy taurino desde niño. Nací en la calle más taurina de Alicante, la calle San Vicente, camino de la plaza de toros. Veía pasar a las cuadrillas, la banda de música, las mulillas... Aquello me cautivó. Posteriormente, en 1992, fui asesor de las presidencias en la provincia y empecé a recorrer las plazas de Villena, Ondara, Benidorm, Torrevieja, Orihuela.... Después de 18 años como asesor, me propusieron hacer el curso para presidente y tras superarlo en el año 2010, empecé a presidir la plaza de toros de Alicante.

En muchas comunidades autónomas, la presidencia está asignada a funcionarios de Policía, como es el caso de Madrid, pero en otras como Valencia, también a aficionados de reconocida competencia y prestigio. ¿Qué se entiende por reconocida competencia? ¿Están los aficionados preparados para presidir o deberían tener experiencia previa en algo más que dar o no dar orejas, como por ejemplo: apartados, sorteos, corrales y reconocimientos de astas?

Valorar la calidad de un aficionado es difícil. Estoy seguro de que hay aficionados que saben muchísimo más que yo, pero no han tenido la oportunidad de estar en un palco para presidir. Sinceramente, a mí me sirvió la experiencia de 18 años de asesor a nueve presidentes distintos en Alicante, todos policías, a diferentes concejales en la provincia. Es decir, he sido mucho tiempo subalterno para llegar a ser matador. La responsabilidad del palco es del presidente, pero ser asesor tantos años da mucha seguridad para luego tomar tú las decisiones. Ser presidente es muy difícil y poco agradecido.

"El día más difícil que he vivido fue la despedida de Luis Francisco Esplá,que le negué la oreja en el segundo"

¿Cuánto cobran los presidentes?

Nada. Como asesor cobraba 70 euros, pero de presidente, nada de nada. Solo se hace por afición.

¿Están los aficionados preparados para cuando las cosas se ponen mal? ¿Aguantan bien la presión o ayuda a ello ser funcionario de Policía?

Después de muchos años de experiencia , cuando uno se sienta arriba se centra en lo que tiene que hacer y punto, pero es verdad que hay momentos muy difíciles.

¿Cuál ha sido, en tu experiencia de diez años, el momento más difícil que has vivido?

Me equivoqué y aún lo lamento. Sin duda, en 2010, el día de la despedida de Luis Francisco Esplá y la alternativa de su hijo Alejandro, con Morante de testigo y toros de Juan Pedro Domecq. Negué la oreja al maestro Esplá en su segundo, a pesar de la petición mayoritaria del público, porque mi corazón de aficionado pesó más que el análisis objetivo de la petición. Me equivoqué y aún lo lamento.

El presidente de la plaza de toros de Alicante es un gran aficionado.

Manuel, después de tantísimos años de aficionado, ¿cuál es para ti la faena perfecta?

Sin duda la que ocupa todos los tercios de la lidia, desde el toreo de capote, el toreo con la muleta por los dos pitones y, por supuesto, algo que me parece fundamental que la faena no sea larga y la estocada de muerte sea perfecta en sus diferentes modalidades.

La espada, ¿esa que tantos triunfos hace perder?

Sí, en efecto, es la suerte suprema y yo lo tengo muy en consideración. Es más, me gustaría que el público se fijase un poco más en la colocación del acero y si se ejecuta tirándose a matar o si se sale de la suerte. La segunda oreja es potestativa del presidente y para darla es necesario cumplir con este precepto.

¿Qué criterio se sigue con el trapío del toro en una plaza como Alicante?

Que pregunta tan compleja, pero tan interesante. Muchos ganaderos y aficionados creen que el toro con trapío es un toro con kilos, sin embargo, en mi opinión el trapío está principalmente en las astas. Alicante es una plaza de segunda categoría y no puede aspirar al toro de Madrid, pero te aseguro que cuando presido o el toro está integro de astas y en tipo o no pasa el reconocimiento. Hace años me tuve que enfrentar a los veterinarios que querían pasar una corrida sin trapío y me negué. Trajeron más toros con mucho mejor nivel y entonces ellos informaron en contra. Al final se lidió la corrida con mi autorización. Éste es un ejemplo de lo complejo que es presidir corridas de toros. Hoy en día el equipo de veterinarios es excelente.

¿Indulto sí o indulto no en las plazas de segunda?

Si el toro presenta una excelente bravura se ha de conceder el indulto, pero hacerlo de forma abusiva para 'potenciar' la fiesta es un error. El rabo es el trofeo justo en esos casos.

¿En estos momentos quién manda en el toreo?

Hoy se torea mejor que nunca y hay grandes toreros como El Juli, Morante y Talavante, pero la llegada de Roca Rey ha cambiado el aletargamiento de la Fiesta. Es impresionante su concepto del toreo, por poder y mando. La ha sacudido como un huracán. Igualmente el concepto artístico del toreo que tiene Pablo Aguado me parece muy a tener en cuenta.

Para finalizar, ¿qué resumen haces de la Feria de San Isidro 2019?

Ha habido cosas muy interesantes. Ha sido una de los mejores de los últimos años. Destaco las intervenciones de Roca Rey, Ferrera, Ureña, Aguado y Emilio de Justo. Como ganadería, me quedo con la corrida de Adolfo Martín. El público de Madrid es muy exigente y entendido. En Alicante se disfruta quizás más del espectáculo, pero reconozco que me gustaría un tendido 7 en nuestra plaza que introdujera criterios  de exigencia entre los  aficionados.

Dejamos a este joyero alicantino marchar para el almuerzo con su querida esposa Rosa, que le aguarda paciente como siempre, y nos quedamos pensando en sus respuestas y en la forma que tiene de entender la Fiesta. Alicante y su afición tienen un gran presidente, serio y formado, que garantiza sensibilidad y defensa de los valores que permiten que este espectáculo sobreviva muchos años a pesar de los enemigos que tiene, tanto dentro como fuera. ¡¡Gracias Presidente y con su permiso!!

COMPARTIR: