16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Con tan solo 16 años, la joven sueña con convertirse en una de las estrellas del toreo español

Entrevista a Carla Otero: "Para mí el toreo es mi vida, es un sentimiento que llevo dentro y no puedo describir"

Carla Otero, la joven de 16 años quiere ser estrella del toreo nacional
Carla Otero, la joven de 16 años quiere ser estrella del toreo nacional
A primera vista, la imagen que tenemos de Carla Otero es la de una joven de 16 años, de aspecto frágil, menuda, tímida...nada hace pensar que su pasión y su vida son los toros. Pero la realidad es otra, bajo ese aspecto se esconde una joven con mucho carácter, con valor, tenacidad y, sobre todo, con una enorme ilusión en lo que hace.

Carla no concibe el fracaso y lucha cada día por superarse. Delante de un toro Carla se transforma en torero, como quiere que se la llame, y da todo lo que tiene dentro que no es poco, tan solo sea un avance de lo que aún le queda por demostrar, porque apunta maneras, y muchas.

Preséntate tú misma a nuestros lectores y amigos

Soy una chica de 16 años que quiere ser torero y que gran parte de mi tiempo lo dedico por y para ello. También estudio y hago la vida normal de una chica de mi edad.

¿Qué es para ti el toreo?

Para mí ahora es mi vida -asegura sin dudar un instante- , es un sentimiento que llevo dentro y no puedo describir. Sí te puedo decir que estoy absolutamente centrada en eso y no dedico tiempo a nada más, salvo a las cosas esenciales como la familia y estudios.

¿Cuánto tiempo llevas en esto del toreo?

Toreando llevo desde hace tres años.

¿Cuándo y cómo se te ocurre que quieres ser torera?

Lo hice casi a ciegas. Mi hermano empezó a ir a la escuela taurina de Guadalajara y a mí me gustaba mucho ir a verle entrenar, ir a los toros y así conocí este mundo. Luego empecé a entrenar y cuando me di cuenta ya estaba dentro.

IMG_20190830_094407_1

José Ignacio Hercé junto a Carla Otero en Las Ventas

¿Cómo una jovencita de tu edad decide salir a una plaza de toros?

El primer día que fui a la escuela de tauromaquia sentí sobre todo ilusión, que no he perdido desde entonces y eso me ha llevado a tomar la decisión de dedicarme a esto.

¿Cómo llegas la escuela de tauromaquia de Guadalajara? ¿Te lo pusieron fácil?

Entre de la mano de mi hermano David como dije, allí todos ya me conocían por haberme visto con él y el acceso me fue muy fácil, luego ya vienen las pruebas y demás.

¿Qué sientes cuando toreas?

Miedo al fracaso, a no estar bien, eso lo que más temo, quizá más que al toro -sonríe tímidamente- . No me gusta fracasar en nada.

¿Qué es para ti el toro de lidia?

Sin duda el animal más bonito y lo tendría claro, aunque no fuera taurina. Me apasiona su nobleza, sobre todo.

¿Qué sentiste la primera vez que viste venir hacia ti un novillo en la plaza de toros?

Inseguridad, no tenía técnica ni sabía muy bien que hacer. Pero solo fueron los primeros minutos.

IMG-20190829-WA0012

La joven quiere compaginar sus estudios con el toreo

¿Cuál ha sido el toro más grande que has lidiado?

Pues ha sido hace poco, unos 380 kg, son erales que a veces se van un poco hacia arriba o hacia abajo.

¿Qué crees que sentirás cuando venga hacia ti un tren de 500 kg o más?

Torearlo, espero porque si no malo…. -sonríe-. Impone mucho pero no voy a huir de él, el día que lo haga todo se habrá terminado.

¿Qué es para ti el miedo?

Es una sensación -duda un instante- que no me he planteado nunca. Me he plantado la muerte, pero el miedo no. Se tiene miedo como a otras mil cosas.

¿Cuándo has sentido miedo de verdad?

En los tentaderos es donde más lo siento, aunque sean añojas tengo más miedo que en una novillada. En Roquetas, en mi debut de luces, es donde más lo he sentido, pero no al toro sino al público, tuve más pánico escénico que otra cosa al estar en una plaza tan grande. Mi gran miedo ya te digo es al fracaso, a no hacerlo bien.

Algún fracaso habrás tenido. ¿Cómo te lo has tomado?

Alguno he tenido, últimamente con la espada no ando bien…quizá he perdido el sitio y me preocupa porque después de todo el trabajo de muleta y demás la espada falla y lo estropea, pero intento corregirlo.

¿Qué sientes cuando estas en el callejón y oyes el murmullo de la plaza?

Me suelo evadir de esa sensación, no me afecta especialmente porque la presión más fuerte la llevo en mi interior. Intento que no me afecte nada de esto, a veces me evado tanto que ni escucho cuando me jalean un muletazo ni lo que me digan cuando estoy en la faena, yo me centro solo en lo que me diga el maestro o la cuadrilla y nadie más, sino te lías.

Alguna vez has pensado…. ¡no salgo!

No -niega sin dudar-. A veces en el callejón he pensado que pasaría si no saliera…pero solo eso.

Carla, ¿eres supersticiosa?

No -manifiesta rotunda-, no quiero tener manías de capillas o cosas así porque si un día se te olvida o por algo no lo haces, tienes una preocupación que no te conduce a nada bueno. No sé si es bueno o malo, pero prefiero estar libre de esa presión.

A veces cuando estoy en una plaza grande como Roquetas, Albacete, Pontevedra o Alicante pienso, ahora voy a fallar y precisamente es cuando mejor estoy -sonríe-.

¿Has tenido algún revolcón importante?

Si -ríe-, pero no me quita las ganas de seguir, al contrario. Soy dura frente al dolor, quizá cuando me dé una cornada fuerte cambie de opinión- vuelve a reír-.

¿Qué ganadería te gustaría lidiar cuando tomes la alternativa?

Yo ahí discrepo entre ganaderías duras o blandas, el toro siempre es el mismo, yo no lo diferenciaría.

¿Eres de ganaderías duras o más cómodas?

Ahora como no puedo elegir no me lo planteo. Cuando pueda quizá la que en ese momento me permita triunfar.

¿Qué suerte te gusta más?

El natural.

¿Hay algo de lo que tú haces que te pueda definir cómo torera?

Me gusta más la muleta que el capote, pero no quiero parecer soberbia diciendo que hago algo bien -sonríe-.

Cuando sales a la plaza, ¿qué quieres trasmitir al aficionado?

Que va a salir un torero que va a hacer todo lo posible por agradarles. Ahora transmito sobre todo ilusión, valor y ganas de triunfar.

¿Qué te da más miedo, el animal o los aficionados de verdad?

El toro -dice sin dudar- , después lo que más me preocupa es la plaza no tanto el aficionado en sí, al que por supuesto respeto siempre.

¿Qué opinas del indulto al toro?

El indulto es más un triunfo del ganadero que del torero. Yo toreando nunca he sentido el deseo de indultar, como espectador sí. Quizás los antitaurinos pueden tener influencia en que haya más actualmente.

Cuando miras hacia adelante, ¿como te ves?

Ojalá triunfando, es a lo que aspiro, pero no solo en los toros, también en la vida.

¿Crees que puedes ser otra cosa que no sea torera?

Por supuesto. Quiero estudiar ADE (Administración y Dirección de Empresas) y en su momento poder compaginar ambas cosas.

Quien es tu verdadero apoyo para salir adelante en los momentos difíciles.

Mi familia y amigos, pero después de una tarde mala el maestro, que es el me ayudara a evolucionar y a corregir.

Después de una mala tarde, ¿Has llorado alguna vez? ¿En el hombro de quién?

Si claro, pero sola. A veces no es bueno guardarte algo, pero soy así, un poco inconformista.

¿Quién es tu ídolo taurino?

No quiero identificarme con nadie, veo muchos videos de toreros, sobre todo para corregir mis errores, pero quiero mi estilo propio. Talavante, José Tomas y Ureña me gustan mucho.

IMG-20190829-WA0016

Carla quiere tomar la alternativa, pero es algo que ve a largo plazo

¿Cómo te ven tus amigos?

Al principio te miran un poco raro, pero me aceptan como soy.

¿Crees que el público te trata mejor o peor por ser tan joven y mujer?

En la plaza no hay mujer u hombre, solo hay un torero y un toro que no te va a mirar quién eres.

¿Has oído hablar de las maletillas?

Sí, eso ya se ha perdido. Mi abuelo me decía cuando empezaba ¿vas de maletilla?  -ríe-.

Tú ya sabes lo que es salir a hombros, ¿vas necesitando algo más?

Yo siempre quiero evolucionar, quiero crecer y avanzar cada día más. Yo no miro muy lejos, solo triunfar el próximo día que toree.

¿Que sientes ante los ataques de los animalistas?

Que son unos hipócritas e ignorantes.

¿Te apoya alguna administración, patrocinador, etc.? Porque el toreo es caro

La escuela te ayuda a conseguir torear, pero si no trabajas o tienes apoyo familiar es muy difícil seguir.

¿Te sientes a gusto en el que se supone que es un mundo de hombres?

Se ha dicho siempre, pero yo no he notado discriminación. Yo guardo distancias en el patio de cuadrillas, sea hombre o mujer. Yo ahora mismo me siento a gusto, el día que no lo este, tomare otro camino.

¿Para cuándo esperas tomar la alternativa?

Eso es algo a largo plazo, ahora busco el día a día. Sera cuando me vea preparada, no he pensado cuando.

Mientras hacemos la entrevista sentados en las gradas de Las Ventas -su sueño desde niña-, está permanentemente pendiente de las evoluciones que los alumnos de la Escuela de Tauromaquia José Cubero “El Yiyo” están ejecutando abajo en la plaza, no puede evitarlo.

Como me dice su madre Gemma, desde la primera vez que la sacaron a un tentadero ya entusiasmó al maestro Jesús De Alba y desde entonces Carla se está labrando un camino esplendido siempre que no pierda lo que ahora mismo más la define, la ilusión por lo que hace y nosotros estaremos a su lado en la manera que nos sea posible.

COMPARTIR: