26 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Gobierno de Pedro Sánchez no tiene buena sintonía con los editores de ABC, El Mundo y Ten, que recibieron los canales con gobiernos del PP

El Gobierno sopesa bloquear las ventas de licencias TDT con el enfado de los grandes medios

/ TDT
El Gobierno de Pedro Sánchez estudia no autorizar la venta de las licencias TDT de grupos como Vocento, Unidad Editorial o Secuoya, que buscan vender activos no estratégicos para hacerse fuertes en sus negocios tradicionales.

Vocento, Unidad Editorial y Secuoya fueron adjudicatarios de licencias TDT bajo los gobiernos 'populares' de José María Aznar y Mariano Rajoy y estos tres grupos buscan ahora vender estos activos no estratégicos para hacerse fuertes en sus negocios tradicionales (los dos primeros en prensa y el tercero en producción audiovisual).

Este mercado secundario de licencias está inquietando al Gobierno de España, que le encantaría que multimedias como Prisa dispusieran de una señal de TDT. Según cuenta The Objective, el Ejecutivo de Pedro Sánchez estudia bloquear la venta de canales.

Esta postura implicaría que La Moncloa, enfadada con ABC por la investigación que hizo de la tesis de Sánchez, negara a Vocento vender por 12 millones de euros el 55% de las acciones que tiene en Net TV, concesionaria de dos canales de TDT por los que operan Paramount Channel y Disney Channel.

La editora de ABC vendería las acciones a Squirrel Media, propietaria de Bom Cine y deseosa de adquirir otro 20% de Net TV por 4,36 millones de euros a The Walt Disney Company, que estudia sacar a Disney Channel de la TDT para priorizar su negocio en el mercado de las OTT con la ambiciosa Disney+.

Disney Channel. 

La Séptima no encontró licencia TDT

Marcos de Quinto no ha encontrado la financiación ni la señal de TDT estatal que buscaba para lanzar una televisión antigubernamental, La Séptima, que iba a intentar contrarrestar la influencia política de La Sexta.

El exdiputado, respaldado por el empresario Félix Revuelta (Naturhouse), buscaba conseguir 100 millones de euros de distintos inversores. Pero el estudio de mercado no parecía muy próspero al menguar un mercado publicitario que no ha sido suficiente para que proyectos análogos, Trece TV (que acumula unas pérdidas superiores a 100M€) o Intereconomía TV, fuesen viables.

El problema para De Quinto y Revuelta se agravaba por las dificultades para que el Gobierno de España autorizase la cesión de una señal de TDT a un proyecto con evidentes tintes contrarios a los intereses de Pedro Sánchez, por mucho que Unidad Editorial o Secuoya estén dispuestas a vender sus licencias.

La Séptima queda ahora en manos del murciano Grupo Zambudio, que en solitario tendría serias dificultades para poner en marcha un canal de reducido presupuesto como el recién nacido 7NN de Marcos Cuquerella (que emite por la TDT local, plataformas de pago y recursos digitales).

Alejandro Samanes, exdirectivo de Mediapro, fundador de Trece y ex director general de la televisión autonómica murciana, estaba intentando tirar del carro de un proyecto que previsiblemente podría ser abortado.

"Entretenimiento informativo"

Los impulsores del proyecto aseguraban que La Séptima nacía como un canal "de carácter generalista cuyos contenidos se enmarcarán dentro del género de entretenimiento informativo. La nueva cadena televisiva no tendrá adscripción política alguna y no estará supeditada a los intereses de ninguna formación política ni a ningún credo en particular, sino que pretende aglutinar a todos los defensores de las democracias liberales y de las libertades, tanto individuales como de libre emprendimiento, independientemente de sus preferencias políticas".

Y añadían: "En definitiva, el nuevo canal llega para ocupar un hueco en el que no cabrá duda de su inequívoca defensa de la Constitución de 1978 y, por ende, de la monarquía parlamentaria, de la unidad de España, de la separación de poderes y del respeto a las instituciones".

El Pozo no apoyó a La Séptima

Al frente del canal, aseguraban, estarían "algunos de los profesionales más reconocidos y con mayor experiencia en el sector audiovisual a nivel nacional e internacional". Los que no estarán en el accionariado serán los de la compañía cárnica El Pozo, que no invertirá ni un solo euro de los 150 millones de euros que El Independiente aseguraba que el ex de Ciudadanos había conseguido recaudar en los últimos meses.

"En relación con la información que publican hoy bajo el título Marcos de Quinto capta 150 millones para su nueva televisión y pospone su lanzamiento, y el subtítulo Varios de los integrantes de la saga familiar que controla El Pozo han llegado a un acuerdo para ser parte del proyecto, desmentimos nuestra participación en ningún proyecto televisivo como el mencionado", afirma la compañía en una nota enviada a El Independiente.

Este mismo medio especula con la posibilidad de que los dueños de la atunera cartagenera Ricardo Fuentes e Hijos irrumpan en el capital social de una nueva televisión en la que sí estará el Grupo Zambudio.

Esta empresa controla la pequeña y privada Televisión Murciana, ha realizado producciones para la autonómica de la Región de Murcia (7RM) y controla algunos medios regionales SoloRadio/Radio Marca (Región de Murcia y Castilla-La Mancha), Élite Murcia, Murcia Diario y Economía de Mallorca.

COMPARTIR: