02 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La figura de los líderes ejecutivos ha sido crucial durante el mandato de la soberana británica, con personajes como también Margaret Thatcher

La serie 'The Crown' regresa con polémica sobre los primeros ministros de Isabel II: De John Major a Tony Blair

La soberana Isabel II junto a algunos de los primeros ministros británicos.
La soberana Isabel II junto a algunos de los primeros ministros británicos.
La serie 'The Crown' ha regresado con una nueva temporada marcada por los peores años de la reina Isabel II. La soberana definió 1992 como su 'annus horribilis' y en el que el exprimir ministro John Major fue un gran apoyo. El exlíder conservador tuvo que hacer frente a una sucesión de acontecimientos históricos durante su mandato como los divorcios de los príncipes o la reforma del Britannia Sus coetáneos Margaret Thatcher o Tony Blair también marcaron el reinado de la monarca británica.

La quinta temporada de la serie The Crown ha regresado con una sucesión de acontecimientos históricos que marcaron los peores años del mandato de la reina Isabel II. Entre los hechos que formaron parte de lo que la monarca denominó como el annus horribilis figuran el incendio del Castillo de Windsor, los divorcios de sus hijos los príncipes Carlos, Ana y Andrés o la polémica reforma del yate Britannia. 

Uno de los personajes clave del elenco de la nueva entrega de la producción de la plataforma Netflix es la del exprimer ministro británico John Major quien ostentó el cargo durante siete años tras la renuncia de su predecesora Margaret Thatcher. El líder del Partido Conservador fue un gran apoyo para la reina durante el annus horribilis aunque no ha sido el único líder ejecutivo cuyo mandato ha estado marcado por la polémica.

De la tirantez con Margaret Thatcher a la admiración por Theresa May

La reina Isabel II fue la monarca más longeva de la historia y a lo largo de su mandato asistió al nombramiento de un total de 15 primeros ministros británicos. Desde Winston Churchill por el despacho de la monarca han pasado políticos con los que no siempre ha mantenido una relación cordial. De todos los líderes, han sido tres mujeres las que han ocupado el número 10 de la calle Downing Street y aunque  fueran líderes femeninas el vínculo no siempre fue estrecho.

Puede que muchos de los seguidores de la serie se sorprendieran de la compleja relación entre la reina Isabel II y la líder conservadora Margaret Thatcher que ocupó gran parte de la cuarta temporada de The Crown. La Dama de hierro tuvo que hacer frente a la política liderada por personalidades masculinas por lo que se vió obligada a reivindicar su figura y aunque buscó el apoyo de la monarca no lo encontró.En su relación reinaba la tirantez.

La ex primera ministra era recta y su personalidad aburrida. La reina Isabel II acostumbraba a invitar a los primeros ministros británicos a pasar unos días al Castillo de Balmoral donde no todos lograban superar la conocida Prueba de Balmoral

The Crown': así fue en realidad la relación entre la reina Isabel II y Margaret  Thatcher | Vogue España

La reina Isabel II junto a la ex primera ministra Margaret Thatcher.

Si bien a algunos se afincaban y se resistían a dejar la residencia vacacional de la familia real británica Thatcher dejaba el castillo días antes de lo previsto y por supuesto no superó el examen. La exlíder conservadora renegaba de los paseos por el campo, las jornadas de caza y los paseos a caballo. Aquel complicado vínculo se mantuvo hasta la renuncia de la Dama de Hierro aunque días después la reina le otorgó la Orden del Mérito. 

A diferencia del vínculo que mantuvo con Thatcher, junto a la conservadora Theresa May la relación era muy positiva e incluso divertida. La soberana esperaba con impaciencia las audiencias junto a la exlíder. La política británica asistió al igual que miles de personas a despedir a la soberana tras su fallecimiento y de hecho reveló ante el Parlamento una divertida anécdota junto a Isabel II en Balmoral con un trozo de queso que ocasionó las carcajadas de los allí presentes.

La mano azul de la Reina Isabel II, uno de los indicios de sus problemas de  salud - NIUS

La reina Isabel II junto a Liz Truss.

La última líder de los Tories Lizz Truss fue una de las últimas personas que se reunió con la soberana días antes de su fallecimiento tras ser nombrada primera ministra británica en Balmoral. Allí se tomó la instantánea que ha pasado a la historia como la ‘foto maldita’. Como líder hizo frente a la muerte de la reina y ostentó el cargo durante 45 días, de los cuáles pasó 10 de luto. Ha sido la líder ejecutivo cuyo paso por el número 10 de Downing Street ha sido el más breve de la historia.

El apoyo de John Major y la indisciplina de Tony Blair

El hecho de que el conservador John Major fuera el primer ministro británico más joven durante el reinado de Isabel II despertó cierta sensación de desconfianza ya que la edad de sus predecesores era más cercana a los años con los que contaba la soberana y por tanto, podía ser el primer líder político que no tuviera la experiencia suficiente para asumir el cargo. 

Sin embargo, el líder del Partido Conservador demostró con creces su valía. Se convirtió en un apoyo para la soberana durante los peores años de su reinado. El líder ejecutivo fue una figura clave en cuanto a la polémica reforma del Britannia y fue él quien dió luz verde a la remodelación del ‘palacio flotante’.

De Churchill a Truss: los 15 primeros ministros de la reina Isabel II de  Inglaterra

Isabel II junto al exlíder británico John Major.

Su edad también fue uno de los motivos para acercarse a los príncipes de Gales y fue el encargado de leer el comunicado de separación en el Parlamento británico. El apoyo que mostró el líder de los tories a la soberana británica durante el annus horribilis fue crucial y junto a Lady Di su relación fue excelente al igual que con sus hijos los príncipes Guillermo y Harry, de hecho fue nombrado su tutor en representación de los intereses en el testamento tras la muerte de su madre.

En mayo de 1997 John Major abandonaba la residencia oficial tras perder las elecciones contra el líder del Nuevo Laborismo Tony Blair. Digamos que el vínculo entre el matrimonio Blair y la soberana no era muy satisfactorio pues la pareja odiaba Balmoral. Fue la esposa del primer ministro Cherie Blair quien no comulgaba con el amor a la monarquía pues se declaró republicana y poco indiscreta ya que llegó a publicar unas memorias en las que revelaba conversaciones íntimas con la monarca e incluso detallaba las relaciones sexuales que mantenía junto al líder ejecutivo en Balmoral.

Isabel II, en cifras: los récords de la monarca en 70 años de reinado

El matrimonio Blair junto a Isabel II y el Duque de Edimburgo.

A comienzos de su mandato el primer ministro se enfrentó a un acontecimiento que revolucionó a la monarquía británica: La muerte de Diana de Gales. La familia real británica se blindó en el Castillo de Balmoral y el pueblo comenzó a inquietarse ante la ausencia de reacción de la reina Isabel II.

El líder laboralista tuvo que tomar las riendas tras aquel cataclismo que sacudió a la realeza británica y ante la falta de respuesta por parte de Balmoral comenzó a elaborar un discurso en el que por primera vez se refirió a Lady Di como la ‘princesa del pueblo’. La iniciativa por parte de Tony Blair fue entendida desde Buckingham como una falta de disciplina grave. Las palabras que ofreció la reina Isabel II fueron seguidas por millones de personas. Blair dimitió en 2007 como uno de los líderes que más aversión mantuvo con la soberana

 

COMPARTIR: