16 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Rodó al lado de figuras como Bette Davis y Paul Newman y entre sus amantes se encuentran nombres como Frank Sinatra o Warren Beatty

Joan Collins: La historia de la estrella que sirvió de 'gancho' para que Moreno consiguiera financiación para su serie

José Luis Moreno y Joan Collins.
José Luis Moreno y Joan Collins.
Joan Collins era, junto a Denise Richards y Jane Seymur, el gran reclamo de José Luis Moreno para la faraónica superproducción 'Glow and Darkness', por la que le acusa de haberle engañado el millonario argentino Alejandro Roemmers. Una serie que pretendía superar en espectacularidad a 'Juego de tronos'. Collins era la principal baza internacional con la que contaba Moreno para una producción de este calibre. La actriz inglesa es una superviviente del cine clásico.

Glow and Darkness se presentó al público como una superproducción internacional “de una complejidad y calidad inédita en España”, tal y como aseguró el propio Moreno en el año 2018. Basada en la vida de San Francisco de Asís, en su reparto figuran estrellas de la talla de Joan Collins, Denisse Richard y Jane Seymour. Su altísimo presupuesto, de más de 200 millones de euros, apuntaba entonces a que se trataría de un faraónico proyecto a la altura de series de gran éxito como Juego de Tronos.

Previsto su estreno para marzo de este año, no obstante parece que, al menos de momento, la serie no verá la luz. En este sentido, José Luis Moreno ha afirmado que tiene rodados alrededor de 2.000 minutos de serie. En una carta enviada al juzgado, el promotor de series como 'Aquí no hay quien viva' asegura que de esos 2.000 minutos rodados "1.500 son útiles, esto es, prácticamente 35 capítulos de 45 minutos cada uno. Estos capítulos están pendientes de flashbacks y efectos especiales y eso lo sabe el Sr. Roemmers". Parte de la justificación del altísimo presupuesto estaba precisamente en la contratación de actores de gran renombre internacional: la principal, la mítica Joan Collins. 

Una superviviente de la Era de Oro del cine

Joan Collins es, a los 88 años, una superviviente de la conocida como Edad de Oro del cine. En los años cincuenta fue lanzada como 'la vampiresa del Cinemascope' y, tres décadas después, tuvo la oportunidad de vivir un resurgimiento de su fama gracias a la pequeña pantalla y al fenómeno del culebrón Dinastía en el que aportaba un punto de elegancia europea convirtiéndose en el personaje favorito de los fans de la serie. 

Nacida en mayo de 1933 en Londres, Joan Collins era hija de un agente teatral y su madre también se dedicaba al mundo del music hall. Pronto ella siguió los pasos familiares destacando por su melena negra y sus grandes ojos claros. Un contraste que en su país le daba un punto de exotismo. Antes de dar el salto al cine se hizo popular por sus fotografías en bikini en varias publicaciones. Muchos aseguraron que era la respuesta británica a las explosivas maggioratas italianas como Silvia Mangano o Gina Lollobrigida que triunfaban en el viejo continente. 

En bikini a los 19 años. 

Tras algunos papeles secundarios, su gran descubrimiento fue en el thriller Mujeres en la calle (1953). En 1955 participa en El favorito de la Reina (1955) junto a Bette Davis. Joan Collins aseguró que la estrella americana la trató especialmente mal durante el rodaje. Este filme hizo que Hollywood se fijara en ella. 

Hoy su película más recordada es Tierra de faraones (1955), un gran espectáculo histórico dirigido por Howard Haws y con guion de William Faulkner. La Warner la había hecho un contrato importante e intentó lanzarla como una nueva Elizabeth Taylor. Sin embargo, salvo La chica del trapecio rojo (1955), ninguno de sus filmes destacó especialmente. Sus rodajes siempre llamaban la atención de la prensa por motivos extracinematográficos. Durante la filmación de El ómnibus perdido (1957) acabó a tortas con la malograda sex-symbol Jayne Mainsfield a la que siempre se refiere como "aquella chica de las tetas enormes". En 1962, tras rodar Dos frescos en órbita, volvió a Europa. 

Con Warren Beatty. 

En los años sesenta y setenta no tuvo oportunidad de rodar con ninguno de los grandes creadores europeos del momento ni de tener importantes éxitos comerciales. Fue enlazando varios productos de serie B pertenecientes a los más variopintos géneros en distintos países, lo mismo tocaba una cinta de terror en su Reino Unido natal que un western en España o una comedia semierótica en Italia. A  finales de los 70 cambió su suerte. Su hermana Jackie se había convertido en escritora de éxito y Joan protagonizó en Reino Unido dos adaptaciones de sus obras, La zorra (1978) y El semental (1979). Dos productos llenos de erotismo e iluminación más propia de reportajes del Vogue, que resultaron ser dos grandes éxitos de taquilla. 

El resurgir

Dinastía cerró su primera temporada con el morbo sobre la aparición de un personaje hasta ese momento desconocido, Alexis Carrington, primera esposa del protagonista de la teleserie. Durante meses se especuló con el nombre de la actriz que lo interpretaría. Aaron Spelling quería a una mujer que dotase de elegancia a una serie que era netamente americana y demasiado atada a la estética kitsch. Así que pensó en actrices europeas. Se barajaron los nombres de Elizabeth Taylor y Sofía Loren. Finalmente, Joan Collins fue la elegida. 

En 'Tierra de faraones'. 

Supo entrever la oportunidad que se le ponía delante. "El personaje no tenía carne pero yo decidí llenarlo, hacerlo fascinante", contaría años más tarde la actriz. El éxito la llevó a saber jugar sus cartas: creó una marca de complementos con su nombre, lanzó una muñeca con los vestidos de su personaje en la serie, editó libros y aunque tras pedir un aumento de sueldo, fue despedida, su carrera ya había retomado el vuelo y desde entonces fue enlazando series (las últimas los culebrones Benidorm y Mujeres de futbolistas o la comedia The Royals), cine (ha rodado tanto filmes comerciales como a las órdenes de autores como Steven Berkoff en la alabada Decande), obras de teatro y presentaciones personales. 

Cinco matrimonios 

Como corresponde a una estrella del cine clásico también su vida matrimonial ha sido especialmente llamativa. Ha estado casada en cinco ocasiones, la primera con el actor inglés Maxwell Reed entre 1952 y 1957. En 1963 se unió al showman Anthony Newley. Su matrimonio se rompió en 1971 después de dos hijos en común. Un año más tarde llegó Ronald S. Kass, un pretendido galán que nunca llegó a triunfar realmente, con el que tuvo una hija. Tras un nuevo divorcio se unió a Peter Holm en 1985 pero el asunto sólo duró un año y acabaron en los tribunales. 

Desde 2002 está casada con Percy Gibson, un médico varios años menor que ella. Al margen de sus matrimonios, la actriz vivió sonados romances con populares nombres del mundo del espectáculo como Frank Sinatra, Harry Belafonte y, especialmente sonado, Warren Beatty. Joan lo acusó de incumplimiento de promesas ya que su intención era casarse con él después de romper su primer matrimonio en 1957 pero el asunto se quedó en un fugaz y ardiente romance recordando años después la propia Joan las proezas sexuales del galán americano. 

COMPARTIR: