30 de octubre de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Primero calificó de “sarta de estupideces” lo afirmado por Rodríguez Uribes sobre la Cultura para luego decir que "es un gran funcionario público"

Juan Echanove, el actor de las dos caras: Crítico y después súbdito del Ministro de Cultura ante la indignación del sector

Juan Echanove.
Juan Echanove.
Las duras y críticas declaraciones de Juan Echanove contra el Ministro de Cultura, José Manuel Rodríguez Uribes, que se convirtieron después en adulación han generado indignación en los representantes oficiales del sector que tienen que negociar con el titular de esta cartera para que adopte medidas concretas para salir de la crisis económica. “Es indignante, él es sólo actor. Realmente no conoce nada de las entrañas de la empresa cultural”, aseguran a elcierredigital.com expertos del sector.

Las primeras declaraciones descalificantes del actor Juan Echanove en contra del Ministro de Cultura José Manuel Rodríguez Uribes en su Instagram, han pasado luego a adulaciones y "piropos" sobre el titular de esta cartera ministerial realizadas por el propio actor en algunos programas de televisión.

Echanove, al que ya sus compañeros de profesión definen como "el actor de las dos caras" calificó de “sarta de estupideces” las declaraciones del titular de Cultura cuando dijo aquello de “primero la vida y después el cine” y anunció que no iba a haber medidas concretas para el sector. “Por lo que a mí respecta ya no eres mi Ministro de Cultura, porque si no tengo cultura, ¿para qué coño quiero un ministro? Me tienes caliente, Uribes”, clamaba entonces el actor desde sus redes sociales.

Sin embargo, solo horas después entonó el mea culpa en determinados programas de televisión con más de quince minutos de alocución de perdón, lo que le ha valido ser denostado por muchos de sus compañeros de profesión por su supuesto doble juego. Así, en el programa Espejo Público llegó a decir: “El tono que yo utilicé con el Ministro no se debe utilizar y yo me pasé cien pueblos. He tenido oportunidad de hablar con el ministro y darme cuenta de que es un hombre excepcional, muy buena persona y un gran funcionario público”, matizaba en el matinal de Susanna Griso, entre el sonrojo y malestar de sus muchos de compañeros que hoy están en la ruina. 

Esta actitud pasiva, del que se considera miembro de la Academia de las Artes Escénicas, ha molestado a algunos representantes del sector cultural que sí que están manteniendo contacto con el titular de Cultura. “Es indignante, él es sólo actor, un componte más del engranaje. Ultimamente solo interpreta series de televisión, con eso no hay más que decir de lo que ha podido pasar con su cambio de actitud. Y, realmente, no conoce nada de las entrañas de la empresa cultural”, aseguran a Elcierredigital.com trabajadores del sector con varios años de experiencia en la gestión cultural.  

Sin embargo, “el sector no va a decir nada por miedo a Echanove y a los que están detrás de él, que son los que le han hecho rectificar. La gente se ha callado entre lamentaciones. Nadie va a hablar en nombre de ninguna asociación. Este sector es muy cobarde.  Y nadie va a decirle nada, aunque haya molestado y mucho”, aseguran.

“Hay gente que está trabajando para llegar a un acuerdo con el Gobierno y estas cosas están fuera de toda lógica y menos en estos momentos. Su discurso fue titubeante y con evidente falta de datos porque no conoce la realidad del sector. Decía una cosa y luego la contraria, recordaba a veces al peor Mariano Rajoy”, puntualizan. “Creemos que Rodríguez Uribes va a cambiar de actitud, o al menos eso esperamos, pero estamos convencidos de que a Echanove le han pegado un tirón de orejas”, añaden.

Una vida como actor, no gestor

Juan Echanove Labanda nació el 1 de abril de 1961 y lleva casi cuatro décadas dedicado al mundo de la interpretación, una especialidad que estos días ha llevado al grado máximo. Su primer gran éxito lo obtuvo en la adaptación cinematográfica de la obra de Valle-Inclán Divinas palabras (1987) junto a Ana Belén, Esperanza Roy e Imanol Arias. Esta película le valió un Goya al Mejor Actor de Reparto.

Seis años después obtuvo el correspondiente a la interpretación masculina como protagonista por su peculiar encarnación de Francisco Franco en Madregilda (1993). Entre las películas que rodó a partir de entonces destacan Mi hermano del alma (1993), Suspiros de España (1995), Los años bárbaros (1998) o Alatriste (2005) donde se puso en la piel de Francisco de Quevedo. Sin embargo, su papel más recordado fue el rol masculino protagonista en la obra de Pedro Almodóvar La flor de mi secreto (1995) con Marisa Paredes y Rossy de Palma. Su interpretación le valió un duro enfrentamiento con el crítico de cine Carlos Boyero.

En el mundo del teatro ha interpretado montajes de gran éxito como El verdugo (2000) y más recientemente Rojo (2018), junto a su compañero de televisión Ricardo Gómez, y La fiesta del Chivo (2019-2020), versión escénica de la célebre novela de Mario Vargas Llosa.

Sin embargo, su salto a la popularidad le llegó con su participación en series de televisión como Turno de oficio (1984), Chicas de hoy en día (1991), Hermanos de leche (1994) y, más recientemente, Cuéntame cómo pasó donde interpretó durante años a Miguelón, el hermano de Antonio Alcántara (Imanol Arias).

La declaración crítica contra el ministro de Cultura, José Manuel Rodriguez Uribes, no es el primer arrebato de genio que ha protagonizado el actor ante unas cámaras. En 1995 mantuvo una seria pelea dialéctica en el programa de televisión de Antxón Urrosolo Nadie es perfecto (TVE) con Jesús Gil, entonces presidente del Atlético de Madrid y alcalde de Marbella, a cuenta del Partido Comunista y de la crítica a los idiomas catalán y euskera ante la presencia, entre irónica y estupefacta, de Moncho Alpuente y Fernando Sánchez Dragó.

Sin embargo, en esta ocasión el actor se ha mostrado más comedido, ya que inicialmente remató su discurso recitando un poema de Quevedo para luego convertirse en súbdito.

COMPARTIR: