23 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Los duques de Sussex, que residen en EE.UU desde que rompieron con la Corona inglesa, fueron premiados por su compromiso en la lucha contra el racismo

Meghan Markle y el Príncipe Harry, su vuelta a la vida pública tras los conflictos con la Casa Real británica

Meghan Markle y el Príncipe Harry
Meghan Markle y el Príncipe Harry / Recogiendo el Premio Presidente de los Naacp Image Awards
Los duques de Sussex, Meghan Markle y el Príncipe Harry, recibieron el pasado sábado 5 de febrero el Premio Presidente de los Naacp Image Awards (Asociación Nacional para el Avance de las Personas de Color) por su activismo y su compromiso con la lucha racial. Se trata de su primera aparición en público en lo que llevamos de año y desde su ruptura definitiva con la familia real británica por las diferencias y polémicas que mantenían.

Los duques de Sussex aparecieron el pasado fin de semana –por primera vez en público– en el evento de los premios Naacp Image Awards. Allí recibieron el galardón de reconocimiento a los que honran y visibilizan a  la comunidad negra en Estados Unidos y luchan activamente por los derechos de las personas racializadas. 

Meghan Markle y el Príncipe Harry llevan años activos reivindicando justicia sobre la opresión sistemática que han sufrido históricamente las personas afrodescendientes. Durante estos dos años de pandemia, fundaron un refugio en Texas (Estados Unidos) sin ánimo de lucro para ayudar a mujeres maltratadas, el Genesis Women's Shelter & Support.

También crearon una asociación, que presenta diferentes actividades de ayuda social, con programas de ayuda a la educación, violencia sexual, y concienciación del  cambio climático. Su fundación da cobijo y ofrece protección a las diferentes minorías que no pueden acceder a recursos humanos básicos tras los estragos de la pandemia.

Por toda su labor y ayuda humanitaria, su apoyo contra el odio y la desigualdad de las minorías, en concreto de la comunidad afroestadounidense, han sido reconocidos con el galardón que recibieron en la edición número 53 de los premios NAACP. Al recibir el premio, también mandaron un mensaje de apoyo a la lucha del pueblo ucraniano con motivo de la guerra de Ucrania.


Meghan Markle y el Príncipe Harry, un amor desafiante

El romance comenzó con una cita a ciegas entre la actriz estadounidense y el Príncipe de la Monarquía británica. Un año y medio después de relación a distancia, ambos la hacían pública a través de un comunicado del Palacio de Kensington, donde se referían a Meghan Markle oficialmente como la novia de Harry, introduciéndola en la realiza británica.

La exactriz se convertió oficialmente en un miembro de la familia Windsor y comenzaron a acudir juntos a los primeros actos oficiales regidos por la monarquía, presentándose formalmente como pareja.

La reina Isabel, Meghan Markle y Harry.

Casi dos años después de comenzar su relación, Meghan Markle tuvo un encuentro oficial en el Palacio de  Buckingham con la Reina Isabel II, donde pudo conocerla. No fue hasta noviembre de 2017 cuando el príncipe Carlos emitía un comunicado oficial anunciando públicamente su compromiso de matrimonio: “Su Alteza Real el Príncipe de Gales está encantado de anunciar el compromiso del Príncipe Harry con la señorita Meghan Markle. La boda tendrá lugar en la primavera de 2018. (...) Su Alteza Real y la señorita Markle se comprometieron en Londres a principios de este mes. El Príncipe Harry ha informado a Su Majestad, la Reina, y a los otros miembros cercanos de su familia (...) La pareja vivirá en Nottingham Cottage, en el Palacio de Kensington”.

Diferencias con la Casa Real británica

Los conflictos y problemas internos con la familia británica tendrían lugar dos años después de la boda. Durante su relación no todo ha sido un camino de rosas, pues la pareja ha tenido que lidiar con infinidad de conflictos internos dentro de la realeza británica. Por ello, Meghan comunicó a la institución su decisión de abandonar la Casa Real y ambos se mudaron a Estados Unidos, donde residen actualmente con sus hijos.

Harry y Meghan con sus dos hijos, Archie Harrison y Lilibet Diana.

Otra de las confrontaciones que también tuvo una importante proyección pública ha sido la mala relación existente entre Kate Middleton, la esposa del príncipe Guillermo, y Meghan Markle, manteniendo una dinámica de reproches, actitudes desmedidas y malos gestos.

Marginados por los miembros de la Corona británica, fuertemente criticados por los medios de comunicación y tras los presuntos constantes ataques discriminatorios y racistas por parte de la familia real británica, la pareja tomó la decisión de renunciar por completo a sus responsabilidades y cargos oficiales en la Corona Británica, con plena independencia económica de la realeza y desligándose de todo lo que esto conllevaba.

Racismo en la Familia real británica

Otro de los motivos principales por los que la pareja decidió alejarse de la familia del Príncipe Harry, fue por las presuntas muestras de racismo que sufría la Duquesa de Sussex, ya que Meghan es la primera mujer de color que ha formado parte de la Corona Británica. Uno de ellos, fue el broche con el que se presentó la princesa Michael de Kent, que representaba ciertos tintes de ideología racista. Sin lugar a dudas, el racismo en las instituciones monárquicas de Reino Unido está arraigado de una forma diferente (en parte, por la historia que le precede), y eso chocó de lleno a la duquesa de Sussex, con prejuicios y aprensión sobre su raza.

Además, la duquesa ha revelado la preocupación que sufría especialmente porque la familia real le cuestionó el color de piel que podría tener su hijo cuando naciera, con comentarios racistas respecto el aspecto de la piel del bebé. 

Todas estas declaraciones salieron a la luz en la entrevista que dieron Meghan y Harry a la CBS, con Oprah Winfrey, donde no sólo habló de racismo sino que también declaró que sufrió graves problemas de salud mental mientras permanecía ligada a la casa británica, llegando a tener pensamientos suicidas. Meghan comentaba que cuando trató de pedir ayuda a una autoridad de alto rango, le dijeron que "no podían hacer nada por ella".

El Príncipe Harry y Meghan Markle en la entrevista con Oprah Winfrey.

Lo cierto es que en la monarquía británica a Meghan Markle siempre se la ha visto como la “mala de la película”. La han acusado de manipular al Príncipe Harry para alejarle de la familia monárquica, de malos gestos ante la realeza (comparándola siempre con Lady Di) y de las intenciones ocultas que querría tener en la institución.

Todas las referencias discriminatorias y las malas relaciones con los miembros de la familiaque sufrían los Duques de Sussex, formaron parte de la decisión de empezar una nueva vida independiente de la monarquía, alejados del Reino Unido.

COMPARTIR: