10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La austriaca vivió una apasionada historia con Alain Delon y en sus últimos años vivió varias desgracias, siendo la más dura la muerte de su hijo

Cuarenta aniversario del adiós a Romy Schneider: Nos enamoró como 'Sissi' y se quitó la vida

Romy Schneider en 'Sisis' (1955).
Romy Schneider en 'Sisis' (1955). / El 29 de mayo de 1982 fue encontrado su cuerpo sin vida en su piso de París.
El 29 de mayo de 1982 Romy Schneider fue hallada sin vida en su piso de París. Se hizo inmensamente popular con el papel de 'Sissi' pero dio un giro a su carrera y su vida cuando conoció al galán francés Alain Delon con el que vivió una de la historias de amor más comentadas de la historia del cine. Después del suicidio de su primer marido, el abandono de su segundo marido y la muerte de su hijo en un accidente de su hijo mayor decidió quitarse la vida.

El 29 de mayo de 1982 a la 7:30 de la mañana el cuerpo de la actriz Romy Schneider fue hallado por su entonces pareja, el productor Laurent Pétin. Una carta sin terminar, un bolígrafo en el suelo y una botella de vino vacía completaban la escena. Para la inmensa mayoría parecía claro que se trataba de un suicidio. En los últimos años la actriz vivía inmersa en una profunda depresión y su dependencia del alcohol había ido en aumento. 

Rosemarie Magdalena Albach nació en Viena el 23 de septiembre de 1938. Sin embargo, ella siempre se sintió alemana y posteriormente francesa. Hay que recordar que cuando ella nació Alemania ya  se había anexionado Austria y que su madre, la actriz Madga Schneider era alemana y, además, una de las principales estrellas de cine del III Reich. Las posiciones políticas de su madre siempre persiguieron a Romy que se negaba a hablar de ellas y de la buena relación de Magda con el poder nazi. Nunca quiso aclarar si, tal y como aseguraban algunas biografía, había sido amante de Joseph Goebbels, el Ministro de Propaganda de Hitler. 

Desde pequeña Romy quiso ser actriz y debutó en el cine con Lilias blancas (1953). Tenía sólo 15 años y la acompañaba su madre. La cinta, un almibarado melodrama, que fue todo un éxito en Alemania. A partir de ese momento llegaron sus filmes más populares, en los que interpretaba a Isabel de Baviera, la mítica Sissi, cuya historia, manipulada y pasada por un filtro rosa, contó en tres películas seguidas: Sissi, Sissi Emperatriz y El destino de Sissi. Las cintas se estrenaron en toda Europa y convirtieron a Romy en una estrella. En España llegó a haber una publicación llamada Sissi y hasta caramelos. El éxito en nuestro país propició que hubiera una respuesta en clave nacional con ¿Dónde vas Alfonso XII? (1958). 

Con Alain Delon en París

Al llegar a los veinte años su carrera estaba dirigida por su madre y sus películas, Kitty, Los jóvenes años de una Reina o La panadera y el emperador, seguían el mismo corte y comenzó a estar harta de repetir siempre el mismo patrón. En 1958 durante el rodaje de Amoríos conoció a Alain Delon y empezaron una relación en contra de la voluntad de su madre y sus productores. 

Romy Schneider con Alain Delon. 

La pareja se instaló en París y durante los años que duró su relación estuvieron seguidos por el escrutinio de la prensa. Al lado de Delon, Schneider se convirtió en otro tipo de actriz y comenzó a rodar con cineastas importantes como Orson Welles, Claude Sautet o Luchino Visconti

En 1963 la actriz supo de su ruptura con Delon de manera cuanto menos sorprendente. Cuando llegó a su piso de la capital gala no se encontró con su novio. Sólo con una nota en la que este que le comunicaba que que la dejaba por Nathalie, con la que se acabó por casar. 

La ruptura afectó mucho a la actriz que acabaría rehaciendo su vida con el actor alemán Harry Meyen con el que se casó en 1966 y con el que tendría a su hijo David. El matrimonio duró hasta en 1975 y siempre estuvo marcado por la sombra del affaire Delon-Schneider. La expareja se reencontró en la película La piscina (1969), un filme con una fuerte carga erótica que generó todo tipo de comentarios y funcionó en taquilla por el morbo de ver a los que fueron 'los novios más guapos de Europa' otra vez juntos. Volvieron a coincidir en El asesinato de Trosky (1972). 

Para entonces, Romy ya se declaraba francesa de pura cepa y hasta se había tomado su particular venganza con el personaje de Sisi, realizando una versión mucho más cercana a la realidad histórica de la princesa en Luis II de Baviera (1973) a las órdenes de su amigo Luchino Visconti. 

Romy en los 70. 

En 1975 se divorció de Meyen y comenzó una relación con el actor Daniel Biasini, once años más joven que ella. Desde el principio la unión estuvo marcada por rumores de que él sólo buscaba su dinero. El hecho de que ella le regalara tres coches de alta gama, tras su boda apenas unos meses después de haberse conocido, no ayudó a que mejorara la imagen de Daniel. 

Los últimos años

La última mitad de los setenta fue una etapa complicada para la actriz. Sufrió un aborto tras un accidente de coche, su primer marido se suicidó y ella empezó a depender del alcohol, aunque nunca dejó su trabajo en el cine. Su única alegría personal en esos años fue el nacimiento de su hija Sarah

La puntilla final llegó con la muerte de su hijo David en 1981. El adolescente intentó saltar a verja de la casa de sus abuelos pero resbaló y murió atravesado por uno de los hierros. Esto hundió del todo a la actriz. Por si fuera poco, su marido decidió divorciarse de ella. Empezaron así los meses más oscuros de su vida. 

Su muerte siempre ha sido tomada por un suicidio pero lo cierto es que, por expreso deseo de la familia, nunca se hizo una autopsia y su pareja de entonces nunca descartó que sufriera un ataque al corazón. Frente a lo contado durante años, la carta a medio terminar junto a su cuerpo no era la típica misiva de despedida de un suicida sino un mensaje a la revista Fígaro Magazine para anunciarles que no les concedería la entrevista que les había prometido. Su muerte, en parte, revalidó su mito, el de que aquella austriaca que renunció a ser 'la sonrisa de Europa' para convertirse en una de las mejores actrices del cine francés. 

COMPARTIR: