01 de junio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Ventajas de las linternas LED

La llega de la iluminación LED ha supuesto una auténtica revolución. Cuando en 1962 el ingeniero eléctrico de General Electric Nick Holonyak creó el primer componente electrónico de dos terminales que permitía la circulación de la corriente eléctrica sin gas seguro que no pudo imaginar que iba a crear una iluminación tan versátil para interior, iluminación de ciudades e incluso linternas entre muchas otras.  

Y es que la iluminación LED condensa muchas ventajas. Esto, llevado al mundo de las linternas permite optar por las más potentes con una serie de características que las hacen además manejables, eficientes y económicas. Lo explicamos.

1- Menor tamaño

 

Las linternas LED han acabado con la relación de a mayor potencia necesita un mayor tamaño. Su enorme capacidad lumínica se traslada a todo tipo de linterna, desde las que nos acompañan en los días de acampada, frontales para senderismo y, por supuesto, en las versátiles linternas de mano.

Llevar una potente linterna en un cajón, en una mochila o en la guantera del coche ahora es posible gracias a la tecnología LED.

2- Más potencia

 

La potencia de las linternas LED por encima de las tradicionales se produce por la combinación de varias características. En primer lugar, porque su luz permite dirigirla a la zona que se quiera sin perder energía hacia otras direcciones como si sucede en otro tipo de iluminación. El resultado es una luz uniforme y sin pérdidas.

Así para conseguir unos nada desdeñables 100 vatios de potencia de bombilla incandescente solo necesita 1.600 lúmenes o 23-30 vatios de una bombilla LED, cuatro veces menos. Y para un increíble 150 vatios convencionales, 2.600 lúmenes o 40-45 vatios para la luz LED.

No solo eso. Esta luz potente se consigue desde el primer segundo de encendido, no hay un tiempo óptimo como las luces fluorescentes por gas. Esto en el caso de las linternas es fundamental ya que necesitamos toda la potencia desde el momento del encendido en la mayoría de los casos.

3- Menos consumo

 

Toda esta potencia se consigue con un consumo muy bajo. Las bombillas LED consumen unas 9 veces menos que una bombilla incandescente y 2,5 menos que una bombilla de bajo consumo.

En una linterna esto es vital, ya que significa una mayor duración para las pilas o la batería que les sustenta y cuando estamos fuera, de campamento o haciendo una ruta, por ejemplo, significa mayor seguridad, fiabilidad y no tener que depender de fuentes externas.

4- Mayor vida

 

Todo ello además se traduce en una mayor vida útil. Aunque las mejores linternas LED no suponen un desembolso económico importante, sabes que te durará mucho tiempo. Si una bombilla tradicional dura unas 2.000 horas una LED llega hasta las 50.000 horas, o lo que es lo mismo, 17 años si las usas 8 horas diarias.

Si tenemos en cuenta que la utilización de una linterna es mucho más puntual, podemos decir que en lo que respecta al punto de luz puede durar toda una vida.

Ligeras, potentes, económicas y eficaces. La linterna LED es sin duda un acompañante ideal que no debe faltarte.

COMPARTIR: