02 de julio de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Antonio Onetti tendrá el difícil papel de salvar la sociedad de Gestión de Derechos tras la destitución por mayoría de la soprano Pilar Jurado

El final de la SGAE: Alternativas como SEDA pueden romper el poder de los derechos de autor

Antonio Onetti.
Antonio Onetti.
Siguen los problemas en la SGAE (Sociedad General de Autores y Editores). Tras prosperar una moción de censura contra la presidenta Pilar Jurado y elegir al guionista Antonio Onetti para poner al frente de la Sociedad de Gestión, ahora siguen pendientes de la decisión del Ministerio de Cultura que, además, tendrá que decidir sobre SEDA, la nueva Sociedad que puede poner en apuros a la SGAE después de que algunos artistas como Almodóvar o Sabina la abandonasen.

La SGAE (Sociedad General de Autores y Editores) sigue escribiendo capítulos de su complicada historia. La entidad de gestión de Derechos puso hace unas semanas final al mandato de Pilar Jurado. Fue la Junta Directiva de la SGAE quien en una sesión extraordinaria que tuvo lugar de manera telemática debido a la crisis del coronavirus COVID-19, puso fin a los 15 meses de la soprano al frente de la polémica sociedad por 22 votos en contra frente a 13 a favor.

Alegaron “personalismo derivado en autoritarismo” por parte de Jurado, y una “falta de transparencia en la gestión de la casa”. Las buenas intenciones de la soprano no han sido suficientes para poner orden en una casa marcada por la herencia de unos problemas pasados que todo siguen siendo presente. Aunque consiguió evitar la intervención del Ministerio de Cultura que se cernía sobre la Sociedad y aprobar unos nuevos estatutos, no logró frenar la marcha de nombres señeros de la SGAE como Almodóvar y que la Sociedad fuera expulsada de la Confederación Internacional de Sociedades de Autores y Compositores (CISAC).

El guionista Antonio Onetti es el nuevo presidente de la SGAE. Creador de la exitosa serie de Televisión Española Amar en tiempos revueltos, formato que luego fue adquirido por Antena 3 bajo el nombre de Amar es para siempre, Onetti fue presidente de la Fundación SGAE entre 2012 y 2014, bajo la presidencia de Antxón Reixa. Contra el músico gallego se rebeló Onetti en 2013 con el apoyo del dramaturgo Fermín Cabal, que hoy es uno de sus grandes apoyos en esta nueva etapa. Onetti acusó en muchas ocasiones a Pilar Jurado de no saber gestionar el conocido como ‘asunto de la rueda’.

El pasado mes de octubre el Juzgado de Instancia ya desestimó el recurso de la SGAE contra la sentencia favorable a las editoriales de Atresmedia y Mediaset, que anulaba el reparto de derechos de autor aprobado por la Junta Directiva en noviembre de 2017 y que se ejecutó en diciembre de ese mismo año.

Pilar Jurado/ Bernardo Paz. 

El pasado mes de julio, la Audiencia Provincial ya había rechazado otro recurso de la entidad. En ese reparto la Junta Directiva de SGAE incluyó un límite del 15% en la franja horaria de la madrugada tal y como "sugería" un laudo de la OIMP, declarado también nulo posteriormente por los tribunales, que no fue aprobado con la mayoría necesaria de dos tercios en asamblea general. Las editoriales de televisión no estaban conformes con el reparto que se hizo y recurrieron ante el propio Juzgado de Primera Instancia número 54 de Madrid, que les dio la razón. Esto obligaba a redistribuir el reparto y fuentes cercanas al proceso han estimado que el monto que autores y editoriales musicales habían dejado de percibir estaba cercano a los 6 millones de euros, pero la SGAE recurrió la decisión del juez.

Nuevo presidente de la Fundación SGAE

La Fundación SGAE también tiene cambio de dirección. Se trata de Juan José Solana (Madrid, 1957) que sucede en el cargo al también músico y compositor Juan Ramón Arnaiz. “Para un autor, alcanzar a presidir una institución de gestión cultural de la envergadura de la Fundación SGAE, que permite estar en contacto con todas las disciplinas artísticas, supone el culmen a toda una carrera. Presidir esta institución es, para mí, además, un gran honor porque he estado asociado a ella desde hace cinco años”, ha afirmado.

Licenciado en Composición por el Real Conservatorio Superior de Madrid, su actividad musical le ha permitido establecer contacto con casi todas las disciplinas artísticas: Composición de obras para orquesta, para cine, teatro, danza, publicidad, radio y televisión, así como diversas obras discográficas. También ha trabajado como productor musical junto con artistas como Manolo Tena, en su Poeta en Nueva York, o José María Cano.

Docente activo desde los años 90, experto y pionero en el manejo de nuevas tecnologías aplicadas a la música, ha impartido clase en centros como la Escuela de Música Creativa, el SAE Institute, el Máster en Composición Musical de la Universidad de la Rioja y en el Máster en Composición para Medios Audiovisuales, impartido en el Centro Superior de Enseñanzas Musicales Katarina Gurska.

 

Sede de la SGAE. 

Su repertorio escénico ha sido estrenado por compañías como el Ballet Nacional de Cuba y sus obras para orquesta han sido dirigidas por directores como Misha Katz, Adrian Lepper, Pedro Halffter, Pascual Osa o Víctor Pablo Pérez. En el ámbito del séptimo arte, ha compuesto la banda sonora de las películas El Fantasma de Elvis'(1996) y Maestros (2000), además de diversos trabajos como orquestador.

Buscando alternativas, como la SEDA

Mientras al SGAE parece cocerse en el caldo de sus batallas internas ha surgido una entidad que parece ser su competencia directa: Sociedad Española de Derechos de Autor (SEDA). Esta opción llega después de la marcha de algunas primeras espadas de la Sociedad General de Autores y Editores. Artistas como Pedro Almodóvar, Joan Manuel Serrat o Joaquín Sabina abandonaron la sociedad de gestión suponiendo un duro varapalo para la administración de Pilar Jurado, aunque el golpe definitivo fue que la discográfica Warner decidiera huir también de Sociedad General de Autores y Editores.

“Huyen en tiempo de crisis. Cuando durante años las cosas no se hicieron bien nadie se quejaba. Parecían no darse cuenta. Muchos alegaban que eran artistas y su mundo era el creativo y no comprendían de administración. Pilar Jurado se está comiendo los errores de otros, pero cuando había dinero para todos, imperaba el silencio” aseguraba en su día indignada una personalidad del mundo literario que abandonó la SGAE hace años a elcierredigital.com.

Según la SEDA por el momento su principal valor es que “ha sido ya aceptada como miembro provisional de la CISAC”. Sin embargo, están a la espera de que el Ministerio de Cultura les acepte como sociedad de gestión antes del 30 de junio para que muchos autores pueden cambiarse de sociedad. De no ser así quedarían vinculados hasta 2022 a la SGAE. De aceptar el Ministro Rodríguez Uribes esto, podría suponer un golpe de difícil recuperación para la Sociedad de General de Autores y Editores que con Antonio Onetti inicia una nueva senda.

COMPARTIR: