29 de junio de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Existen 77 salas de proyección por cada millón de habitantes y la asistencia ha crecido un 37% en relación a los últimos años

El cine se recupera del golpe de la pandemia con más salas abiertas que antes de llegar el Covid

La pandemia ha golpeado duramente al sector cinematográfico ya que la mayoría de salas permanecieron cerradas durante las duras restricciones de confinamiento. Por otro lado, muchas productoras han optado por trasladar sus estrenos a las plataformas en streaming, provocando que acudir al cine de forma presencial se vea sumido en una gran crisis. Ahora, renaciendo de sus cenizas, las salas de cine se encuentran en pleno auge, con datos que no se registraban desde 2014.

Con la esperada “vuelta a la normalidad”, el sector cinematográfico ha podido recuperarse de la crisis en la que se vio envuelta durante la pandemia del Covid-19. El número de salas de cines y locales de proyecciones cinematográficas, han aumentado significativamente respecto a 2021, superando los niveles pre-pandémicos, con cifras que no se registraban desde más de hace ocho años, lo que evidencia que el cine no está muerto.

El número de locales de exhibición se sitúan en 732, creciendo un total de 26 locales de media (+3,7%) con respecto al último censo, datos recuperados del Censo de Salas de Cine que elabora la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación (AIMC). 

Por otro lado, también han aumentado el número de salas y pantallas respecto al año anterior, concretamente un +1,8%, pasando de 3.563 a 3.626 (con 110 altas y 47 bajas). En relación al número de butacas, la cifra se fija en 758.795, que supone un crecimiento de 6.504 (+0,9%). Asimismo, el 63,4% de los españoles (+2,2 puntos en relación con 2016) reside en una localidad que cuenta con, al menos, un cine. 

Esto se traduce en que en España, existen aproximadamente 77 salas de cine por cada millón de habitantes, dos más que en la anterior entrega del censo. El informe además señala que Andalucía, Cataluña y Madrid aglutinan prácticamente la mitad de las salas existentes en España. 

Estos datos suponen un éxito para la industria cinematográfica para quien, frente al streaming y al  miedo -todavía latente- de acudir a las salas de cine por los peligros derivados del Covid-19, el regreso del público ha constatado que todavía se apuesta por consumir películas de forma tradicional.

Salas de cine vs Streaming

Muchas productoras, como por ejemplo Disney, han optado por trasladar sus estrenos directamente a las plataformas streaming, o bien, en formatos simultáneos.

Desde el sofá de casa, y tan sólo apretando un botón, se pueden disfrutar de las películas que están disponibles en las carteleras. Son los casos de la película ‘Mulan’ o de la última de Pixar, ‘Red’, que se saltó el lanzamiento previsto para las salas de cine, al igual que ‘Soul’ y ‘Luca’.

El servicio del streaming indudablemente aporta comodidad y accesibilidad, ya que se puede disponer de un contenido ilimitado de entretenimiento a un coste relativamente bajo en relación a las salas del cine, y en el momento que se quiera.

Esta opción supone una apuesta segura para las grandes distribuidoras, ya que consiguen disminuir el impacto de los gastos que supone un estreno convencional. Sin embargo, también tiene sus contras y es que aún muchos países no cuentan con plataformas streaming como Disney+, o el acceso a los diferentes dispositivos tecnológicos y a internet resulta muy limitado.

La asistencia a los cines en España creció un 37% en los últimos seis años  | Cultura | EL PAÍS

Sala de cine.

Sin embargo, a pesar de la amenaza del streaming, que supone todo un reto para las pantallas de cine, otros grandes estrenos han apostado por evitar los lanzamientos en las plataformas y llevarlos a las salas, como ha sido el caso de ‘Spider-Man: No Way Home', ‘ Dune’ o  ‘Batman’, donde los datos de recaudación revelan que el cine sigue triunfando en la gran pantalla.

Gran parte del público considera que la esencia del cine se percibe acudiendo a las salas de cine, donde además entra en juego la parte social, que tiene un importante peso. El ritual de citarse para acudir al cine, elegir película, disfrutar del olor de las palomitas, del sonido envolvente y de la calidad de la imagen que proporcionan las modernas infraestructuras para terminar comentando la película una vez acabada la sesión, es una costumbre irremplazable que no no se puede experimentar desde el salón de nuestras casas.

COMPARTIR: