05 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

LA MADRE DEL ACTuAL EMIR, Tamim, SIGUE EJERCIENDO COMO PRIMERA DAMA Y es UNA DE LAS FIGURAS PÚBLICAS MÁS RESPETADAS DE ESTE ESTADO ÁRABE

La multimillonaria que 'maneja los hilos' de la Familia Real de Qatar: La poderosa jequesa Mozah bint Nasser

La jequesa de Qatar, Mozah bint Nasser al-Missned
La jequesa de Qatar, Mozah bint Nasser al-Missned
La habitual discriminación que sufren las mujeres por serlo en el país también se ve reflejada en la familia real qatarí, donde las esposas del emir apenas tienen presencia pública. Por eso, resulta llamativo que la jequesa Mozah bint Nasser al-Missned, madre del actual emir, Tamim, y segunda mujer del anterior, Hamad, se ha convertido en las últimas dos décadas en una de las figuras públicas más importantes, reconocibles y respetadas del país.

El anterior emir, Hamad bin Jalifa al Thani, abdicó en el año 2013. Desde entonces, sus apariciones públicas han sido escasas y ha dejado todo su poder en manos de su hijo y sucesor Tamim, que ejerce como actual emir. La ciudadanía del país pensó que, tras el cambio de emir, podría darse un cambio en los derechos y costumbres del país, pero no ha sido así. Por ello, sorprende que la segunda mujer del antiguo emir haya conseguido hacerse con un hueco en la sociedad.

La célebre jequesa Mozah bint Nasser al-Missned sigue siendo el rostro más reconocible y glamuroso de Qatar. No ha dejado en ningún momento la vida social de lado y ha acudido en su país a inauguraciones, recepciones y toda clase de actos institucionales. Algunos de los adjetivos que la califican no son otros que inteligente, culta, poderosa, refinada o astuta, además de que algunos medios, en su día, la compararan con la mismísima Grace Kelly.

El hermetismo que rige en Qatar en cuanto a información hace difícil contrastarla, pero personas cercanas a la familia real subrayaron el importante papel de la jequesa para convencer a su marido de que abdicara y que su sucesor fuera el segundo de los hijos varones del matrimonio, el actual emir Tamim, quien siente devoción por su progenitora y por ello, también le ha concedido el privilegio de ejercer como auténtica primera dama del país.

De mujer en la sombra a protagonista

Llegar hasta el escalón que ocupa hoy en día no fue fácil para Mozah, que logró convertirse en su momento en la primera esposa de un monarca árabe del Golfo que aparecía en la escena pública, ya que hasta ese día ninguna esposa de soberano había tenido protagonismo alguno.

Este hecho fue motivo de durísimas críticas hacia la jequesa por parte de los sectores más conservadores del país y de los países vecinos. Gracias a la iniciativa que comenzó la jequesa qatarí, las mujeres de otros soberanos del Golfo como el rey de Bahrein o el nuevo sultán de Omán, comenzaron a aparecer en la vida pública aunque todavía de manera puntual.

No se conoce con detalle buena parte de su biografía, pero se cree que la jequesa Mozah ronda los 63 años. Es la segunda de las tres mujeres que tiene el antiguo emir Hamad bin Jalifa, con quien se casó cuando él todavía era príncipe heredero en 1977. El enlace de ambos supuso en fin del enfrentamiento entre dos importantes dinastías cataríes, la de los gobernantes al Thani y la familia de Mozah. El padre de la jequesa era un destacado opositor del emir de entonces y eso le supuso estar preso y más tarde exiliarse a Egipto junto a toda su familia.

No fue hasta el año 2003 cuando la jequesa Mozah comenzó a ser conocida, ocho años después de que su marido accediera al trono. Fue en ese año, durante un viaje del emir a Estados Unidos cuando apareció al lado de su marido, mientras concedía una entrevista en la televisión norteamericana. Su estilo, imagen y glamour, despertaron fascinación al instante. A partir de entonces, la jequesa empezó a cobrar presencia pública en el emirato, posicionándose como primera dama en todas las visitas internacionales. Una de ellas fue la que realizó a España en el año 2011, sorprendiendo a la prensa nacional con sus impresionantes modelos.

Cena-de-gala-en-Madrid-con-el-viejo-emir-y-la-jequesa-Mozah

Los jeques durante su visita a España en 2011

Se considera una amante del arte y cuenta con una inmensa fortuna personal que le ha permitido adquirir participaciones en distintos imperios occidentales, sobre todo en el mundo de la moda y el lujo. No es de extrañar, pues Mozah ha conseguido hacer del turbante la prenda más icónica que define su estilo. Además, posee un joyero con un valor incalculable con el que demuestra que es una de las mujeres más poderosas del momento.

Su hija, considerada la jequesa del arte

La jequesa Mozah no es la única mujer que reina en el emirato. Una de sus hijas y hermana del emir, Sheikha Al Mayassa, es considerada una de las personas más importantes en el mundo del arte. Bajo su dirección está el Museo de Arte Islámico, el Museo Árabe de Arte Moderno y el Museo Nacional de Qatar, los tres más importantes de la pintura universal que alberga la nación. En esta última década, se han adquirido millonarias obras que forman parte del inventario más importante.

YFVJWBKFM2VWBTGBOZLBP7QNA4.jpg

Sheika Al Mayassa.

La familia real de Qatar cuenta hoy en día con inversiones en muchas empresas de Europa, como Barclays, British Airways, Volkswagen o los famosos almacenes Harrods. Cuentan también con inmuebles tan potentes como los lujosos hoteles Ritz y The Savoy de Londres. En nuestro país, destacan sus participaciones en El Corte Inglés o en Iberdrola.

El actual emir

Tamim bin Hamad Al Thani nació en Doha en 1980, siendo el segundo hijo del matrimonio formado por Hamad bin Jalifa Al Thani y Mozah bint Nasser al-Missned. Con apenas 33 años, se convirtió en el monarca más joven del Golfo.

En lo personal, se sabe que tiene tres esposas y 13 hijos, siete chicos y seis chicas. De sus tres mujeres, la más conocida es la primera, la jequesa Jawaher bin Hamad, que es su prima segunda. La jequesa ejerce de primera dama en los actos fuera del país, acompañando siempre a su marido en visitas de Estado. Dentro del país, apenas se deja ver en actos, cediendo el protagonismo a su suegra, la jequesa Mozah.

Jawaher-RZfjAxW7HXamKKmpRx7BTFO-366x256abc

El actual emir, Tamim y su primera esposa, Jawaher.

La relación de la familia real catarí con nuestro país no se reduce únicamente a lo institucional. La jequesa Mozah ha volado en numerosas ocasiones hasta la localidad alicantina de Altea para someterse a tratamientos de belleza. También, en Mallorca se encuentra su yate, uno de los más lujosos del mundo, Al Mirqab, con 133 metros de eslora y con un valor de unos 300 millones de dólares.

La dinastía de Qatar se identifica plenamente con el lujo, el glamour y el poder dentro y fuera de su país. En las últimas semanas ha sido noticia por ser sede del Mundial de fútbol, por las pobres condiciones laborales de los miles de trabajadores que han levantado las instalaciones y por el trato discriminatorio que reciben las mujeres o las personas homosexuales en el país, que ponen en duda el respeto a los derechos humanos.

COMPARTIR: