09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

DESPUÉS DE PERDER EL PAZO DE MEIRÁS CONTRA EL ESTADO Y SUBASTAR EL MÍTICO COLLAR DE ESMERALDAS FAMILIAR, AHORA VENDEN UNA VALIOSA PIEZA DE DIAMANTES

El clan Franco se deshace poco a poco de su legado: De sus joyas al patrimonio inmobiliario

/ Lafamilia
Un mes después de aparecer un collar de esmeraldas en la feria de joyas de Ginebra, GemGenéve, reaparece otra de sus piezas fuera de España. Esta vez la joya ha sido un collar de corte aristocrático que se encuentra en el prestigioso anticuario Martin du Daffoy. La pieza fue vista por última vez en la década de los ochenta y ahora está otra vez de actualidad.

De nuevo una joya perteneciente a la familia Franco está puesta a la venta. Si hace unas semanas fue un collar de esmeraldas, ahora le toca el turno a un collar de corte aristocrático que se encuentra en el prestigiosos anticuario Martin du Daffoy en París. La última vez que esta preciosa pieza fue vista fue en la década de 1980.

El collar esta compuesto de perlas, ocho de ellas, orladas de brillantes que se distribuyen en la sección central de la pieza. En el cierre, unos pequeños corazones que se unen entre sí por un brillante.

El valioso collar es de origen español y se creó en 1920, ha pasado por varias generaciones hasta que años más tarde se le perdió la pista, al igual que ha ido sucediendo con otras piezas de la familia. La joya está compuesta por piedras naturales y uno de los momentos más especiales donde fue lucida fue en la reapertura del Teatro Real en 1966 por Carmen Polo. Años más tarde, en 1972, Carmen Franco, marquesa de Villaverde, utilizó la parte central del collar como broche en el enlace de su hija Carmen Martínez Bordiú con Alfonso de Borbón, duque de Cádiz. En 1973 lo lució a modo de tiara para acudir a la fiesta previa de la boda en Salzburgo de Luis Figueroa Griffith, conde de Quintanilla, junto a la princesa Teresa de Sayn-Wittgenstein-Sayn.

c969ff5ae625fd829610c0459924620b

Mariola Martínez Bordiú luciendo la joya a modo tiara el día de su boda 

Otra de las hijas de los marqueses de Villaverde, Mariola llevó la joya en 1974 con el motivo de su boda con Jaime Ardid Villoslada. María Suelves y Figueroa fue la última persona que llevó la pieza el día de su boda en 1981 con Francisco Franco Martínez Bordiú y nunca más la joya se dejó ver en un acto público.

El collar de esmeraldas

Uno de los collares más emblemáticos de la familia fue puesto a la venta en una feria de joyas en Ginebra, la Feria GemGenéve, después de que los herederos ya lo subastaran en el año 2019.

La joya en cuestión es un espectacular collar de esmeraldas, del que ya, años atrás, salió a subasta junto a unos pendientes y un solitario en la casa Christie`s por 168.300 euros. El collar cuenta con cinco esmeraldas talladas en cabujón, de superficie redondeada, de entre 27 y 58 quilates, acompañadas de diamantes de corte circular y gargantilla de platino y oro.

PHTOSA44BB2PVCWN2OU6NA2GYU

Margarita Vargas luciendo el collar de esmeraldas

La primera en poseer este collar fue Carmen Polo, la esposa de Franco y más tarde pasó a su hija Carmen Franco Polo, marquesa de Villaverde, que lo lució en grandes ocasiones como la boda de la Infanta Elena en 1995 o la de su nieto, Luis Alfonso de Borbón en 2004 con Margarita Vargas, quién fue la última persona de la familia en lucirlo.

Los valiosos bienes del Pazo de Meirás

Un total de 82 años. Ese es el tiempo que el Pazo de Meirás y todos sus bienes han estado en manos de la familia Franco. Sin embargo, este largo periplo finalizó en diciembre de 2020, cuando se decidió que los descendientes del dictador entregarían al Estado el inmueble y los objetos de valor que hay dentro de él, que se cuentan por cientos. Entonces se esperaba a la sentencia definitiva.

A principios de 2020 un anuncio despertó todas las alarmas. El Pazo de Meirás estaba en venta. Mikel Luxury Estate lo anunciaba en su página web por ocho millones de euros. En un anuncio escrito en inglés y dirigido al mercado internacional la inmobiliaria describía el pazo de Meirás como "un palacio exclusivo y extraordinario en Galicia, España" y explicaba que se trataba del pazo de Meirás, situado en el municipio de Sada, en A Coruña, que ocupaba una superficie de 66.792 metros cuadrados y destacando que el pazo de Meirás es "un sitio único, lleno de historia y detalles especiales (biblioteca, imágenes, elementos arqueológicos, escudos de armas, fuentes, horquillas, decoraciones), lo que lo convierte en una excelente oportunidad”.

pazo

El Pazo de Meirás

Es decir, que edificio y contenido estaba valorado por la familia Franco en ocho millones de euros. A la muerte del dictador, en 1975, el Pazo figuraba como la joya de la corona del testamento de Franco, que redactó en 1968, y que entonces tasaba en 14 millones de pesetas de entonces (840.827 euros de ahora), prácticamente la mitad de la herencia del general. En lo que sí parecen ponerse de acuerdo todos los expertos es que solo el edificio del Pazo podría alcanzar los tres millones de euros, lo que significaría que todo lo que contiene supondría cinco millones más.

En cualquier caso, lo cierto es que la lista de elementos contenidos en esta ubicación es de esas que quitan el hipo. De acuerdo con el inventario que ordenó hacer el juzgado número 1 de La Coruña ante la amenaza de que estos pudieran ser extraídos del lugar en camiones de la familia Franco, existen 616 bienes en el interior del lugar y 81 en el exterior.

En total 697 elementos, una cantidad ingente que ofrece una idea de la dimensión del potencial patrimonial del Pazo de Meirás. Y todo esto, según los responsables del inventario, sin abrir armarios ni cajones y habiendo trabajado por un tiempo limitado que les ha impedido realizar un trabajo más exhaustivo. A continuación, informamos sobre las características de algunos de los bienes más preciados del Pazo.

COMPARTIR: