15 de octubre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El tercer episodio de la última temporada había sido anunciado como el más grande de la serie, costó rodar 55 noches

Expectación justificada ante la nueva de entrega de Juego de Tronos 8x03: la larga noche, alabanzas, spoilers y pega

Empiezo esta reseña diciendo que el episodio me parece una proeza, no solo en términos de magnitud, hay producciones mayores sin emoción, sino por la magia cinematográfica que se produce durante esta hora y 20 minutos. Uno si realmente quiere puede despedazar el capítulo con pegas todo lo que quiera porque hay detalles sin sentido, pero a mi me parece que entran dentro de la licencia poética.

De todos esos detalles solo me parece importante uno, que comentaré al final de la crítica, pero estos son algunos momentos que a mí no me molestan: Arya en una habitación en silencio cuando hay un batallón fuera, ¿dónde están los dragones el 50% del tiempo? ¿Cómo sobrevive Jon rodeado de caminantes al intentar matar al Rey de la Noche? o ¿qué está haciendo Bran todo el tiempo con su poder?

Hablaba antes de la magia cinematográfica, que para mí es la capacidad de contar una historia sin necesidad de explicarnos con palabras, como por ejemplo sucede con las espadas de los dothraki apagándose… Es extrapolable a todo el episodio y en particular a los 20 primeros minutos con esa tensión tan palpable. El director, Miguel Sapochnik, ya demostró en el 6x10, en el que Cercei vuela el Septo, su habilidad para construir tensión.

Pero, ¿cuál es el problema de rodar una batalla? A los tres minutos de ver gente peleando entre sí  puede hacerse monótono. Si uno mira a la maestra, “El Señor de los anillos”, una buena batalla tiene que estar combinando la gran escala con la pequeña, y los héroes deberían perder continuamente con pequeños estallidos de victoria para mantener el interés. El ejemplo perfecto es como se alterna la invasión a Invernalia con la escena de terror de Arya en la biblioteca.

Hay muchas quejas sobre la oscuridad pero yo no he tenido problemas. La fotografía y la edición me han recordado al cine clásico en el que hay planos que son auténticos cuadros (los planos de los dragones sobre las nubes…) y hacia el final, los planos están ralentizados pero hasta el más impaciente lo disfruta por la emoción que transmiten.

En cuanto al desenlace, realmente creía que iban a perder la batalla y que solo unos pocos iban a sobrevivir. Toda la serie lleva creando la gran expectativa con los caminantes y entiendo que haya gente a la que le haya resultado decepcionante, pero a mí me han sorprendido enormemente y lo valoro. Ha habido momentos en los que verdaderamente pensaba que iban a morir todos y la serie iba a centrarse en Cercei.

Uno de los motivos por los que durante los 10 minutos finales pensaba que iban a perder era porque todavía no habían matado a nadie y la única razón que veía para ello, era matarlos todos a la vez.

Esto me lleva a mi único problema y el de mucha gente. Puedo creerme que haya dragones, pero que Samwell Tarly sobreviva a cualquier batalla y más a esta, me resulta criminal (si quieres mantenerlo vivo, déjalo en la cripta). Aunque casi peor me parece que, supuestamente, haya llegado el invierno y en Desembarco del Rey siga habiendo sol, en teoría en el invierno no hay días. Parece que todo personaje que llegó a la sexta (hasta donde han llegado los libros) ya tienen ticket al último episodio. Incluso se podría pensar que lo que están haciendo los guionistas es subvertir las expectativas del espectador que ya espera una carnicería en todo momento.

Por último, el gran momento Arya matando al Rey de la Noche, increíble. No sabemos muy bien como llega allí pero teniendo en cuenta que se menciona la frase: "Solo hay un Dios y su nombre es Muerte. Y a la Muerte solo se le dice una cosa: Hoy no".  Y que le mata con la técnica que vimos en Los últimos Jedi me satisface 100%.

COMPARTIR: