04 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Tras tres años junto a su amiga Inés Domecq, la aristócrata lanzó en 2019 su propia firma cuyas colecciones están orientadas a la ropa de baño

Laura Vecino, la discreta Duquesa de Feria que lejos de escándalos triunfa en la moda

La Duquesa de Feria.
La Duquesa de Feria.
La joven bilbaína se convirtió en Duquesa de Feria el 17 de octubre de 2010 tras su boda junto a al aristócrata Rafael Medina en Toledo. La nuera de la modelo sevillana Naty Abascal, arquitecta y diseñadora de ropa de baño se ha convertido en una de las mujeres más elegantes y discretas de la alta sociedad madrileña que entró a formar parte de la Familia Medinaceli, uno de los clanes nobiliarios españoles que se enfrentó a diversos escándalos mediáticos durante la década de los noventa.

El 19 de octubre de 2010, Toledo acogía lo que era el evento del año. Rafael Medina, Duque de Feria e hijo mayor de la modelo Naty Abascal contraía matrimonio con Laura Vecino, una joven bilbaína hasta entonces desconocida y quien se declaró ante los medios de comunicación como una mujer “muy tímida”. El matrimonio dió la bienvenida a sus hijos, los mellizos Rafael y Laura en  2012.

Antes de convertirse en uno de los matrimonios más elegantes y recatados de la jet set, la pareja ya había mantenido un romance en 2003 que rompió por la top model checa Karolina Kurkova, con quién el aristócrata inició un affaire. Tras la fugacidad de aquella relación con la reina de las pasarelas, Rafael Medina y Laura Vecino retomaron su historia cinco años después hasta aquel día de octubre en el que la diseñadora se convirtió en Duquesa de Feria. 

La boda, celebrada en el Palacio de Tavera  reunió a numerosos rostros conocidos como Rosario Domecq y El Juli, Boris Izaguirre, Cari Lapique junto a sus hijas Cari y Carla, Carolina Herrera y El Litri o Amaia Salamanca junto a su pareja, el empresario Rosauro Varo.

Estudiante de arquitectura y apasionada de la moda

La aristócrata es una de las mujeres más discretas de la alta sociedad española e hija del empresario dedicado al sector de la ingeniería industrial Ramón Vecino. Junto a su esposa, Laura Acha Satrústegui se convirtió en padre de dos hijas, Patricia y la actual Duquesa de Feria.

Exclusiva! Te presentamos la nueva colección resort de Laura Vecino

La Duquesa de Feria, Laura Vecino.

La joven se gradúo en Arquitectura Técnica por la Universidad de Navarra y continúo su formación en la prestigiosa escuela de arte y arquitectura, Parsons School of Design por donde han pasado referentes del mundo de la moda como Tom Ford, Narciso Rodríguez o el fotógrafo neoyorquino Steven Meisel. Aunque parte de su trayectoria profesional estuvo enfocada al ámbito de la arquitectura y el diseño, la bilbaína centró sus esfuerzos por convertirse en diseñadora.

Junto a su amiga, la también aristócrata Inés Domecq se asoció y lanzaron Bqueenie, una firma orientada a ropa de baño para niños y madres. La firma estuvo en el mercado durante tres años. Sin embargo, su vínculo con el mundo de la moda no finalizó ahí, pues en 2019 lanzó Laura Vecino, su propia marca en la que las colecciones están orientadas al lanzamiento de ropa veraniega y accesorios para la temporada estival para mujeres, hombres y niños.

Laura Vecino se pone romántica: imágenes inéditas de su boda en su décimo  aniversario

Los Duques de Feria el día de su boda.

La aristócrata comparte la pasión por la moda con su suegra y en sus apariciones frente a los medios de comunicación se disputan el título de la más elegante. Aunque se ha especulado sobre una mala relación entre ellas que comenzó durante los preparativos de la boda, ya que la top model hizo hincapié en que fuera el diseñador italiano y su gran amigo, Valentino quien firmara el vestido de novia de la bilbaína. Finalmente, la joven eligió al romano Giamvatista Valli.

El escándalo que salpicó al  Ducado de Medinaceli

La saga de los Medinaceli es uno de los clanes de la nobleza española y en el que sus miembros han tenido que hacer frente en numerosas ocasiones a algunos de los escándalos mediáticos más escabrosos del panorama nacional. En última instancia, Luis Medina, el hijo pequeño de Naty Abascal ha sido imputado por su implicación en el Caso Mascarillas. Si bien el vigésimo Duque de Feria ha destacado por su discreción y saber estar, su progenitor, quien recibió el título en 1969, protagonizó uno de los escándalos más morbosos para la prensa del corazón a mediados de los noventa. 

Recapitulemos.Rafael de Medina y Fernández de Córdoba le dió el sí quiero a la modelo sevillana Naty Abascal en 1977 con quien tuvo a sus dos hijos, Rafael y Luis Medina. La unión entre la pareja pronto se rompería, pues en 1988, la musa de Valentino protagonizó una portada en la revista Hola! en la que confirmaba su divorcio del Marqués de Villalba. La separación no fue amistosa. El aristócrata decidió escribir sus memorias en las que afirmaba que había sido víctima de una infidelidad por parte de la modelo junto al empresario Ramón Mendoza. Además, el Duque de Feria sufría continuos trastornos depresivos y adicción a las drogas.

La escandalosa y triste vida del Duque de Feria, exmarido de Naty Abascal:  depresiones, tráfico de drogas, cárcel y una relación muy complicada con  sus hijos, Rafael y Luis Medina | Mujer

Los ex Duques de Feria junto a sus hijos, Rafael y Luis.

A comienzos de la década de los noventa comenzaron los problemas judiciales para el decimonoveno Duque de Feria, pues en 1990 fue detenido en una redada en un local de alterne y de hecho, se vió envuelto en una trama de prostitución y tráfico de drogas . Finalmente, el aristócrata fue condenado a 18 años de cárcel por los delitos de rapto, corrupción de menores y tráfico de drogas, aunque únicamente cumplió cinco. 

El caso finalizó en tragedia, pues el 6 de agosto de 2001, el que fuera marido de la modelo Naty Abascal aparecía muerto a los 58 años en su residencia de la Casa de Pílatos tras una sobredosis de barbitúricos. A día de hoy, sus hijos Rafael y Luis han logrado superar aquel traumático escándalo que golpeó a su familia. Su hijo pequeño afirmó que “de mayor le gustaría ser como él”, mientras que su primogénito confesó años después que “se arrepiente de no haber pasado más tiempo con su padre”. 

 

COMPARTIR: