16 de septiembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nieto de Pepe Isbert e hijo de María Isbert, empezó en el cine como galán junto a actrices como Marisol o Concha Velasco y hoy triunfa en el teatro

Tony Isbert homenajeado en Tarazona de la Mancha: "He aprendido a hablar y respetar al público como hacían mi madre y mi abuelo"

Tony Isbert
Tony Isbert
Tarazona de la Mancha en Albacete homenajea a Tony Isbert. La localidad manchega es la patria chica de su abuelo y su madre, Pepe Isbert y María Isbert, dos nombres sin los que no se entiende la historia del cine y el teatro en España. Un reconocimiento que recibe con humildad. “Me da cierta vergüenza porque como actor nunca llegaré al nivel de mi abuelo y de mi madre que llegó a rodar 286 película”, asegura. Sin embargo, Toni es un todo terreno que sigue manteniendo vivo el apellido Isbert.

Tony Isbert empezó su carrera por motivos, en principio, ajenos al talento. “Era alto, rubio y fotografiaba bien. Eso era poco habitual en el cine español de entonces y claro me daban todos los papeles de galán joven. Luego ya aprendí a hablar y empecé en el metiroriaje en el teatro, medio que aún no he olvidado”, rememora para elcierredigital.com.

Con esas características tenía todas las papeletas para acompañar a todas las primeras actrices de nuestra industria. Empezó con Marisol en Carola de día, Carola de noche con la que se reencontró quince años después en la serie de TVE Mariana Pineda: “Cuando rodamos la película se empeñó a enseñarme a cantar en los descansos. Ella estaba a punto de casarse con Carlos [Goyanes, el hijo de su descubridor]. Luego hicimos la serie con Rafael Moreno Alba y ella ya era Pepa Flores. Cada vez que voy a Málaga a hacer teatro viene a verme”.

Junto a Marisol en 'Carola de día, Carola de noche'. 

A partir de ahí llegaron todas las demás. Con Geraldine Chaplin rodó La casa sin fronteras a las órdenes de Pedro Olea “una película que tuvo problemas con la censura porque entendieron que era una crítica al Opus Dei. Años después José Luis Balbín la sacó a relucir en La Clave”. También tuvo problemas con la censura Los gallos de la madrugada donde compartió cartel con Concha Velasco. “Cuando ella estaba en un teatro yo estaba haciendo en otro Doce hombres sin piedad y todos los días merendábamos juntos. Luego hicimos Santa Teresa de Jesús y desde entonces me llama ‘mi frailecito’”.

El éxito de Tony Isbert como galán joven fue tal que Fotogramas llegó a dedicarle su portada con motivo de su versión de Romeo y Julieta para TVE con Ana Belén. Evidentemente esto le hizo ser uno de los protagonistas del destape masculino, aunque siempre puso sus límites: “Me llamó Ignacio F. Iquino para hacer Aborto criminal con Emma Cohen y como no me fiaba de él por todo aquello que hacía de las dobles versiones para el extranjero, mi manager Enrique Herreros hizo especificar que yo no me quitaría los slips en ningún momento”.

Geraldine Chaplin y Tony Isbert en 'Una casa en las afueras' de Pedro Olea. 

En los ochenta Tony Isbert, empezó a rebajar el ritmo de trabajo en el cine, para volcarse en el teatro. “Trabajé con los mejores y me hice de verdad actor. Aprendí a hablar y a respetar al público como hacían mi abuelo y mi madre”. Una trayectoria sobre las tablas y volcada en la interpretación que llega hasta ahora mismo. “Estoy al frente de dos escuelas de actores y estoy rodando un mediometraje sobre el alzhéimer. Es una realidad que me toca de cerca ya que dos tías mías murieron con esta enfermedad. Mi madre murió con la cabeza estupenda porque se dedicaba a estudiar a diario por su trabajo”, afirma un intérprete que pertenece a una saga que ha escrito algunas de las mejores páginas de nuestro espectáculo.

Los premios Pepe Isbert de Amithe

Este miércoles Tony Isbert recibe en la localidad albaceteña de Tarazona de la Mancha, la tierra adoptiva de su familia, de su abuelo y de su madre, el cariño de toda una sociedad que le aprecia como actor y, sobre todo, como gran persona que es. "Su humanidad, su humildad y cercanía es algo innato en él. Un actor de los pies a la cabeza," afirma Javier López-Galiacho, presidente de Amithe, la Asociación de los Amigos de los Teatros de España que entrega cada año, desde hace ya más de dos décadas, los reconocidos Premios Nacionales de Teatros Pepe Isbert, en recuerdo a la figura de su abuelo.

"En ninguna ocasión, ni Maria Isbert ni Tony han faltado a la cita. Siempre Tony ha estado allí en recuerdo a su abuelo. Nunca ha habido un pero. Siempre han ayudado sin pedir nada a cambio para sacar adelante este reconocido Premio que han recibido con honor los más grandes personajes de la escena española. Y todos, repito todos sin excepción, lo han recogido en persona. Esto te demuestra lo que es y representa el apellido Isbert", asegura el presidente de Amithe.

Tony Isbert junto al actor y presidente de Amithe en la entrega del Premio Nacional de Teatro Pepe Isbert.

Este año 2019, Toni Isbert lo volverá a entregar. Será el próximo mes de octubre en la figura de la actriz María Luisa Merlo y en las tablas del Teatro Circo de Albacete, en un escenario donde se se guardó uno los mayores homenajes que se recuerdan en el teatro español a su madre Maria Isbert, cuando falleció.

Hoy es el día de Toni Isbert. El teatro y el cine español están de enhorabuena.

COMPARTIR: