23 de octubre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La actriz catalana formó con su marido, Fernando Guillén, una saga de actores en la que han seguido sus pasos sus hijos Cayetana y Fernando

Así es Gemma Cuervo, la gran dama de la escena premiada por toda una vida en los escenarios

Gemma Cuervo.
Gemma Cuervo.
Gemma Cuervo es uno de los grandes nombres de la escena española. La actriz, de 85 años, lleva más de sesenta de carrera profesional y cuando se casó en 1960 con Fernando Guillén creó una saga de actores que se perpetúa con sus hijos Cayetana y Fernando Guillén Cuervo. Durante sus seis décadas como actriz montó, junto a su marido, obras muy innovadoras para la España de la época con textos de autores como Jean Paul Sartre.

Gemma Cuervo es una de esas actrices que se ha dedicado en cuerpo y alma a las artes escénicas. Lleva más de 60 años en el mundo del teatro y la lista de obras en las que ha participado es casi interminable. Por ese motivo ha recibido esta semana el Premio Max de Honor a toda su trayectoria sobre las tablas. 

La actriz catalana, visiblemente emocionada, estuvo en la gala acompañada por su hija, la también actriz Cayetana Guillén Cuervo. Ella y el también actor Fernando Guillén Cuervo son los hijos que Gemma Cuervo tuvo con el actor Fernando Guillén durante su matrimonio. Gemma y Fernando fueron una de las parejas más populares del mundo del teatro en España, llegando a tener su propia compañía. 

Gemma con su hija Cayetana recibiendo el premio. 

Gemma Cuervo nació en Barcelona en 1936 y comenzó su carreta en el TEU (Teatro Español Universitario) de la Ciudad Condal. Su consagración en las tablas llegaría cuando José Tamayo la reclamó para incorporarse a la Compañía Nacional Lope de Vega. 

En 1960 se casó con Fernando Guillén y a finales de la década formaron su compañía propia consiguiendo grandes éxitos con textos innovadores para la España de la época. Estrenaron varias obras de Jean Paul Sartre como A puerta cerrada, La puta respetuosa o Los secuestrados de Altona. Otras obras que pusieron en marcha fueron La vida en un hilo de Edgar Neville o El malentendido de Albert Camus

Gemma Cuervo y Fernando Guillén. 

A finales de los setenta la pareja Guillén-Cuervo se separó aunque nunca formalizaron su divorcio y nunca quisieron hablar en los medios de comunicación del asunto. Gemma, en los ochenta y los noventa, consiguió grandes éxitos sobre las tablas con obras como El corto vuelto del gallo de Jaime Salom junto a María Luisa Merlo, Paso a paso junto a Aurora Bautista, Tres idiotas españolas que recogía textos de la feminista Lidia Falcón o Los invasores de palacio junto Fernando Fernán Gómez. En 2011 se retiró de la escena con un montaje de La Celestina. 

Protagonismo en la televisión

Gemma Cuervo, que fue miembro fundador de la Academia de las Artes Escénicas de España, también ha formado parte de incontables filmografías, cortometrajes y un buen número de programas televisivos. Posiblemente, su papel más icónico dentro de las series de televisión llegó con Aquí no hay quien viva.

Vicenta, Marisa y Concha en Aquí no hay quien viva, interpretadas por Gemma Cuervo, Mariví Bilbao y Emma Penella.

Recreando al personaje de Vicenta Benito, la galardonada actriz española se convirtió en parte fundamental de la comunidad de vecinos de Desengaño 21. Durante más de 90 capítulos en el transcurso de tres años (entre 2003 y 2006), Cuervo actuó junto a otros célebres actores que a día de hoy son tan populares como ella, tales como Mariví Bilbao, que falleció en el 2013, Fernando Tejero, José Luis Gil o el difunto Eduardo Gómez Manzano.

Muchos de ellos, incluida la propia Gemma Cuervo, repetirían su actuación en La que se avecina, donde ella participó durante unos pocos años. También se la vio actuar en Médico de Familia, interpretando a Consuelo Moreno, o en una temporada de Cuéntame cómo pasó, serie emitida en La 1, dando vida al personaje de Amelia.

COMPARTIR: