22 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El madrileño acaba de estrenar 'Canallas', su segundo largometraje tras la cámara, protagonizado por Luis Tosar y Luis Zahera

Daniel Guzmán, actor y director: "La comedia es un género que, a veces, se infravalora"

Daniel Guzmán.
Daniel Guzmán. / El actor y director estrena la película 'Canallas'
El actor y director madrileño Daniel Guzmán estrena su segundo largometraje detrás de la cámara. Se trata de 'Canallas', una comedia protagonizada por Luis Zahera y Luis Tosar que fue presentada en el Festival de Cine de Málaga. Guzmán ha charlado sobre su estreno, su carrera y sus proyectos de futuro con 'Elcierredigital.com'.

El actor y director Daniel Guzmán acaba de estrenar su segundo largometraje detrás de las cámaras. Se trata de Canallas, una comedia protagonizada por Luis Zahera y Luis Tosar que cuenta la historia de Joaquín, Brujo y Luismi, tres chicos de barrio, que vuelven a encontrarse después de veinte años. 

- ¿Cómo está siendo la etapa de promoción y entrevistas por tu nueva película, 'Canallas'?

- Muy buena la verdad, a través de Ellas comunicación, de Universal y de Movistar estamos haciendo un diseño de promoción que está funcionando muy bien y que es necesario para intentar comunicar la película y que la gente tenga ganas e interés por ir a verla al cine, sí, está siendo bastante interesante toda la promoción que estamos haciendo.

- ¿Cómo la ha recibido el público? ¿Qué feedback está recibiendo de la audiencia?

- Pues ya en el Festival de Cine de Málaga fue muy bien, tanto con los medios como con el público. Hubo muy buenas reacciones. Era la primera vez que se pasaba con espectadores. Presenciar las risas y las reacciones es bastante ilusionante. En proyectos tan personales, es muy bonito ver esta reacción y muy gratificante como director. Por todo lo que están escribiendo y lo que están compartiendo con nosotros en redes, parece que la gente está muy contenta. Luego, en los coloquios a los que he ido, veo que la gente la está recibiendo muy bien. Es una película hecha por y para el público, para verla en cine, en sala, es una comedia. 

- Con 'A cambio de nada' ganó el Goya al Mejor Director Novel. ¿Con 'Canallas' espera un éxito similar o es algo que no le quita el sueño?

- Yo, las películas siempre las intento hacer por y para el público. En este caso más, porque es una comedia. La comedia no suele tener tanta repercusión a nivel de premios y de festivales porque es un género que yo creo que, a veces, se infravalora. No tengo ninguna perspectiva de que vuelva a ocurrir lo que ocurrió con A cambio de nada porque son películas totalmente diferentes y son películas populares para que funcionen tanto en cines como en plataforma. Es una película que, a nivel de público, espero que vaya muy bien.

P: Una película que ha tenido un proceso de producción muy largo, siete años, ¿tan complicada era?

R: Bueno es complicado porque cuando trabajas con no profesionales los procesos se alargan en el tiempo y todo se multiplica por cinco en duración. El montaje de una película normal suele durar entre 12 y 16 semanas y nosotros hemos tenido de montaje un año y medio. De material bruto hemos tenido como si hubiéramos rodado cinco películas, 256 horas. A veces uno se plantea si tiene sentido estar tantos años para contar una historia, porque al final es eso, te dedicas siete años de forma continuada solo a ese proyecto pero, bueno, son proyectos con los que buscas un resultado muy concreto. Te lleva mucho tiempo y es parte también de la magia de este tipo de trabajo.

- Es su segundo largometraje y ha vuelto a trabajar con actores que están empezando o que directamente no tenían nada de experiencia, ¿diría que es parte de su sello de identidad? 

- No, intento combinar siempre actores profesionales con actores no profesionales porque creo que en esa simbiosis se establece un resultado muy bonito, genera credibilidad, originalidad y cierta veracidad. Es decir, la combinación de actores profesionales con no profesionales, bajo mi punto de vista, genera una combinación que establece una comunión con el público. Cuando el espectador ve en la pantalla rostros nuevos y sin impostura, que se alejan de esos ciertos formalismos que acompañan a veces a este género y a las maneras interpretativas, da produce un resultado muy interesante para el tipo de historia que cuento.

- Escogiendo actores noveles busca que gente con muy poca experiencia entre en el mundo del cine y la actuación, como le pasó a usted tras el documental 'Mi firma en las paredes'.

- Bueno, eso fue para mí un hito. A partir de vivir esa experiencia decidí estudiar arte dramático y, en el caso de A cambio de nada o en el caso de Canallas, si estas personas a las que se les ha dado la oportunidad de probar y de contar una historia les apasiona, pues bienvenido sea y ojalá les vaya bien.

- Por otra parte, ha contado también con Luis Tosar y Luis Zahera en ambas películas. ¿Dentro del rodaje se comportan como algo más que actores?

- No, ellos son maravillosos porque tienen un oficio y un talento que te lo hacen fácil como director y como actor. Son actores de muchísimo talento y a nivel humano tan comprometidos que te ayudan mucho a la hora de trabajar con los no profesionales. La verdad es que te lo hacen siempre muy fácil y muy sencillo, es un placer absoluto trabajar con ellos.

- Y no solo tiene experiencia en largometrajes, sus inicios en la dirección fue con el cortometraje 'Sueños', con el que ganó el Goya al Mejor Cortometraje de Ficción en 2003. ¿Esa experiencia le llevó a dar el salto a dirigir largos?

- Si, fue un primer apoyo, un primer paso en la escritura como guionista y como director. Sin lugar a duda fue el paso decisivo para que me dio la confianza para querer contar historias como director. Sueños fue un punto de partida, un cortometraje donde yo me mido como guionista y como director para ver la reacción del público o de los medios y saber qué parece esa propuesta narrativa. Y por supuesto, me dio la confianza y la fuerza para seguir contando historias.

P: Tanto en su primer largometraje con Miguel Herrán, como en 'Sueños' con Adrián Gordillo y Adam Jezierski, tras actuar bajo su dirección dieron el salto a la fama en el mundo de la actuación, ¿Cree que pasará lo mismo con algún actor de 'Canallas'?

- Hombre, yo creo, por la experiencia que he tenido con ellos, que tanto con Esther como con Chema, Brenda y Joaquín, el resultado para mí ha sido muy gratificante y muy positivo. Yo creo que Brenda y ojalá Esther hubieran podido dedicarse a esto, tienen capacidad para ello, y creo que Joaquín en sí es un personaje que bien canalizado, bien estructurado y bien dirigido genera mucha comedia y tiene una escucha, una autenticidad que si decide estudiar y formarse pues, por qué no.

- Sin embargo, sus inicios en el mundo de la actuación fueron más complicados, ¿qué es lo que recuerda con más cariño de aquella etapa?

- Cuando estudiaba, cuando me formaba con William Layton, mi época de formación en general. Mi época personal en esa etapa fue maravillosa. A nivel laboral, mi primer corto, que me eligiera Fernando León para protagonizar Sirenas, luego Éxtasis, luego Eso de Fernando Colomo. Fueron momentos muy importantes y decisivos en mi futuro como actor y también, creo, como guionista y director.

Daniel Guzmán durante la entrevista. 

- Declaraciones suyas dicen que tras este largometraje ha decidido no seguir haciendo películas, ¿se refiere a la dirección o habla de separarse por completo de este mundillo?

- No, quiero seguir escribiendo, incluso seguramente siga dirigiendo, a lo que me refiero con esto es a hacer películas tan sumamente complicadas, que sean un reto tan difícil a nivel profesional y a nivel personal. Lo que me gustaría es intentar que los tiempos se fueran acortando entre película y película. Lo que no me gustaría, o para lo que ya no tengo capacidad porque creo que no tiene mucho sentido, es a hacer dos películas en 17 años, es decir, hacer una película en 10 años y otra en siete años. Creo que ya no tengo fuerzas y energía para dedicarle tantísimo esfuerzo, tantísimo trabajo. Dedicarle toda una vida a hacer una película o dos, no tiene sentido.

COMPARTIR: