03 de octubre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El realizador oscense ha recogido en Barcelona el galardón cinematográfico como uno de los mejores retratistas de la sociedad en las últimas décadas

Carlos Saura, así es el reconocido 'maestro de la luz' y Premio RNE Sant Jordi a la Trayectoria

El realizador Carlos Saura.
El realizador Carlos Saura. / Recibiendo el Premio RNE Sant Jordi de Cinematografía a la Trayectoria.
El realizador Carlos Saura (90) es un maestro de la luz y un hacedor de narrativas tan 'sui géneris' que se ha convertido por derecho propio en uno de los mejores retratistas de la sociedad en las últimas seis décadas. El oscense acaba de recibir su cuarto Premio RNE Sant Jordi de Cinematografía, en esta ocasión por su trayectoria.

Primero fue la fotografía, luego los documentales y después llegó el cine. Carlos Saura (90) es un maestro de la luz y un hacedor de narrativas tan sui géneris que se ha convertido por derecho propio en uno de los mejores retratistas de la sociedad en las últimas seis décadas. Ahí están La caza (1966), por la que ganó el Oso de Plata en el Festival de Cine de Berlín, Peppermint Frappé (1967), Mamá cumple cien años (1979) y todos esos relatos en los que la música acapara el protagonismo, Carmen (1983), Tango (1982), Flamenco (1995) o El rey de todo el mundo (2021).

El realizador oscense acaba de recoger en Barcelona el Premio RNE Sant Jordi de Cinematografía a la Trayectoria. Pero esto no significa que no siga elucubrando. “Tengo como cuatro proyectos en mente, entre ellos, una película sobre Montserrat Caballé que se rodaría en Barcelona, una obra de teatro y una serie de televisión sobre Lorca, la película de Picasso y el Guernica… A medida que voy cumpliendo años voy teniendo más trabajo. Bueno, a la vejez viruelas”, confiesa con la ilusión y la calma que aporta la experiencia.

No es el primer Sant Jordi para Saura. Tiene otros tres por La caza (1966), La prima Angélica (1973) y Goya en Burdeos (1999). Le gustan los halagos, no le gusta lo banal y esquiva la superficialidad. Amigo de Buñuel cuando en España era un proscrito, su amistad perduró hasta el fallecimiento del maestro de Calanda.

En su vida también trató a otro de los genios más notables de la historia del cine, la primera estrella que creó el sistema de estudios, Charlot. Lo mejor de todo es que Saura fue su suegro, aunque nunca llegara a casarse formalmente con Geraldine Chaplin, con quien estuvo trece años y de cuya relación nació uno de sus siete hijos, Shane. Los otros los tuvo con otras mujeres. Con Adela Medrano tuvo a Antonio y a Carlos; con Mercedes Pérez a Manuel, Adrián y Diego y con Eulalia Ramón a Anna, productora de Morena Films y gestora de los proyectos del maestro Saura.

Carlos Saura recibe el Premio RNE Sant Jordi.

Unas horas antes de recoger el galardón, el realizador rememoró algunas de sus vivencias junto al gran mago del cine mudo que todavía sigue siendo un mito universal. Cuando Charles Chaplin se instaló en Suiza porque la Caza de Brujas de McCarthy le había exiliado, Saura tuvo la oportunidad de visitar a la familia en la mansión reconvertida en museo en Corsier-sur-Vevey. “Casi todas las tardes ponían sus películas en el cuarto de estar en el que había una gran pantalla y Oona O’Neill -su cuarta y última esposa- manejaba un proyector de 16 mm. Chaplin se sentaba con nosotros y se moría de la risa con sus películas. Me preguntaba: ‘¿A qué es divertido?’. Y bueno, qué le iba a decir”, asegura plácidamente.

En otro momento relata que “Chaplin tenía su reducto, se levantaba cada día a las seis de la mañana y se ponía a escribir con una caligrafía minuciosísima. Me dio un guion que había escrito para que lo estudiara y, de repente, lo colocó en un atril e interpretó a todos los personajes. Fue algo increíble. La película la había hecho para su hija Vicky, una jovencita muy guapa, rubia y de ojos azules”.

A la gran noche de la entrega de galardones de RNE en el Teatre Lliure que copresentaron Gemma Nierga y Sílvia Abril asistieron otros premiados, como Oliver Stone (premio honorífico), Rodrigo Cortés (mejor director por El amor es su lugar), Antonio Banderas (trayectoria), Tamara Casellas (mejor actriz) y Enrique Cerezo (premio a la Industria), entre otros.

COMPARTIR: