22 de septiembre de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Netflix y Amazon Studios han logrado alzarse con 9 estatuillas en los premios de la Academia, lo cual abre la puerta a un nuevo formato de estrenos

La presencia de las plataformas digitales en los Premios Óscar alimenta el debate sobre el futuro de la industria cinematográfica

Logo de Netflix junto a los Premios Óscar.
Logo de Netflix junto a los Premios Óscar.
Es la primera vez que los premios Óscar permiten optar al galardón a películas que no han sido estrenadas en las salas de cine tradicionales, pese a que esta novedad ha sido consecuencia de los problemas de la pandemia, los espectaculares datos de plataformas como Netflix, HBO o Amazon hacen pensar que el paradigma del estreno de películas se encuentra en una fase de cambio.

La pandemia del Coronavirus ha traído consecuencias negativas para todos los sectores, los confinamientos y la imposibilidad de acumular a un gran número de personas en un mismo lugar ha hecho que muchos negocios tengan que innovar y reinventarse para mantenerse a flote. Este fue el caso de la industria cinematográfica, con las salas de cine clausuradas y sin la posibilidad de su reapertura en el horizonte, gigantes de Hollywood como Disney, Universal o Warner decidieron apostar por un formato nuevo para ellos, el formato de estreno en plataformas de streaming.

Ignorando las críticas de productoras y directores de renombre como Cristopher Nolan, Hollywood mantuvo su idea y estrenó una gran cantidad de películas mediante estas plataformas, cosechando un éxito que puede hacernos pensar que nos encontramos ante el nuevo paradigma del visionado de películas de estreno.

En España, estos soportes siguen aumentando sus números pese a encontrar un claro contraste, y es que, según los datos de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia, los ingresos en telefonía móvil cayeron un 7% en el último trimestre de 2020. Una de las razones que explican esta caída, unida a la crisis del Coronavirus, es  la apuesta de muchas compañías por ofrecer las tarifas de móvil más baratas lo que repercute en mejorar el acceso a mejores servicios a los consumidores reflejándose  en la extensión en nuestro país de las plataformas streaming.

La madrugada del pasado domingo tuvo lugar la 93ª edición de los Premios Óscar. Esta ha sido la única edición en las que películas únicamente estrenadas en el ecosistema digital han podido optar a la estatuilla. Netflix ha sido la gran triunfadora con un total de 7 premios mientras que Amazon Studios también ha logrado alzarse con 2 estatuillas. La edición del próximo año volverá a su origen y se necesitará estrenar la película de forma tradicional para optar al galardón, pero, teniendo en cuenta la evolución de estas plataformas, parece que tarde o temprano esto cambiará.

Sala de cine vacía durante la emisión de una película.

Al éxito de estas plataformas en los Óscar se le deben sumar los espectaculares datos de crecimiento del pasado año, en el cual el número de suscriptores teniendo en cuenta todas las plataformas ha aumentado en un 50% y Netflix cuenta ya con 200 millones de abonados. Unos datos que dejan claro que el futuro del entretenimiento pasa por estos gigantes.

Como ya ocurrió con los videoclubs, el éxito de los nuevos formatos de consumo deja tras de sí grandes perjudicados y, en este caso, las salas de cine son las desafortunadas protagonistas. Al contrario que la caída de los ingresos por telefonía móvil en España mencionada anteriormente, esto no supone una sorpresa, ya que la comodidad que proporciona la posibilidad de consumir películas desde cualquier lugar y dispositivo hace que acudir a una sala de cine se vuelva un capricho caro e innecesario.

Los datos de las salas de cine son desalentadores para los amantes de estas experiencias, y es que, en Estados Unidos, el país líder en la producción de contenido audiovisual, los cines registraron en 2020 su peor taquilla anual en 40 años, bajando su recaudación a la conseguida en tiempos cercanos a la Segunda Guerra Mundial. En España los datos son similares, y es que, en 2020 se produjo una caída del 72% en las exhibiciones con respecto al 2019 según los datos de Cromscore, además, se produjo una pérdida de más de 400 millones de euros con respecto a lo recaudado en el año anterior.

Pese a que los datos de las salas de cine se encuentran marcados por el Coronavirus, el crecimiento de las plataformas de streaming invita a pensar que han jugado un papel fundamental en la caída de estas y que el paradigma del consumo de películas de estreno comienza su imparable camino hacia el cambio generacional.

 

COMPARTIR: