16 de noviembre de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La artista llega al sillón de mando con la entidad dividida y llena de miedos ante la posible intervención del Ministerio de Cultura

La SGAE aparta a Hevia de la presidencia y le sustituye la soprano Pilar Jurado en el peor momento de la institución

La soprano Pilar Jurado.
La soprano Pilar Jurado.
La soprano Pilar Jurado ha sido elegida presidenta de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) en la misma Junta Directiva que destituyó al gaitero José Ángel Hevia que llegó a la presidencia de la Sociedad privada de gestión hace tres meses con el objetivo de poner orden en el errático rumbo de la institución. Jurado, por su parte, llegan en un momento marcado por divisiones internas y la más que posible intervención por parte del Ministerio de Cultura.

El gaitero José Ángel Hevia ha sido cesado como presidente de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) después de que la Junta Directiva haya aprobado una moción de censura en su contra registrada la semana anterior por un total de 18 miembros, según han confirmado fuentes presentes en la reunión.

En la misma Junta se ha elegido a la persona que se hará cargo de la Sociedad en el peor momento de su historia es la soprano Pilar Jurado, quien en ya hace tres meses se postuló para ocupar la presidencia de la SGAE. Ahora, Jurado sustituye al quinto presidente que no es capaz de terminar su mandato. José Ángel Hevia no consiguió poner orden en los problemas de la Sociedad de Gestión y no ha evitado que el Ministerio de Cultura que preside José Guirao.

Pilar Jurado, además, se sienta en el sillón presidencial de la SGAE cuando la sociedad se encuentra más dividida que nunca. Por un lado, están los músicos que representan actualmente casi el 70% de los socios y sector al que pertenece Pilar. Luego están los colegios de Audiovisual y Gran Derecho (artes escénicas), que están a favor de Antonio Onetti, quien se postuló también para ocupar la presidencia, obteniendo 12 votos frente a los 17 de Jurado.

El gaitero José Ángel Hevia. 

El pasado 15 de febrero José Guirao solicitó formalmente a la Audiencia Nacional que le permitiera intervenir durante 6 meses la Sociedad de Gestión de titularidad privada. Complacía así el Ministerio de Cultura los deseos de más 400 creadores culturales que mediante una carta exigían a Guirao que hiciera algo.

La pasada semana la Audiencia Nacional admitió a trámite la petición y dio a la SGAE 10 días para presentar sus alegaciones. Los miembros de la directiva de la SGAE no se hicieron esperar y convocaron la Junta extraordinaria para cesar a Hevia e intentar cambiar el errático rumbo de la Sociedad. A todas luces, es una medida cosmética ya que el futuro de la entidad parece irremisiblemente unido al del Ministerio de Cultura cuya titularidad podría, o no, cambiar de manos políticas tras las próximas elecciones del 28 de abril.

El horizonte judicial tampoco pinta bien para la SGAE ya  que por un lado está la investigación por el conocido como ‘Fraude de la rueda de televisiones’ por el que socios de la SGAE y empleados de varias cadenas públicas y privadas ingresaban millones llenando la programación de la madrugada de temas musicales, que nadie escucha, pero suman hasta el 40% del total de los pagos de las televisiones a la SGAE.

Además, el ambiente entre ya que la intervención de Cultura podría suponer el descubrimiento de algunas realidades de la institución privada que han no han sido solventadas y que podrían activar nuevos escándalos.

COMPARTIR: