22 de julio de 2019
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Se inaugura en Sevilla una magna exposición con casi cinco mil páginas de textos originales y fotografías de los literatos españoles más conocidos

Ochenta aniversario de la muerte de Antonio Machado: Las dos Españas homenajean a los recordados hermanos poetas

Antonio Machado.
Antonio Machado.
Antonio Machado Ruiz nació en Sevilla el 26 de julio de 1875 y falleció en Colliure (Francia) el 22 de febrero de 1939. Fue el poeta más joven de la generación del 98. Su obra inicial, de corte modernista, como la de su hermano Manuel, evolucionó hacia un intimismo simbolista con rasgos románticos.

!Por fin! Aunque han tenido que pasar 80 años, las dos Españas rinden homenaje a "Don Antonio”y Manuel Machado. La España Oficial, en este caso representada por el actual presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, acudirá al pequeño cementerio de Colliure (Francia) este fin de semana a depositar unas rosas como homenaje a sus vidas y a sus obras, y al mismo tiempo entidades y grupo civiles están organizando actos, charlas y lecturas de los mas conocidos poemas de ambos hermanos.

!Por fin! "La España de charanga y pandereta, cerrado y sacristía, devota de Frascuelo y María, de espíritu burlón y alma quieta, ha de tener su mármol y su día, su infalible mañana y su poeta". A esta España se ha sumado este año "la España del cincel y de las masas, con esa eterna juventud que se hace del pasado macizo de la raza".

Pero, entre todos los homenajes hay que destacar la magna exposición que se ha organizado en Sevilla (con la colaboración especialísima de la Fundación Unicaja). Según uno de los comisarios de la muestra, Antonio Rodríguez Almodóvar, se trata de la exposición más ambiciosa que podía realizarse en homenaje a aquellos dos ilustrísimos poetas  que llevaron a gala el nombre de Sevilla ("Mi infancia son recuerdos de un patio de Sevilla y un huerto claro donde madura el limonero…”). Un conjunto de casi 5.000 páginas, muchas con textos originales y vírgenes, más fotografías y documentos civiles y una abundante correspondencia con personajes y amigos con algunas cartas inéditas… y algunas obras teatrales que no llegaron a estrenarse: “ La Diosa Razón”, “Las brujas de don Francisco”, “Adriana Lecouvreur“,  “Candelas” y “ Las tardes de La Moncloa”, para leer esta última hay ya cola, dada la actualidad del libro que acaba de presentar el actual inquilino de La Moncloa.

Los hermanos Machado, Antonio y Manuel.

Sin embargo, según me han dicho, no está bien representado el paréntesis que supuso la separación de los dos hermanos durante la Guerra Civil, se separaron pocos días antes del 18 de julio de 1936 y ya no volvieron a verse mas en vida. Es cierto que entre “Don Antonio” y Manuel no hubo nunca discrepancias serias en lo poético, lo literario, lo social, lo económico y ni siquiera en lo político. Pero la lejanía del exilio  (Antonio tuvo que marcharse a Francia y Manuel se quedo en la España Nacional) produjo una jugarreta descriptiva de lo que es una  guerra civil. Porque mientras "Don Antonio" escribía este soneto apasionado y fervoroso sobre el comunista Enrique Lister:

A Líster, jefe de los ejércitos del Ebro

Tu carta -oh noble corazón en vela,
español indomable, puño fuerte-,
tu carta, heroico Líster, me consuela,
de esta, que pesa en mí, carne de muerte.

Fragores en tu carta me han llegado
de lucha santa sobre el campo ibero;
también mi corazón ha despertado
entre olores de pólvora y romero.

Donde anuncia marina caracola
que llega el Ebro, y en la peña fría
donde brota esa rúbrica española,

de monte a mar, esta palabra mía:
"Si mi pluma valiera tu pistola
de capitán, contento moriría"


La familia Machado al completo. 

Manuel escribía este poema al General Francisco Franco, tras la victoria en 1939 en la Guerra Civil:

Al sable del caudillo

¡Bienvenido, Capitán!

Bienvenido a tu Madrid,

con la palma de la lid

y con la espiga del pan.

Dios bendice el santo afán

que tu espada desnudó

y la victoria te dio,

poniendo en esa victoria

toda la luz de la gloria

de un mundo que se salvó.

Con esa hueste triunfal

que tras tu enseña desfila

-y que lleva en la mochila

estrellas de general-,

de la barbarie oriental

vencer supiste el espanto,

y alcanza tu gloria tanto

que con tu invencible tropa

fue España escudo de Europa

como en Granada y Lepanto.

De tu soberbia campaña,

Caudillo noble y valiente,

ha resurgido esplendente

una y grande y libre España.

Que hoy sean tu nueva hazaña

estas paces que unirán

en un mismo y puro afán

al hermano y el hermano…

Con la sombra de tu mano

es bastante, ¡Capitán!

Homenaje que yo celebro, aunque solo sea por la companía que me dieron desde mi infancia algunos de sus poemas más conocidos. Este, por ejemplo:

Españolito que vienes al mundo

Ya hay un español que quiere

vivir y a vivir empieza,

entre una España que muere

y otra España que bosteza.

Españolito que vienes

al mundo te guarde Dios.

Una de las dos Españas

ha de helarte el corazón.

 

- Lucio Séneca, escritor y académico cordobés

COMPARTIR: