27 de mayo de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La madre de Felipe VI ha viajado hasta Atenas para estar a su lado ya que el hoy empresario está ingresado por una neumonía y un edema pulmonar

Preocupa la salud de Constantino de Grecia, 'el hermanísimo' de la Reina Sofía y último monarca heleno

Constantino de Grecia.
Constantino de Grecia.
Constantino II, Rey de los helenos, está ingresado en Atenas desde el pasado miércoles. Su estado de salud preocupa a causa de una neumonía. Constantino tuvo que abandonar el trono de Grecia en 1974 tras un referéndum en el que pueblo griego eliminó la monarquía como forma de Estado. Desde entonces, ha vivido principalmente en Londres junto a su mujer Ana María de Dinamarca y sus hijos, aunque durante varios años estuvieron protegidos por la Reina Sofía en el palacio de la Zarzuela, en Madrid.

Constantino de Grecia fue ingresado el pasado miércoles en un hospital de Atenas tras encontrarse mal. Aunque se pensaba que había sufrido un episodio isquémico, tras ser atendido en el centro de salud de Kranidi los médicos lo trasladaron a la capital, donde han confirmado que se debe a una neumonía y un edema pulmonar.

Su hermana, la Reina Sofía, viajó hasta la capital griega tras abandonar precipitadamente el concierto de Raphael que tuvo lugar el jueves por la noche en Madrid. El traslado de la hermana del Rey Constantino ha despertado todas las alarmas sobre el agravamiento de la salud del que fue el último monarca heleno. 

Nacido en 1940 en Atenas, Constantino ha sufrido varios problemas graves de salud, como su intervención en 2009 para desbloquearle una arteria y un ictus en 2016 que le dejó con dificultades de movilidad hasta hoy, una de las causas por la que continúa en silla de ruedas.

El último Rey de Grecia 

Un golpe de estado militar en 1967 hizo que el monarca se ganase las antipatías del mundo entero por colaborar con los militares. Seis meses después intentó un contragolpe, pero salió mal y los militares le enviaron a la embajada helena en Roma. Seguía siendo el Rey, pero de facto no tenía ningún poder. El 1973 fue depuesto.

Federica de Grecia.

Un año después, tras la caída del régimen militar, se organizó un referéndum democrático para decidir la forma de Estado. La campaña republicana fue un éxito. No usaron para pedir la república la imagen del Rey sino la de su madre, la Reina Federica. “Si votáis que sí, vuelve”, rezaban los carteles republicanos, sabedores del mal recuerdo que había dejado la Reina en su país. Ésta, junto a su hija Irene, se fueron al exilio en la India. Constantino, tras ser rechazado por el país de origen de su mujer, Ana María de Dinamarca, se exilió en Londres. Irene, tras la muerte de su madre en 1981, vive en España y estos días acompaña a su hermana en Mallorca.

Desde entonces las relaciones entre las autoridades griegas y la que fuera su Familia Real no han sido fáciles. Cuando en 1981, la Reina Federica falleció en Madrid, después de muchas negociaciones el gobierno heleno consintió en que los miembros de la familia visitaran durante 24 horas el país para enterrar a la Reina en Tatoi.

En esos años, la imagen internacional de la familia era pésima. Salvo en España donde, de refilón, se beneficiaban de la omertá informativa que durante años primó sobre todo lo que tenía vinculación con Zarzuela. En nuestro país vive exiliada, desde 1981, la Princesa Irene de Grecia, hermana y gran apoyo de la Reina Emérita.

En España fue durante años habitual ver a los exreyes aparecer en los distintos acontecimientos familiares y en los veranos de Mallorca. Sin embargo, algunas fuentes afirman el que conocido como affaire Selina Scott supuso la lejanía entre ambas familias. 

Selina Scott y la Casa Real española

El reportaje de Selina Scott, que consiguió inmiscuirse en la intimidad real, fue polémico por la imagen frívola que arrojaba del monarca y la divulgación de momentos que dieron lugar a chanzas, como aquel en el que el monarca no era capaz de arrancar una moto. La conexión entre el monarca y la periodista era más que evidente. Tal vez porque contaba con un intermediario de excepción: el exrey Constantino de Grecia, cuñado de don Juan Carlos.

Selina Scott. 

Nunca se pudo descubrir, pero la sombra del comisionismo sobrevoló sobre esa entrevista y se habló de la mordida que se habría llevado el exrey heleno por facilitar a la cadena británica el acceso al Jefe del Estado español. Constantino de Grecia no pasaba por un bueno momento económico a principios de los 90 y toda la prensa inglesa se había hecho eco de ello. Además, la amistad de Selina y el hermano de doña Sofía tampoco había pasado desapercibida para los tabloides ingleses. Un grado de intimidad que también pareció repetirse, aunque de forma más fugaz, con el monarca español.

De Grecia, pero no príncipes

Lo cierto es que durante años se prohibió a cualquier miembro de la familia real helena pisar el país y, tal vez por este motivo, los Reyes de España no visitaron oficialmente Grecia hasta 1998, aunque para entonces, Doña Sofía no era considerada por el país como su princesa sino como la mujer de un Jefe de Estado con el que Grecia tenía relaciones comerciales y diplomáticas.

Cuatro años antes de esta histórica visita, la Justicia europea autorizó que algunas propiedades incautadas a la familia de Grecia fueran devueltas al Rey Constantino. Por otro lado, el país llegó a un acuerdo con la familia griega. Constantino y demás familia podrían volver a pisar suelo griego siempre y cuando renunciasen a cualquier interés sobre el trono griego y se abstuviesen de influir en la política interna del país

Philipos de Grecia y Nin Flohr. 

Sí pueden usar, sin embargo, el artificial apellido de Grecia que la dinastía griega se colocó para acercarse a un pueblo que nunca les sintió del todo como propios. Sin embargo, esa falta de título principesco no ha amilanado a Constantino que sabe que los títulos artificiales se cotizan bien entre los millonarios americanos  y, de hecho, han reportado unos cuantos braguetazos: Alexia y PabloPablo y Marie-Chantal Miller, Nicolás y Tatiana Blactick y, ahora, Philipos y Nina Flohr

COMPARTIR: