03 de marzo de 2021
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Consistorio espera llegar a un acuerdo con estos trabajadores después de las nuevas propuestas que les enviaron hace unos días

Rastro de Madrid: Comerciantes piden a Almeida su reapertura tras ocho meses sin ingresos

Los comerciantes ambulantes se manifiestan en la plaza de Cascorro.
Los comerciantes ambulantes se manifiestan en la plaza de Cascorro.
Ocho meses después de que el Ayuntamiento de Madrid cerrara, mediante un decreto, el mítico Rastro por la situación de crisis sanitaria, los comerciantes ambulantes que trabajan en este mercado piden al Consistorio su reapertura. Durante este largo periodo han estado negociando con la administración las formas de incorporarse a su actividad pero ha sido imposible llegar a un acuerdo. El Ayuntamiento está a la espera de que se le conteste a las nuevas propuestas que recibieron por email.

El coronavirus no solo ha activado una grave situación sanitaria sino también ha significado la llegada de una importante crisis social, política y económica. Uno de los sectores más damnificados por el resentimiento de la economía ha sido el comercio.

Muchos de los establecimientos se han visto obligados a cerrar debido a las grandes pérdidas que han sufrido desde que se decretó el primer Estado de Alarma en el mes de marzo. Y los que sobreviven al fuerte impacto financiero lo hacen realizando grandes sacrificios.

Según los datos que manejan en la Confederación Empresarial de Madrid (CEIM), las nuevas restricciones supondrían un coste semanal de 600 millones de euros y una caída del Producto Interior Bruto regional que rondaría el 15%.

También existen un grupo de personas dentro del gremio que quieren abrir sus negocios y las administraciones no se lo permiten, justificándose que se pretende evitar focos masivos de propagación del virus. Es el caso de los vendedores ambulantes con autorización del Rastro de Madrid.

Comerciantes en una situación límite

Por este motivo el pasado domingo 25 de octubre estos comerciantes se concentraron en la emblemática plaza de Cascorro a las 11 de la mañana para seguir insistiendo al Ayuntamiento de Madrid a que reabra El Rastro. Los trabajadores, más de 1.000 personas, llevan más de 8 meses sin poder realizar su trabajo ni poder facturar.

En los Bancos de Alimentos hay mucha gente que trabaja en El Rastro. Hay muchas personas que no pueden ir a las manifestaciones porque no pueden pagar la gasolina. También hay trabajadores que han tenido que abandonar sus casas de alquiler para volver con sus familias de origen”, describe esta situación Maika, la portavoz que representa a este grupo de vendedores.

Manifestante del Rastro que ha perdido sus ingresos.

Esta situación a muchas familias les ha supuesto acabar con sus ahorros y quedarse endeudadas. Hemos asumido por responsabilidad social los meses del Estado de Alarma pero lo que no es asumible es que desde el proceso de Desescalada en otros sitios se abrieran los mercadillos y en Madrid no. El Ayuntamiento de Madrid solo ha buscado excusas para no abrirnos El Rastro”, añade Maika.

Desde el Consistorio de la capital de España se explica que la reapertura del famoso mercado ambulante se hará de carácter inmediato cuando en sus instalaciones se fijen las condiciones perimetrales, de aforo y seguridad para evitar rebrotes. De esta forma lo comunicaba el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida.

Durante todo este periodo de tiempo tanto comerciantes como responsables del Ayuntamiento han estado en contacto para alcanzar entre todas las partes implicadas un acuerdo que les beneficie a ambos.

Medias que piden para desarrollar su trabajo

La última reunión que tuvieron, vía telematica, entre las dos partes se celebró el pasado 16 de octubre en la comisión de seguridad. En ella se acordó que se valorarían las  propuestas y ellos emitirían otras para que sean consultadas con sus asociados. Pero la reunión concluyó sin ningún tipo de acuerdo para la apertura del mercado.

Sin embargo desde la asociación comunican que en la tarde del viernes 23 recibieron un email de la Concejalía de Centro, quien se encarga de gestionar esto. En el texto se exponía que se llevarían a cabo algunas de las mejoras solicitadas por la agrupación de trabajadores.

Entre ellas se encuentran: cambiar el acceso de la calle Maldonadas, de salida a pasar a ser de entrada. Asimismo, hacer dos tipos de alternancia de los puestos, instalando la mitad de ellos cada domingo, y rotando los titulares y el turno para los festivos. Una medida que se encuentra sobre la mesa de negociación desde el mes de junio. A petición de esta asociación de vendedores.

Una de las calles más concurridas de El Rastro.

También solicitan que haya un perimetraje conjunto de todo El Rastro, al incluirse puestos ambulantes y comercios que sacan sus productos de venta a la calle.

El Ayuntamiento quiere hacer dos mercadillos. Uno, donde estén situados los puntos de ventas en las calzadas, delimitado por cinta balizadora, con entradas y salidas para el control del aforo. Y luego el resto del Rastro con libre tránsito donde las aceras se queden libres”, explica la responsable de los comerciantes ambulantes.

Y añade que “es una contradicción del Consistorio pues se van a producir aglomeraciones al juntarse los vecinos de la zona con los clientes de las tiendas que disponen sus artículos en las calles”.

Por estos argumentos los comerciantes han rechazado estas medidas. Pero principalmente, porque en el plano general, que se les ofreció el pasado sábado por la tarde, no se apreciaban las remodelaciones del espacio que ellos pidieron.

Maika, la portavoz de estos trabajadores, declara a El Cierre Digital que seguirán con su lucha hasta que el Consistorio madrileño llegue a un acuerdo con ellos. Para conseguirlo han reunido 207 firmas, entre las que se encuentran las rúbricas de comerciantes fijos, que apoyan la reapertura de El Rastro.

José Luis Martínez Almeida, alcalde de Madrid.

También ha afirmado que las negociaciones con la administración sigue su camino y están más cerca de que se posibilite ese acuerdo.

La propuesta y la postura del Ayuntamiento

Por su parte, el Ayuntamiento de Madrid ha informado a este medio que están a la espera de que se les responda al correo que les enviaron hace unos días con las nuevas propuestas.

Este documento incluye como medidas las que se exponen a continuación:

- La ocupación de puestos por sectores.

- La colocación de los puestos teniendo en cuenta el carácter rotario de domingos y festivos, tal y como habían solicitado, de manera que habría 496 puestos en el primer turno y 500 en el segundo.

- La imposibilidad de colocar puestos en la calle Amazonas por razones de seguridad.

- El cambio de las entradas y salidas previstas en la calle Ruda y calle Maldonadas, tal y como solicitaban los comerciantes.

- Los puestos tendrán un frente de dos metros y un metro de fondo para poder respetar la distancia de seguridad y el posible paso de vehículos de emergencias.

- El establecimiento de turnos rotatorios diferentes en función de que la apertura del Rastro se realice en domingos o festivos. De esta forma se permitiría que en domingos alternos se sitúen el 50% de los puestos y en festivos alternos lo hagan de forma rotatoria en turnos de 50%.

En el medio del desacuerdo entre la administración y los comerciantes ambulantes se encuentran los vendedores con establecimiento fijo. También otra víctima del golpe económico que sufren los comerciantes en esta zona.

La opinión de “Nuevo Rastro”

Desde la asociación de comerciantes con establecimiento fijo, denominada Nuevo Rastro, se pide que se les desligue en prensa su nombre del nombre de los comerciantes ambulantes, ya que ellos no son los artífices de la manifestación. Y añaden que quieren abrir lo antes posible sus negocios pero dentro de la normativa de seguridad sanitaria que el Ayuntamiento establezca en el plan Madrid Salud. Así lo explica su presidente Manuel González.

No buscamos enfrentarnos con los comerciantes. Simplemente no queremos que se diga que el Rastro está cerrado porque no es así. Con esas declaraciones solo se consigue que se espante la clientela”, asegura Manuel.

Yo mismo les propuse que se abriera el Rastro el sábado y el domingo para que se diera la opción de trabajar la mitad de puestos y la rotación de turnos. Pero la rechazaron porque algunos tenían que vender en otras zonas de Madrid. Yo por ejemplo no puedo hacer eso”, asegura el presidente de “Nuevo Rastro”.

Otros comerciantes dan su opinión

En contraposición a sus palabras este medio se ha puesto en contacto con Petra, otra comerciante con establecimiento fijo en la zona de El Rastro que pertenece a la asociación Santana Street y nos ha mostrado su oposición a la postura defendida por Nuevo Rastro.

Nosotros estamos a favor de la lucha que están llevando a cabo los comerciantes ambulantes. Y entendemos su posicionamiento porque entendemos que defienden a todo El Rastro. Tanto sus negocios como el nuestro, de las tiendas físicas, conformamos ese espacio”, asegura Petra

Y concluye que “debemos de ayudarles porque gracias a su venta, las calles se llenan de más clientes y la visita de estos nos reporta beneficios”.

 

COMPARTIR: