30 de noviembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

La directora del INAEM, Amaya de Miguel se suma a las renuncias del subdirector de teatro Fernando Cerón y la directora de Bellas Artes Jiménez-Blanco

Iceta provoca la huida de los responsables de Cultura: Tres dimisiones en menos de cinco meses

Amaya de Miguel, Dolores Jiménez-Blanco y Fernando Cerón, dimisiones del Ministerio de Cultura.
Amaya de Miguel, Dolores Jiménez-Blanco y Fernando Cerón, dimisiones del Ministerio de Cultura.
El pasado 22 de marzo de 2022 dimitía la directora general del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música, que pasará a estar al frente de la Fundación Montemadrid. Este no es el primer revés al que tiene que hacer frente el Ministerio de Cultura, encabezado por Miquel Iceta. Durante el pasado mes de enero, fue Fernando Cerón, subdirector de Teatro del INAEM quien se marchaba del Instituto; en noviembre, por su parte, fue Dolores Jiménez-Blanco quien dimitía por discrepancias.

Al Ministerio de Cultura le cuesta pasar una semana sin ofrecer una noticia. En esta ocasión, se trata de una dimisión. El ministerio de Miquel Iceta ha perdido a Amaya de Miguel como directora del Instituto Nacional de Artes Escénicas y de la Música (INAEM), que dimitió el pasado 22 de marzo de su responsabilidad en el centro. A partir de ahora, De Miguel estará al frente de la Fundación Montemadrid, donde sustituirá al exministro de Cultura José Guirao.

En su lugar ocupará el puesto Joan Francesc Marco, aunque no es nuevo para él. Durante el periodo comprendido entre los años 1990 y 1995, Marco ya fue director del Instituto. Además, el catalán formaba parte del gabinete de Iceta, como asesor, desde el pasado mes de julio de 2021. Joan Francesc Marco ha estado siempre vinculado al área de cultura, tanto a nivel nacional como a nivel local, pues también ejerció de diputado del Área de Cultura en la Diputación de Barcelona. Sin embargo, uno de los mayores hitos de su carrera es su nombramiento como director general del Gran Teatre del Liceu de Barcelona.

Fernando Cerón y su huida del INAEM

Corrían los últimos días del mes de enero de 2022 cuando se conocía la noticia de que Fernando Cerón, el subdirector general de Teatro del INAEM, dimitía de su cargo. Sin embargo, antes de salir por la puerta hizo algo de ruido. Emitió una carta de despedida, que comenzaba comunicando que iba a dimitir y que, sin duda, había sido “una decisión difícil y contradictoria”. Utilizó la carta para manifestar también su “profundo agradecimiento, respeto profesional y cariño personal hacia Amaya de Miguel”, por la que dijo sentir una gran admiración profesional unida a una amistad basada en lazos muy sólidos. De Miguel ha sido la directora general del INAEM hasta este 22 de marzo, cuando se ha conocido su dimisión.

Fernando Cerón.

Según Cerón, su decisión respondió “a razones completamente ajenas a mi relación personal y profesional con Amaya y vienen motivadas por las dificultades con las que me enfrento a diario para poder ejercer el trabajo que considero necesario como responsable técnico de la relación institucional con el sector de las artes escénicas”.

En su despedida, quiso destacar las difíciles circunstancias vividas en los últimos años, por las que él y su equipo se han “tenido que enfrentar a situaciones completamente inesperadas, algunas de ellas, amenazas muy negativas (crisis sanitaria) pero, otras, oportunidades positivas (llegada de fondos europeos de recuperación y resiliencia)”. 

Dolores Jiménez-Blanco, discrepancias con Iceta

Un año y seis meses después de asumir la dirección general de Bellas Artes, María Dolores Jiménez-Blanco renunciaría a su cargo el pasado noviembre de 2021 por discrepancias con el ministro Iceta en relación a la conservación de piezas del Patrimonio Nacional como la Dama de Elche, la Dama de Baza o los Bous de Costitx.

Su dimisión provocó revuelo en el ministerio que encabeza Miquel Iceta, quien explicó que la marcha de Jiménez-Blanco se debía a su deseo de volver a la Universidad Complutense de Madrid. Nombrada en 2020 directora general por el anterior ministro socialista, José Manuel Rodríguez Uribes, la historiadora no parece que tuviera la misma concordancia con el nuevo gabinete de cultura.

Dolores Jiménez-Blanco.

Esta hipótesis ha sido confirmada por fuentes conocedoras de la situación de Jiménez-Blanco a los medios de comunicación, que aseguran que existe una "falta de sintonía con el equipo de Miquel Iceta", tal y como se pudo ver en la reunión de la pasada semana en Menorca del Consejo de Patrimonio Histórico. Sin embargo, en una reunión en junio, no mostró ninguna oposición a la misma idea que ha provocado su dimisión. Además, Jiménez-Blanco no renunció hasta que el equipo de Cultura propuso que las joyas arqueológicas de algunas comunidades autónomas fueran devueltas al lugar donde fueron encontradas.

COMPARTIR: