23 de mayo de 2024
|
Buscar
FIN DE SEMANA

El Pontífice sufrió una "infección respiratoria" este miércoles tras la Audiencia General, por lo que fue internado de urgencia en el Hospital Gemelli

La salud del Papa Francisco de nuevo bajo el foco: Su ingreso reaviva los rumores sobre el futuro inmediato del Vaticano

El Papa Francisco en silla de ruedas.
El Papa Francisco en silla de ruedas. / La salud del Pontífice nuevamente bajo el foco.
El ingreso del Papa Francico I, que ha obligado a suspender una entrevista en la RAI, la televisión pública italiana, ha vuelto a fijar el foco de la actualidad en la salud del Pontífice. Desde hace meses se especula con la posibilidad de que Jorge Bergoglio está preparando su sucesión, lo que no significa que esté pensando en un abdicación, aunque algunos medios italianos tampoco descartan que, llegado el momento, se tome esa misma decisión.

A media tarde del 29 de marzo de 2023 desde la Santa Sede se comunicaba que el Papa Francisco había sido ingresado en el hospital Gemelli de Roma. Según la prensa italiana, el Pontífice "sufrió problemas cardíacos al final de la mañana y que por seguridad fue llevado para controles en el departamento de cardiología".

"La tomografía computada de tórax habría salido bien y este elemento es evaluado con alivio general por el entorno del Papa, a partir del profesor Andrea Arcangeli, director de Sanidad e Higiene del Govenatorato del Vaticano, que se encuentra el lado del Pontífice", añadía Il Corriere della Sera, tras lo que se comunicó que el Pontífice se mantendría en el hospital unos días. 

El Pontífice tenía una entrevista prevista con la RAI, la televisión pública italiana y nada hacía prever un ingreso. "El tema de la salud del Papa siempre es un tanto incómodo para la Santa Sede por más que desde hace años el propio Santo Padre le de naturalidad. Se han visto obligados a comunicar esto por el hecho de suspender la entrevista si no, no lo habrían dicho", explica a Elcierredigital.com una fuente de toda solvencia de la cadena estatal del país transalpino.

Fue a partir del verano de 2021 cuando se empezó a hablar con más insistencia de los problemas de salud que afectaban al Papa. Circunstancia que coincidió con cambios a toda prisa dentro de la administración de la Santa Sede que, visto desde fuera, daban sensación de premura por dejar el futuro inmediato de la institución 'atado y bien atado'. 

Benedicto XVI y el Papa Francisco. 

Se han buscado posibles guiños en las numerosas declaraciones del pontífice para intentar interpretar si entre sus planes inmediatos estaría el de abandonar el trono de San Pedro, siguiendo así los pasos de su predecesor recientemente fallecido Benedicto XVI

La posible abdicación

Los problemas de salud de Francisco I hicieron florecer, con total naturalidad, en los medios de comunicación italianos la idea de una posible abdicación. Sin embargo, entonces aún estaba vivo el anterior Papa, Benedicto XVI, y tres Papas eran demasiados. Tras el fallecimiento de Joseph Ratzinger a los 95 años el pasado 31 de diciembre de 2022, la posibilidad de que Jorge Bergoglio siguiera sus pasos sigue más viva que nunca. 

El Papa argentino concede muchas declaraciones a los medios pero sabe medir muy bien sus palabras. Son sus actos los que dicen algo más allá. Lo cierto es que la segunda parte de la década que lleva en el trono de San Pedro se está caracterizando por el movimiento. Francisco transmite la sensación de tener prisa en renovar la Iglesia Católica, un viraje progresista en contraste con los dos anteriores papados. 

"No he pensado en esa posibilidad, pero eso no quiere decir que pasado mañana no lo piense", declaró a los medios de comunicación en el verano de 2022. Sin embargo, a pesar de estas declaraciones, es inevitable que se hagan quinielas sobre quién sería su sustituto. 

Los posibles sucesores 

Marengo, el cardenal más joven del mundo, es uno de los nombres que suenan con fuerza como posible sucesor de Francisco. Este italiano de 48 años ha visto nacer la Iglesia Católica en Mongolia prácticamente de cero. Su labor pastoral en este país asiático es su mayor credencial para acceder al Pontificado, además de la edad, que le permitiría un reinado largo en el que llevar a cabo reformas a largo plazo.

Llegó a Mongolia en 2003 para acompañar a una pequeña comunidad cristiana en Alvaiheer, en la región de Uvurkhangai. En ese momento casi no había católicos en este país asiático y en la actualidad conforman el 2'2 por ciento de la sociedad

El éxito de su labor pastoral ha hecho que el Papa Francisco lo tuviera en cuenta para incorporarlo al Colegio Cardenalicio. En sus declaraciones, Marengo siempre ha confesado estar en "perfecta sintonía" con los pensamientos del Pontífice. 

Asia es un lugar fundamental para el futuro del catolicismo. "No hay que descartar que la Iglesia elija a un Papa asiático después de uno americano. El papel en Europa no necesita reforzarse, forma parte de nuestra cultura, un Papa español o italiano no va hacer que en nuestros países aumente la Fe. Sin embargo, en Asia se ha incrementado mucho el número de fieles a la religión católica y figuras como Tagle han tenido un papel fundamental", aseguraba a Elcierredigital.com hace tiempo un periodista italiano conocedor de los avatares del Vaticano. 

Luis Antonio Tagle. 

Por este motivo, uno de los nombres que desde hace años se maneja para la sucesión al Papa es el de un filipino. Luis Antonio Tagle, arzobispo de Manila. 

De origen chino, Tagle fue acercado a Roma en 2019 por expreso deseo del Papa. 'Chito', como le conocen sus íntimos, tiene 64 años y un perfil progresista. Por este motivo, Francisco le puso al frente de los puestos más estratégicos de la Santa Sede, como prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, es decir, la persona encargada de organizar la red de misioneros católicos. Antes estuvo al frente de Caritas Internacional y desde ese puesto pidió públicamente que se perdonaran las deudas a los países del Tercer Mundo. Unos postulados que gustaban al Papa Francisco.

Sin embargo, también hay otro nombre que se maneja, el del italiano Matteo María Zuppi, arzobispo de Bolonia y que hace meses fue elegido presidente de la Conferencia Episcopal italiana, que junto con la española es una de las más influentes en la Santa Sede. Es visto con muy buenos ojos por el Papa Francisco y no cuenta con enemigos importantes entre el sector conservador. Sería el primer Papa italiano en casi medio siglo, siendo el país transalpino el que más Pontífices ha generado. 

COMPARTIR: