09 de febrero de 2023
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Víctor de la Cruz fue la mano derecha del gran empresario, ahora Mediaset da a conocer la historia completa el próximo 22 de Noviembre

La serie de El Cierre Digital sobre Ruiz-Mateos, contada por su 'chófer' en Cuatro TV

'El Chófer' disponible en Cuatro
'El Chófer' disponible en Cuatro
Mediaset apuesta por un nuevo formato televisivo de la mano de Cuatro. El 22 de noviembre se estrena 'El chófer' con Víctor de la Cruz como protagonista, el que fue el hombre de confianza y confidente de José María Ruiz-Mateos. De la Cruz formó parte del importante juicio contra el empresario por fraude fiscal –que relató elcierredigital.com– ya que fue la persona que estuvo siempre presente en todos los delitos que cometió a lo largo de su vida.

El próximo 22 de noviembre llega a Mediaset, de la mano de Cuatro, un nuevo y sorprendente formato. 'El chófer', una serie de la que aún no se tienen muchos datos pero sí el más relevante, Víctor de la Cruz, el hombre y chófer de confianza del conocido empresario y político, José María Ruiz-Mateos, será el principal protagonista del entramado. 

Elcierredigital.com dedicó hasta 13 capítulos –'La verdad de Ruíz-Mateos'– a contar las andanzas del principal accionista de Rumasa y Nueva Rumasa. 

De la Cruz, chófer del poderoso empresario, formó parte del importante juicio contra el empresario, acusado de delito fiscal, ya que era su mano derecha, su confidente, y la persona que estuvo siempre presente en todos los delitos que cometió a lo largo de su vida. Así lo indica la promoción televisiva del mismo programa "Oficialmente era su chófer, pero en realidad era mucho más".

victor

Imagen del video promocional. 

El propio protagonista expresa en el video promocional "Creí en su lucha. Hice de todo por él. Fui su sombra, viví en búsqueda y captura, espié, robé... La historia de Ruiz-Mateos es mi propia historia" acompañando el testimonio de imágenes documentales y de hemeroteca de la época polémica de Ruiz-Mateos. 
 

La historia de Ruiz-Mateos

José María Ruiz-Mateos falleció a los 84 años en septiembre de 2015. Hay que recordar que solo un par de meses antes de fallecer fue detenido por no presentarse ante el juzgado mallorquín, lo que obligó a su ingreso en la cárcel de Soto del Real en junio de 2015. Entonces el empresario se había negado a presentarse ante el juzgado que luego encarceló a sus hijos en Aranjuez.

José María Ruiz-Mateos salió unas horas después de la cárcel para ser ingresado directamente en un hospital, con 84 años, dando lugar a la imagen del empresario jerezano en una silla de ruedas empujada por su abogado, Marcos García Montes, y una cierta indignación en la sociedad española en general y muy en particular en su hija Begoña, que acusó a sus hermanos de no asumir sus responsabilidades y dejar que su padre lo hiciese por ellos. Finalmente, Ruiz- Mateos falleció el 7 de septiembre de 2015.

Los líos de Nueva Rumasa

Ruiz-Mateos y sus hijos fueron imputados por la Audiencia Nacional por Nueva Rumasa, tras emitir pagarés de esta nueva empresa, una operación que afectó a los ahorros de unas 4.500 familias que confiaron en la gestión de los Ruiz-Mateos. Con su fallecimiento se extinguió la responsabilidad penal del patriarca familiar pero no de sus hijos, que están imputados en la Audiencia Nacional por estafa, insolvencia punible y fraude.

Begoña Ruiz Mateos. 

Todo comenzó con la expropiación de Rumasa en 1983. Entonces Ruiz-Mateos quiso repetir la aventura empresarial con un nuevo holding que constituyó en 1990 bajo la denominación de Nueva Rumasa. Una intrincada red societaria con estructuras escondidas en paraísos fiscales que está siendo investigada por la Audiencia Nacional. Entre 2009 y 2010, Nueva Rumasa realizó varias emisiones de pagarés por parte de empresas del grupo que prometían intereses de hasta el 12%. Con ellas obtuvo unos 300 millones de euros de 4.500 inversores.

Aquello fue denunciado como un fraude piramidal y la Audiencia Nacional imputó a los Ruiz-Mateos. Nueva Rumasa se había hecho con el control de empresas de alimentación tan conocidas como Clesa, Dhul, Elgorriaga, Trapa, Quesería Menorquina, Garvey o Carcesa, pero Ruiz-Mateos acabó yendo al preconcurso de acreedores y vendiendo la mayoría de las empresas en 2011 por una cantidad ridícula a una sociedad detrás de la cual estaba Ángel de Cabo, condenado por el vaciamiento patrimonial de Viajes Marsans en connivencia con Gerardo Díaz Ferrán.

Enfrentamiento familiar y ¿Quién es mi padre?

Tras la muerte del patriarca, el cisma familiar en el seno de los Ruiz-Mateos continúa siendo hoy casi total. El problema reside ahora en que las seis hijas de Ruiz-Mateos se quedaron en su día colgadas, ya que el empresario valenciano Cabo les reunió tras coger Nueva Rumasa y les dijo a todos: "Aquí sólo hay bocadillos para seis, como os digo sólo seis bocados para repartir".

Un bocado que se quedaron los seis hijos varones, sin repartir nada con sus siete hermanas, según fuentes cercanas a ellas. Así, Begoña, la que más cerca estuvo de su padre en los últimos meses de su existencia, no se habla con el resto de hermanos. Paloma y Nuria viven en Sevilla, Rocío intentó irse a  Suiza junto a su marido, y Almudena y Patricia buscaron un nuevo camino de futuro muy incierto.

Adela Montes de Oca fue la protagonista de ¿Quién es mi padre?. En el programa repasó la lucha de la joven por ser reconocida como hija del empresario jerezano José María Ruiz Mateos. La joven confirmó que en el registro civil de España ya es Adela Ruiz Mateos y que está dispuesta a usarlo también en Estados Unidos como hija del fundador de Rumasa.

Así lo confirmaron las pruebas de ADN que la estadounidense hizo tras la muerte de su padre, en mayo de 2017. Un 99,9 por ciento de compatibilidad con los restos del empresario la convirtieron en la hija número catorce del que fue propietario del holding Rumasa. La única hija reconocida que tuvo fuera de su matrimonio con Teresa Rivero.

De cara a la galería mantuvo siempre a sus 13 hijos oficiales, habidos dentro del matrimonio con Teresa Rivero y bendecido por el Opus Dei. Sin embargo, dos años después de su muerte, el 7 de abril de 2017, el cadáver de empresario jerezano fue exhumado porque los hijos del Ruiz Mateos se negaron a ceder su ADN para las pruebas de paternidad que Adela.

Con el resultado de esas pruebas, el 6 de junio Adela acudió al Juzgado de Primera Instancia número 2 de Pozuelo de Alarcón (Madrid) en busca de la paternidad deseada y quizá de una fortuna soñada.

La herencia de Ruiz Mateos

Adelita declaraba entonces que esperaba heredar cerca de 5.000 millones de euros. Nada más lejos de la realidad. Lo único heredado fueron deudas y la demanda de un acreedor. Ante las perspectivas, la hija norteamericana de Ruiz Mateos decidió renunciar a la herencia. Sus hermanos no quieren tener contacto con ella y no la dejaron siquiera despedirse de su padre cuando falleció. El único miembro con quien llegó a hablar fue con Zoilo, el hijo mayor de los Ruiz Mateos-Rivero.

Familia Ruiz-Mateos.

El abogado de los hijos de Ruiz Mateos, Juan Manuel Gallardo, aprovechó para incluir el nombre de Adela dentro de la lista de acceso de acreedores. Quien no renunció a la herencia fue Begoña, la hija "díscola" de Ruiz Mateos que tras su fallecimiento fue la única que abrió y aceptó el testamento y pidió a sus hermanos que se hiciera el inventario de todo el patrimonio de su padre, incluyendo el que tuviese su padre a través de testaferros.

Pero los hermanos no han aportado ni un solo papel aunque siguen administrando el patrimonio familiar y ocultando al resto de familiares todo el entramado de empresas y dinero que pudiese quedar en cuentas depositadas en el extranjero. Curiosamente, de las siete hermanas Ruiz-Mateos Rivero parece ser que seis renunciaron también al testamento de su padre, solo Begoña aceptó, y los seis hermanos varones no tuvieron otro remedio que aceptar a beneficio de inventario como pidió Begoña.

Finalmente, Adela renunció a la herencia y regresó a EEUU. Ahora, tal y como anunció en el programa de Telecinco, está dispuesta a unirse a su hermana Begoña en el reparto de la herencia del empresario jerezano. 

COMPARTIR: