10 de diciembre de 2022
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Más de un siglo de historia ampara a este edificio emblemático creado en 1912, que ha sobrevivido dos guerras y hoy es sede de la Filmoteca Española

El Cine Doré, un templo de culto en el centro de Madrid para los amantes del Séptimo Arte

Cine Doré.
Cine Doré.
El Cine Doré, principal sede de la Filmoteca Española en Madrid, lleva en activo desde 1912 como sala de proyecciones. Su más de un siglo de existencia le coronan como la sala en activo más antigua de España. Ha sobrevivido a dos guerras, pasando más de treinta años clausurada y en abandono. Ahora, es todo un espacio de referencia para los amantes del cine. Esta es su historia.

Con la recientemente aprobada Ley del cine y la cultura audiovisual el Gobierno pretende proteger el séptimo arte en España ofreciendo ayudas al sector audiovisual con el fin de que siga creciendo como valor cultural.

Esta normativa también considera a la Filmoteca Española como Bien de Interés Cultural (BIC), gracias a lo que se beneficia de apoyos especiales tanto en instalaciones como en los contenidos que ofrecen.

El  Cine Doré, o también conocido como 'Palacio de las Pipas', situado en Calle de Santa Isabel, 3 (Madrid), es el cine emblemático y antiguo de la capital española. Es la sede de la Filmoteca Española, y le preceden 110 años de historia cinematográfica.

Su programación, que presenta una temática diferente cada mes, nos ofrece el visionado películas del Archivo Nacional; cintas de cine internacional; cine de autor, clásico, experimental y mudo —a veces con música o teatro en directo—; coloquios y charlas con directores de cine y actores y demás eventos del sector audiovisual. 

Cine Doré: Un edificio con más un siglo de historia

La historia del Cine Doré se remonta a 1912, cuando se creó un espacio para diversas actividades culturales a las que se incorporaba un cinematógrafo. El 'Salón Doré', como se denominó cuando abrió, fue creado con una capacidad para 1.250 espectadores y constaba de una planta baja y dos pisos, jardín y salón para fumadores.

No fue hasta 1922 que pasó de ser un salón destinado a espectadores a convertirse oficialmente en un cine, inaugurándose el actual Cine Doré. Con un estilo vanguardista para la época, el cine que conocemos ahora fue diseñado por el arquitecto Críspulo Moro Cabeza, promocionado por el industrial Arturo Carballo Alemany.

Cine Doré.

Los años siguientes a su inauguración proyectó diversas películas y documentales —en algunas de ellas la música se interpretaba en directo—. Con el inicio de la Guerra Civil Española los cines se vieron afectados por un deterioro paulatino de la infraestructura y sus servicios, perdiendo su brillante fama hasta el cierre del establecimiento. Con un cambio de paradigma y un declive cultural en nuestro país, los madrileños se despedían temporalmente de los cines.

La modernización del Cine Doré

Más tarde, en 1982, tras permanecer los cines cerrados casi treinta años, el Plan de Ordenación Urbana de Madrid adquirió las instalaciones y lo restauró por completo, conservándolo como edificio de especial interés arquitectónico y ambiental. 

Al ser propiedad del Ministerio de Cultura, la infraestructura se reinstauró como espacio para proyecciones para la Filmoteca Española, y se inició su modernización y restauración a manos del arquitecto madrileño Javier FeduchiEn el nuevo proyecto de reconstrucción del Cine Doré se conservaron los elementos arquitectónicos clásicos y decorativos, y se construyó una  segunda sala en la parte superior de los cines. Por otra parte, el hall se habilitó para incorporar una cafetería sin alterar el diseño clásico de las instalaciones.

En 1989 acabaron las obras y se estrenó el reformado Cine Doré que conocemos actualmente, convirtiéndose en sede de la Filmoteca Española para sus proyecciones. El organismo depende del Ayuntamiento de Madrid y recupera uno de los lugares más antiguos y característicos del cine en nuestro país, reinventando el foco cultural de la ciudad.

El Cine Doré en la actualidad

Para la proyección cinematográfica cuenta con tres salas: la original del clásico Salón Doré; la sala 2, restaurada tras su reapertura; y la sala 3, situada al aire libre en verano.

La filmoteca ofrece ciclos de géneros y estilos de cine diferentes, como el de los directores Pedro Almodóvar, Luis García Berlanga, Akira Kurosawa, Federico Fellini, etc. El precio de la entrada general es de tres euros, pero si eres estudiante, miembro de familia numerosa, mayor de 65, menor de 18 o desempleado, el precio se queda reducido a 2 euros.

COMPARTIR: