31 de mayo de 2020
|
Buscar
FIN DE SEMANA

Nacida en Italia en 1931 rodó a la órdenes de los mejores directores del cine del siglo XX de Buñuel a Fellini y de Antonioni a Bardem

Muere Lucía Bosé, musa de cineastas y amiga de Picasso, más que madre de Miguel Bose y ex de Luis Miguel Dominguín

Ha muerto la actriz italiana Lucía Bosé a los 89 años de edad, a consecuencia de la infección por coronavirus. Es madre de una saga de artistas como el cantante Miguel Bosé y la actriz Paola Dominguín. Nacida en Italia en 1931 rodó a la órdenes de los mejores directores del cine del siglo XX de Buñuel a Fellini y de Antonioni a Bardem. Fue musa de losjeoers diseñadores y amiga ínima de Pablo Picasso, que le regaló varios de sus retratos y cuadros.

Lucia Borloni Bosé nació el 28 de enero de 1931 en Milán (Italia), hija de unos campesinos, Domenico Borloni y Francesca Bosé. Su infancia en plena II Guerra Mundial fue relatada por la propia actriz en su libro de memorias Diva Divina redactado por Begoña Aranguren. Al acabar la contienda empezó a trabajar como dependiente de una pastelería. Unas amigas presentaron su foto al concurso Miss Italia. Cuando se hermano mayor se enteró abofeteó a la joven, pero la dejaron presentarse al concurso. En ese mismo año participó Gina Lollobrigida también llamada a convertirse en una futura estrella del cine italiano. Sin embargo, fue Lucía quien finalmente se alzó con la corona de Miss Italia 1947.

A partir de ese momento inició una relación sentimental con el hermano de Luchino Visconti. Él le dio una formación cultural y ese aire de aristócrata que ya le acompañaría el resto de su vida. Su salto al mundo del cine lo daría en 1949 con Non c'è pace tra gli ulivi en 1950 a las órdenes de Gioseppe de Santis. Sin embargo, su salto a la popularidad se produjo con Crónica de un amor rodada ese mismo año a las órdenes de Michalengelo Antonioni. Considerada una obra maestra del neorrealismo italiano, Lucía Bosé pasó a ser una musa de este movimiento artístico a pesar de que nunca tuvo una buena relación con Antonioni. En esos años rodó otros filmes importantes como Roma hora 11, París, siempre París junto a Marcello Mastroini o Traicionada donde compartió protagonismo con otro mito femenino del cine europeo Brigitte Bardot.  Para la crítica la mejor interpretación de esta primera etapa de su carrera fue Sinfonía de amor (1954). Un año antes sustituyó a Lolobrigida a las órdenes de Antonioni en La dama sin camelia. La Lollo acusó al cineasta de incluir pasajes sobre su vida privada en el guion y que la Bosé la sustituyera en el filme las convirtió en enemigas irreconciliables durante décadas.

Miss Italia 1947.

En 1955 llegó la película que cambiaría su vida: Muerte de un ciclista. Este filme de Juan Antonio Bardem pretendía ser la traslación del neorrealismo italiano al cine español. Lucía compartía protagonismo con Alberto Closas. En una fiesta conoció al torero del momento, Luis Miguel Dominguín. En esos momentos Lucía acababa de romper una relación sentimental con el actor italiano Walter Chiari y Dominguín venía de vivir un tumultuoso romance con la actriz estadounidense Ava Gardner.

Tres meses después de conocerse se casaron en Las Vegas y la actriz abandonó el cine para dedicarse a formar una familia con él. El matrimonio Dominguín-Bosé eran una rareza en la gauche divine del franquismo: cultos, cosmopolitas y anfitriones de intelectuales eran la pareja más famosa de Europa. Revistas como Life o París Match o televisiones como la BBC les dedicaban reportajes.

Por su mansión de Somosaguas pasaban personajes como Sofía Loren, Orson Welles o Elsa Maxwell. También la Duquesa de Alba o Carmen Franco eran sus invitados. Con el yerno del dictador Dominguín vivió un fuerte enfrentamiento que acabó con un puñetazo del diestro en el rostro del yernísimo. Cuando Franco se enteró se echó a reír. Dominguín tenía bula con él. Eso sí, les obligó a casarse por le iglesia para poder invitarles a cacerías sin que Carmen Polo se escandalizase.

Tuvieron tres hijos: Miguel, Lucía y Paola. Embaraza del primero rodó la que iba a ser su última película Así es al Aurora a las órdenes de Luis Buñuel. Miguel nació en Panamá después de que su madre tras rodar con el cineasta aragonés volase hasta este país junto a unos militares que planeaban un golpe de Estado. Todo que les rodeaba era exagerado.

Su amistad con Picasso

Si hubo una migo especial para los Dominguín ese fue Pablo Picasso. Mientras en su mansión de Somosaguas los Dominguín-Bosé recibían a toda la intelectualidad el momento, a su vez, Picasso era su anfitrión en Francia, donde vivía exiliado, cuando viajaba allí la pareja. La relación fue tan íntima que el pintor malagueño llegó a regalarles dibujos e incluso fue el padrino de bautismo de su hija Paola Dominguín.

Lucía Bosé y Picasso.

Durante años algunos biógrafos e historiadores llegaron a afirmar que Picasso estuvo platónicamente enamorado de Lucía Bosé. Ella en las memorias que dictó a Begoña Aranguren (“Diva divina”) echa balones fuera y asegura que el pintor en el fondo tenía una relación con su ex marido de tensión sexual que nunca se llegó a materializar.

En el mismo libro, Lucía narra una anécdota que ante la actualidad es, cuanto menos, llamativa. Haciendo una mudanza, la actriz movió un armario y en la parte superior apareció un dibujo de Picasso. Era un toro alado (un signo característico de su obra) que había dedicado a Luis Miguel. Lucía remata la anécdota contando que se lo cedió a su hija Lucía Jr. cuando ésta tuvo problemas económicos.

Con su hijo Miguel en 1975. 

Otro dibujo del genial malagueño, le generó más problemas recientes a la actriz italiana. Se la acusó un delito de apropiación indebida al haberse quedado con un dibujo de Pablo Picasso que supuestamente pertenecía a una empleada suya ya fallecida y que vendió en una subasta por un valor cercano a 200.000 euros. La pintura de la polémica que Lucía Bosé subastó tiene como título "La Chumbera", está fechada el 12 de febrero de 1963, y la prueba que certificaría que pertenecía a Remedios y no a la artista, es que en una dedicatoria situada en su parte posterior se puede leer "Para Reme".

Remedios estuvo casi cincuenta años al servicio del clan Dominguín-Bosé. Hasta su fallecimiento en 1999 vivió junto a la actriz italiana. La Fiscalía considera que, tras la venta, que tuvo lugar el 25 de junio de 2008 por 198.607 euros, Lucía debería haber entregado la cantidad recibida a las "herederas de Remedios", que son sus sobrinas: Remedios y María Pilar.

Por su parte, la familia de Lucía alegaba que “la tata”, como se la conocía cariñosamente, legó el dibujo picassiano a Miguel Bosé y éste a su vez se lo entregó a su madre cuando estaba pasando por una mala situación económica tras el fracaso de su Museo de los Ángeles en Segovia. Lucia, finalmente, fue absuelta.

Divorcio, acusación de incesto y el fracasado Museo de los Ángeles

En 1968 el matrimonio de Luis Miguel Dominguín y Lucía Bosé llegó a su fin. Durante años la actriz aguantó las infidelidades del torero, pero al final se hartó. La leyenda dice que la italiana se plantó ante el torero y le dijo: “El cupo de putas lo tengo lleno”. La verdad es que Dominguín había iniciado una relación con su prima Mariví y el escándalo fue mayúsculo. La prensa del corazón de la época, tímida comparada con la actual, hizo de la separación uno de sus temas favoritos.

Las fotos de Luis Miguel retozando con su prima en la portad de Garbo fueron tal escándalo que la revista fue secuestrada. Por su fiera poco el diestro emitió un comunicado con una aclaración ridícula: “No era incesto, era un picnic familiar”.

La actriz retomó su carrea cinematográfica en España, Italia, Francia y Alemania rodando con cineastas como los Hermanos Taviani, Basilio Martín Patino, Jaime Camino, Francesco Rossi, Fedrico Fellini, Josefina Molina, Jeanne Moreau, Margarite Duras o Jaime Chávarri. A partir de los ochenta se fue alejando del mundo del cine, aunque rodó la película El último harén (1999) y Alfonsina y el mar (2013).

En 'Satirycon' (1969) de Federico Fellini. 

Tras su ruptura con Dominguín no se le conoció ninguna pareja, aunque según sus memorias vivió un romance con un empresario casado. Lo que no confesó en ese libro es su historia de amor con Camilo Sesto para el que escribió la canción Amor Amar. A partir de los noventa se tiñó el pelo de azul como seña de identidad y fundó en Segovia un Museo de los Ángeles en el año 2000 que acabó cerrando porque fracasó económicamente.

En una entrevista confesaba que estaba preparada para morir y que ese no le generaba ninguna pena, del mismo modo que aseguraba que la libertad era un bien porque el que siempre había que pagar un precio. Excesiva y excéntrica llevaba con resignación que para muchos solo fuera la madre de Miguel Bosé sabedora de que en lo íntimo y lo profesional era mucho más que el apéndice filial de un cantante de éxito.

COMPARTIR: